Ermita de San Salvador

 

Citada por Madoz: “...fuera del pueblo y sobre un pequeño monte, se halla una ermita dedicada á la Transfiguración”. (1)

 

A esta ermita también se refiere Sanchis y Sivera: “Cuenta con una ermita dedicada a la Transfiguración del Señor [...]”. (2)

 

«La ermita se sitúa en lo alto de una loma, al poniente de la población; se accede desde la calle de La Ermita, por una escalinata con los casalicios de un Vía Crucis.

 

El origen de esta ermita lo describe una pequeña crónica que dice así:

 

Por el año 1116, vivía en Oltá un viejo moro llamado Sudi Yaia Beni Colá, que por haber visitado alguna vez la tumba de Mahoma, en la Meca, se le tenía en gran veneración, y por su gran sabiduría y prudencia era consultado por todos los moros de Calpe y su comarca. Un día observaron sus vecinos que no salía a implorar la protección de Alá, como de costumbre. Alarmados decidieron forzar la puerta y con gran asombro vieron que el idolatrado moro estaba muerto. Pronto corrió la triste noticia por el pueblo y comarca y, entre lamentos y sollozos se procedió a darle sepultura. Se escogió para ello una hondonada en las faldas de Oltá. Su casa se convirtió en morabito, santuario mahometano, hasta que Calpe fue conquistado por don Jaime I, el Conquistador, por mandaro del cual ese santuario mahometano se convirtió en una ermita dedicada a San Salvador, por ser este el día que fue liberado Calpe del poder Sarraceno”.

 

Hay cierta confusión sobre el nombre de la ermita. Figueras Pacheco (3), al igual que Madoz (1) y Sanchis y Sivera (2), dicen de “una ermita dedicada a la Transfiguración del Señor”. No obstante, si la ermita se puso bajo la advocación del santo del día en que fue liberada Calpe, el 6 de agosto, y dicho día se celebran la Transfiguración del Señor y el Santísimo Salvador, estarían justificados cualquiera de estos dos nombres; no se nos alcanza el porqué del nombre de San Salvador, que se aplica, cuya celebración es el 9 de noviembre.

 

Hasta principios del siglo XVII estuvo esta ermita en el mismo lugar de su fundación, en la parte que hoy se llama Ermita Vella”, en la sierra de Oltá (4). Su pequeña fábrica era cuadrada, con una puerta de herradura y bóveda esférica. En su misma explanada y junto a ella había un pozo. Su situación en feudo moro, a pesar de la conquista, daba lugar a frecuentes saqueos y profanaciones, así lo trasmite la primera noticia sobre ella del archivo parroquial en 1607, señalando que está medio destruida por las incursiones de los moros. Por ello, ese mismo año, se toma el acuerdo de construir una nueva ermita más cercana. En 1620 se realiza un nuevo retablo, que costó veinticinco libras según consta en los archivos.

 

Los años no pasan en balde, por lo que siglo y medio más tarde, en 1783, la ermita ya estaba en ruinas no siendo apta para el culto, lo que llevará a que, años después, se levantara otra ermita sobre los cimientos de la anterior, que es la ermita actual. [...]

 

La ermita es un edificio exento, con contrafuertes y cubierta a dos aguas de teja curva. La fachada es escueta, puerta dintelada con hojas de cuarterones y un ventano muy pequeño a su lado izquierdo; corona el ángulo del hastial una espadaña de tabique con hueco de arco de medio punto y tejadillo a dos aguas. Toda blanca. La planta es de nave única, rectangular, con dos arcos diafragmas de medio punto, de piedra vista, apoyados sobre impostas en pilastras altas. Techo con viga central a lo largo y transversales que apoyan en los muros, entre ellas, enlucido blanco; piso de losas rojas. En la cabecera el presbiterio se eleva dos escalones, tiene una ventana a cada lateral y un retablo de ladrillos macizos rojos, con entablamento sobre pilastras y tímpano partido con un tondo redondo que enmarca un lienzo del Corazón de Jesús. Imagen de El Salvador, sobre peana.

 

La ermita tiene caracteres de ermita de gótico tardío, notablemente copiados de la antigua.» (6)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España ay sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846.

(2) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(3) Francisco Figueras Pacheco. Geografía General del Reino de Valencia. Provincia de Alicante. Barcelona, 1911.

(4) El lugar, conocido como de la “Ermita Vella”, se corresponde con la ubicación de una antigua ermita de la que nos da noticia Hinojosa Montalvo (5), “Otra ermita cercana […] se hallaba en Oltà, donde residía un ermitaño, Berenguer Llorenç, que vivía retirado en una celda, hasta que la intervención de unos vecinos de Calp y Benissa, que tenían tierras contiguas a la misma, comenzaron a molestarle y a estropear sus tierras y plantas, llegando a talarle los árboles, por lo que el duque de Gandía tuvo que intervenir en 1406 ordenando a dichos vecinos que no lo molestaran, so pena de ser castigados con una multa”.

(5) José Hinojosa Montalvo. Ermitas, Conventos y Cofradías en tierras de Alicante durante la Edad Media.

(6) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Manolo Serrano, 18/07/2011

 

Manolo Serrano, 18/07/2011

 

Manolo Serrano, 18/07/2011

 

Calpe, s/f

 

Última actualización: 05/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c13177m.jpg