Ermita de San Juan (Heretat de Sant Joan)

 

Ermita de propiedad particular situada en la Finca Heretat de Sant Joan, al borde de la CV-712, que desde Pego conduce a Vall d'Ebo.

 

«...Al resguardo del castillo de Ambra había, desde el siglo XV, una ermita dedicada a San Juan, en la que dicen que habitó un ermitaño anacoreta llamado Joan Maimó. En esa ermita, años después, se instaló un retablo del titular obra del fraile y pintor Nicolás Borrás. Se trata de una obra del año 1588, instalada en la ermita en 1591, que representa el bautismo de Jesús muy parecido al San Juan Bautista de la iglesia de Beniarjó (Valencia). Este retablo fue espléndidamente restaurado por la Generalitat Valenciana en 2010. Como señala el compañero Rafael Ruiz, el retablo, que es una pintura al óleo sobre tabla, se presenta “...con la pintura central del bautizo de Jesús por San Juan en el río Jordán, en la parte superior la figura de Dios Padre creador del universo. La predela en la parte inferior consta de tres pinturas: en el centro, Jesús muerto con la Virgen y María Magdalena, en la parte izquierda, San Juan encarcelado, y en la parte derecha, Salomé con la cabeza del Bautista...”.

 

En la visita general de 1594 encontramos las primeras referencias de la ermita. Su renta anual era lo que se sacaba por el alquiler de unas tierras anexas, alrededor de ocho libras. El visitador encontró la ermita bien aderezada con su retablo de figuras bueno, y en aquellos años ya había ermitaño al que los jurados le dieron la renta que pudiera sustentarse con dignidad, ya que no podía vivir sólo de la caridad.

 

El ayuntamiento -como también hacía con la ermita de San Antonio- era el encargado de nombrar el ermitaño de San Juan. El 1764 nombró a Joan Sanchis añadiendo los capítulos de su oficio: “...Devers cuydar aseo y limpieza de la hermita. Cultivar las tierras a ella anexas. Que entienda la precisa obligación de residir en ella. En que los dias festivos Haya de servir en la parroquial los oficios divinos. Conservar los hornamentos limpios y decentes. Que mire la conservación de la hermita y habitacion del hermitaño. Devers cuydar de que Dentro de la hermita, ni miedo personas mayores ni menores se hable, se juege, ni se falte al Respeto ni veneración del Lugar sagrado...”. También tenemos constancia del inventario de los ornamentos de la ermita de aquel año: “...Un chaliz de bronce dorado, con super copa, y patena, de plata sobredorada. Otrosi: una casulla, con super estola y dos manípulos de damasco blanco. Otrosi: un frontal tela de seda. Otrosi: Otros frontal tela de lana. Otrosi: dos albas, la una usada. Otrosi: dos amitos el uno usada. Otrosi: un singular de hilo. Otrosi: tres purificadoras. Otrosi: tres pañitos para el lavabo. Otrosi: tres manteles, los dos con encaxes. Otrosi; un misal nuevo, Y OTROS viejos. Otrosi: un par de Vinagreras de vidrio. Ootrosi: un atril de madera. Otrosi: un hostiario de hoja de lata. Otrosi: dose candeleros plateados usados. Otrosi: una campanilla pequeña de metal. Otrosi: una lampara de asofar. Otrosi: una campana de metal, en el campanario. Otrosi: un Cazon para el vestuario con serraja y llave. Otrosi: un confessionario. Otrosi: una silla de respaldo encordada. Otrosi: en el altar del Santo Cristo, dos manteles, los Unos viejos. Otrosi: en el altar de San juan, una ahora, y una cruz de la Casa Santa. Otrosi: una misa larga, y un banco de madera. Otrosi: un lienzo de la Virgen de Agosto, y Otros de San Francisco Xavier, con sobre guarniciones corladas. Otrosi: una escalera de madera. Otrosi: viente y quatro reboltones de pino. Otrosi: una Jasen de alamo. Otrosi: tres tablas de pino. Ultimamente: seis tablas de SIPRI...”.

 

El 1804 el pavorde Joan Sala delegó en el apoderado de la familia, Carlos Lamorós, porque comprara la heredad de la ermita de San Juan Bautista que se había enajenado de los bienes pertenecientes a las obras pías e iba a ponerse en pública subasta. La heredad estaba formada por 10 jornales de tierra (parte montaña, parte inculta y parte cultivada), con uso y aprovechamiento de un abrevadero, redonda y cañadas para el ganado, y una fábrica de ladrillos que era del común del pueblo. Por todo ello, el pavorde Sala dio 1.700 libras. Tenía la intención de hacerse allí un gran caserón, junto a la ermita, que sirviera de lugar de descanso a su agitada vida académica y la mejora de su delicado estado de salud. Pero no pudo disfrutar de la heredadya murió al cabo de dos años. A su muerte la heredad pasó a su sobrino Feliciano Sala, hijo de su hermano Pedro Pascual. No sabemos si la ermita siguió siendo del pueblo y el ayuntamiento su patrón...». (1)

 

Actualmente, como se dice al principio, la Heretat de Sant Joan es propiedad privada perteneciente a la familia Sala.

 

(1) Joan Miquel Almeda, Ángel Talens OFM y María José Berenguer. Espais d’espiritualitat: Les ermites de Pego. Ajuntament de Pego, 2017.

 

 

Heretat de Sant Joan antes de 1929. Ajuntament de Pego

 

 

Ermita de Sant Joan integrada en la casa de Juan Torres Sala. Foto: Vicent Gilabert.

 

Última actualización: 22/06/2020 

 

 

Imagen Aleatoria

key.jpg