Iglesia de la Sangre de Cristo

 

«A doce kilómetros del mar, en el valle del río Girona y a los pies de la sierra Sigili se encuentra el pueblo de Benidoleig. Desconocemos datos de la alquería de Benidoleig antes de la conquista de Jaime I. El lugar lo donaría el rey inicialmente a los Cardona, y desde el siglo XVI pasaría a los marqueses de Guadalest y al almirante de Aragón Francisco de Mendoza. Posteriormente el señorío será detentado por el barón de Santa Bárbara.

 

El rector que el rey Jaime, después de la invasión, había colocado en Dénia, era también responsable de la tarea pastoral en el lugar de Benidoleig. Pero, con toda seguridad, en esta población no hubo comunidad cristiana hasta el siglo XVI, aunque con puntualizaciones. Porque después de las conversiones forzadas del tiempo de la primera Germania y la creación subsiguiente de una vicaría perpetua, anexa de Ondara, alrededor del 1534, mediante facultad del emperador Carlos I y bula del papa Clemente VII, nos encontraríamos, realmente, ante una ficción jurídica. En 1609, año de la expulsión de los moriscos, la población de Benidoleig estaría formada por unas 20 casas de cristianos nuevos, que continuaban con sus tradiciones y ritos musulmanes. No tenemos noticia de la construcción de algún templo o capilla por estas fechas.

 

El lugar quedaría despoblado después del 1609. La repoblación posterior se haría fundamentalmente con cristianos viejos de Pego y Mallorca. A finales del siglo XVIII contaba Benidoleig sólo con 60 vecinos, 527 habitantes en 1910 y poco más de 1.000 en la actualidad. La iglesia, anexa de Orba a partir de fecha que desconocemos, se erigiría en parroquia independiente en 1802, bajo la advocación de la Santísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. De 1818-1819 es el actual templo, que se amplió en 1857, fecha también de la construcción del campanario. En 1920 se hicieron obras de ornamentación. (1)

 

La iglesia es citada por Madoz: “y una iglesia (La Sangre de Cristo), separada de Orba su matriz, en 1802”. (2)

 

Sanchis y Sivera se refiere a «Benidoleig o Benidolech como lugar de 850 habitantes, del arciprestazgo de Denia, con categoría de curato de entrada, cuya iglesia está dedicada a la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Fué una alquería que, con otras, pertenecía a los Cardona, la que pasó en el siglo XVI al almirante de Aragón D. Francisco de Mendoza, hijo del marques de Mondéjar. Últimamente tuvo el señorío el barón de Santa Bárbara. […] Habitado por moros el lugar, su iglesia es posterior a su conversión, y fué aneja de Ondara en 1535, desmembrándose de Denia, y finalmente de Orba, de cuya parroquia se separó en 1802, erigiéndose en independiente, con la misma categoría y advocación que hoy tiene. En tiempo del Beato Juan de Ribera constaba de 20 casas de cristianos nuevos. Su curato fué de presentación hasta 1887, en que pasó a provisión ordinaria. El templo es moderno, y los altares, construidos, respectivamente, en los años de 1818 y 1819, ostentan buenas esculturas, hechas posteriormente. El año 1857 se hizo el campanario, y el coro de la entrada, y se agrandó el templo. En el pasado año se realizaron bastantes obras de embellecimiento. Se celebran fiestas a la Santísima Sangre, en su día, y a Santa Bárbara y al Niño Jesús, en los siguientes. Del castillo señorial apenas quedan vestigios, pues se ha convertido en viviendas.» (3)

 

 

(1) Monumenta archivorum Valentina, VII. Facultad de teología “San Vicente Ferrer”. Inventari dels arxius parroquials de la Marina Alta. Valencia 2006.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846.

(3) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

 

 

Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Manolo Serrano, 05/06/2011

 

   

Manolo Serrano, 05/06/2011                                                                  Manolo Serrano, 05/06/2011

 

Última actualización: 12/01/2018

 

Imagen Aleatoria

clock.jpg