Iglesia de San Luis Beltrán

 

Tormos es un municipio situado en el noreste de la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Alta.

 

«Tormos. Este lugar, de 450 habitantes, pertenece al arciprestazgo de Pego. Su iglesia está dedicada a San Luis Beltrán, que es el patrón, en cuyo honor se celebran fiestas el cuarto domingo de octubre. Cuenta con una ermita en honor de Nuestra Señora de los Desamparados. En un documento fechado en 3 de septiembre de 1290 se llamaba alquería, la que se dió en vida a Jaime de Linars. En 1303 fué vendida esta alquería al fisco. Pertenecía en 1610 a Juan Bautista catalán, y últimamente tuvo el señorío el conde de Rótova. Su iglesia fué primeramente aneja de Orba, luego de Sagra y, en 1578, de Ráfol de Almunia, de la que es hoy ayuda de primera. Tenía entonces 13 casas de moriscos.» (1)

 

La iglesia es citada por Madoz (2): “...iglesia parroquial (San Luis Beltran) aneja de la de Ráfol de Almunia, servida por un vicario de provision ordinaria”.

 

«Tormos era un lugar de moriscos, a los pies de la sierra de Recingles, donde se pueden encontrar restos de material lítico prehistórico, así como presencia romana. Eran señores del lugar Jaume de Linars, que lo había recibido del rey en 1290, posteriormente Joan Baptista Català y, finalmente, el conde de Ròtova. El castillo de Tormos, una de las fortificaciones de Al-Azraq, está en la actualidad en estado ruinoso, y apenas quedan restos.

 

La parroquia fue, inicialmente, anexo de Orba, después de Sagra y en 1578 formaba parte de la rectoría de Ràfol, pero, probablemente, se trataba poco más que de una pura entelequia hasta la repoblación del siglo XVII con cristianos viejos.


En 1609 contaba con unas 14 casas de moriscos (otras fuentes indican 30)
(3), las mismas que en 1646, tras la expulsión, despoblamiento y repoblación pertinentes.


El templo es del siglo XVIII. Supongamos que se edificaría sobre un
o anterior, y éste sobre una primitiva mezquita, pero con todas las reservas. La iglesia está dedicada a San Luis Bertrán. No es muy característico el campanario de espadaña.


En 1953 fue erigida como parroquia independiente. actualmente, está servida por el rector de Ràfol.
» (4)

 

«La iglesia de Tormos, bajo la advocación de San Luis Beltrán, santo titular de la parroquia, se construye durante la segunda mitad del siglo XVIII, con un estilo neoclásico, depurado en líneas generales pero con aplicación de técnicas y materiales típicas de la zona donde se ubica el templo.

 

Dentro del conjunto se pueden destacar diferentes elementos de gran interés, por no haber sufrido en exceso transformaciones en las sucesivas épocas posteriores a su construcción. Entre otros destacaríamos el retablo mayor, dedicado a San Luis Beltrán, y el retablo lateral dedicado a la Mare de Déu del Rosari. De ambos cabe decir que su materialización se realiza por el empleo de la madera con la influencia del mismo estilo que la construcción, el neoclásico. Así mismo, ambos, presentan diferentes afecciones que alteran su imagen original.

 

La iglesia se desarrolla en cinco crujías, describiendo una cruz latina insertada en un rectángulo casi regular y las naves laterales, espacio que queda entre ambas figuras geométricas. En las tres primeras crujías se desarrolla la iglesia, propiamente dicha, nave principal, naves laterales y transepto. En la cuarta crujía se desarrolla el presbiterio por el cual se accede a la quinta crujía que hace la función de sacristía.

 

La nave principal y transepto se cubren con bóveda de cañón corrido, con refuerzo de arcos que evidencian la estructura resistente, exterior-interior. La unión de ambos brazos, nave longitudinal y transepto, crucero, se cubre con una bóveda rebajada como unión de ambos cañones.

 

Las naves laterales, siendo casi hornacinas para recibir los retablos se cubren con bóvedas rebajadas.

 

El interior presenta una decoración típica del neoclásico con columnas, capiteles de estilo compuesto, pilastras, molduras robustas, típicas del estilo de la construcción.

 

Puntualmente se utiliza el dorado, siendo en este caso una emulsión de purpurina o en su caso oro falso con un elevado estado de oxidación. Así mismo el conjunto se completa con plafones pintados con motivos vegetales, esgrafiado en su perímetro y en arcos de refuerzo, estando en la actualidad camuflados por una capa de pintura, cintas perimetrales doradas en todos los paños, friso continuo perimetral con cenefa pintada imitando a mármol y jaspes de tonalidades oscuras.

 

La cubierta se resuelve con cobertura de teja cerámica, tipo árabe, sobre tablero cerámico apoyado en casi total seguridad sobre tabiquillos que a su vez se apoyan sobre la bóveda de cañón.

 

En la coronación de los muros exteriores de la nave principal, transepto y contrafuertes existe una cornisa perimetral con decoración tipo greca monocroma sobre revestimiento de mortero de cal.

 

El pavimento se realiza con baldosas de cemento, datadas de finales del siglo XIX, formando cenefas y figuras seriadas, tanto en la nave central como en las laterales.» (5)

 

(1) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

(3) Suponemos que las distintas fuentes dan la población del núcleo de la alquería o añaden las casas aisladas.

(4) Monumenta archivorum Valentina, XI. Facultad de teología “San Vicente Ferrer”. Inventari dels arxius parroquials de la Marina Alta. Valencia 2010.

(5) Ayuntamiento de Tormos.

 

 

Ayuntamiento de Tormos, 17/01/2006

 

   

Manolo Serrano, 05/06/2011                                                                  Manolo Serrano, 05/06/2011

                                       

                      

Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Última actualización: 17/06/2017

 

Imagen Aleatoria

c05197m.jpg