Iglesia de San Isidro

 

«...En sus orígenes el poblado urbano de San Isidro se encontraba en el término municipal de Albatera, de cuyo núcleo dista casi dos kilómetros. Su constitución como Ayuntamiento propio se resolvió años después, de tal manera que en la actualidad constituye municipio con su término territorial propio.

 

Queda situado geográficamente en el llano llamado de El Saladar, desde origen situado en el término municipal de Albatera. La cartografía militar lo recoge con el nombre de Barrio de la Estación por su proximidad al ferrocarril.

 

Su trazado se apoya en el camino que discurre entre Albatera y Catral, que lo limita por el flanco Suroeste. Por el Sureste pasa la vía del ferrocarril Alicante-Murcia. La estación queda en el vértice Sur del núcleo habitado. A su vez, un pequeño bosque de palmeras hace de barrera verde entre el casco urbano y la vía férrea. Dicho paraje de palmeral constituye en la actualidad el parque de la localidad y su zona verde a efectos de cómputo urbanístico.

 

Durante los años conflictivos de la guerra civil de 1936-1939 en una amplia extensión de terreno fue construido un campo de concentración para prisioneros que continuó utilizándose en la inmediata posguerra. Sobre esos terrenos se construyó este poblado de San Isidro...». (1)

 

«...El origen de San Isidro se halla vinculado a los proyectos de fundación agrícolas surgida al amparo del Instituto Nacional de Colonización, durante los años 1950. En 1952 se puso en marcha la transformación de terrenos improductivos, bonificando los saladares circundantes y estableciendo una red de regadío. Del proyecto de la población se encargó el arquitecto Fernández del Amo. En 1956 se empezaron a entregar las nuevas viviendas y lotes de tierras a los que iban a ser sus vecinos. El núcleo urbano se encontraba dentro del término municipal de Albatera, municipio del que siguió dependiendo durante las siguientes décadas con el nombre de San Isidro de Albatera. Finalmente, en 1993 se independizaba de Albatera, formando un municipio independiente...». (2)

 

«...Situado junto al borde Sur de la población se sitúa el templo parroquial. Tiene orientación canónica, es decir, su eje longitudinal se encuentra dispuesto en la dirección Este-Oeste y la entrada de los pies queda a poniente. Hay otra puerta abierta en la fachada lateral Sur.

 

La planta es rectangular con tres naves entre sí quedan separadas por medio de columnas cilíndricas con cinco tramos en el sentido longitudinal. Carece de transepto mientras el presbiterio queda sobreelevado por medio de tres gradas que ocupan el ancho de la nave principal, así como la profundidad de uno de los tramos, el testero del fondo consiste en un paño curvado. Las capillas laterales terminan a nivel del presbiterio de tal manera que la cabecera es exenta y su volumen perfectamente legible desde el exterior.

 

El coro se encuentra en el piso superior en el tramo de los pies, accediéndose por una escalera situada en dependencia lateral. La entrada queda debajo del coro con doble puerta o cortafríos y cortavientos. Delante ante la fachada principal está el atrio, abierto hacia la vía pública y elevado tres gradas respecto al nivel de la calle.

 

Situado en el lado Sur hay otro hueco de grandes dimensiones, con superficie mayor que el principal en la fachada de los pies. Esta diferencia de tamaños tiene justificación práctica debido a la necesidad de tener un hueco de gran tamaño por donde sacar al santo patrón en procesión.

 

En el interior los alzados son por completo planos. La separación entre la nave principal y los laterales, como se ha comentado se logra por medio de columnas cilíndricas construidas con hormigón armado, lo que proporciona gran permeabilidad visual y facilita la circulación de los usuarios. La cubrición se consigue con una bóveda circular de directriz rebajada, tanto en la nave principal como en las laterales, siendo también de hormigón armado los nervios o arcos torales que la sustenta. La bóveda está trasdosada por una cubierta a dos aguas terminada con teja cerámica plana.

 

La iluminación del interior se consigue mediante el paso de la luz a través de ventanas circulares situadas en los paños laterales, también a través de rasgaduras verticales en los laterales del presbiterio.

 

Debido al acabado blanco en el interior se consigue un nivel de iluminación óptimo y muy matizado.

 

El baptisterio se encuentra situado en una capilla independiente adosada a la derecha de la fachada principal, con el acceso situado en el primer tramo de los pies. La dependencia tiene planta rectangular y se ilumina mediante una ventana cerrada con vidriera situada en el lado Sur. Una cancela de hierro de trazado geométrico muy calado permite independizarla de la iglesia.

 

Por su parte, la sacristía queda situada en una dependencia dispuesta a la izquierda en el tramo contiguo al presbiterio, careciendo de significación especial digna de mención.

 

En el exterior la fachada principal tiene composición simétrica. La franja central es de mayor longitud, en horizontal por dos pilares está subdividida en tres partes iguales, encontrándose centrado el vano de acceso al interior. En vertical el forjado intermedio determina dos plantas superpuestas, de manera que la superior coincide con el nivel del coro en el interior. El muro de cerramiento de esa planta superior tiene un mural al que se hace referencia más adelante. Los laterales presentan dos cuerpos prismáticos que comprende la altura de las dos plantas, y con el saliente gana en autonomía espacial con respecto al plano intermedio. La cubierta es a dos aguas, con las pendientes hacia las fachadas transversales, la amplitud de dicha cubierta comprende la longitud total de esta fachada.

 

La torre del campanario es un prisma muy esbelto de muros opacos encalados. La iluminación de la escalera se realiza a través de huecos en forma de cruz griega de brazos muy cortos, superpuestos y coincidiendo con los diferentes niveles del interior.

 

En una de las esquinas y el último piso se abre un balcón cuyo voladizo se adelanta al plano de la fachada alineada con la calle. La torre alcanza excepcional importancia plástica y actúa como hito visual del conjunto urbano, al ser muy perceptible desde el entorno casi llano de la huerta. En la fachada a la calle, coincidiendo con la altura del segundo piso hay un mural que fue realizado por Manuel Baeza, formado con teselas cerámicas representa la imagen figurativa de San Isidro, en cuanto que patrón de la iglesia parroquial y de la población.

 

Con respecto al complejo parroquial el campanario queda aislado con su volumen completo, si bien articulado con el templo mediante un pórtico en paralelo a la calle y continuación de la fachada principal de la iglesia. El pórtico se sustenta con las columnas circulares, el intradós es horizontal y la cubierta inclinada con la pendiente uniforme hacia la calle principal.

 

El edificio de la parroquia se encuentra actualmente con escasos cambios respecto a la terminación del origen, permitiendo situarnos en el momento inicial de su construcción. Así las columnas de hormigón están pintadas en gris marengo mientras las paredes y el techo mantienen el blanco inicial. Por su parte, los pavimentos en el interior son hidráulicos con formato 40 x 40 cmts. Los escalones que forman el acceso a la grada del presbiterio están realizados con piedra negra de la zona, al igual que las gradas del atrio, empleando en ambos casos losas de grandes dimensiones.

 

Las ventanas circulares tienen vidrieras policromadas con soportes estructurales formados con hormigón, los temas son figurativos muy simplificados, representan alegorías de carácter agrícola en concordancia al origen fundacional del poblado.

 

Para permitir la iluminación interior en cada una de las paredes del presbiterio hay tres vanos muy rasgados en vertical cuya altura alcanza de suelo a techo. Se cierran mediante vidrieras con soportes de hormigón y los motivos formales son abstractos expresionistas de colores muy suaves. Por su parte, la iluminación artificial presenta focos situados en las columnas y las paredes, son fijos y con doble punto de luz dirigida a techo y suelo.

 

La pared que cierra el fondo del presbiterio presenta un mural del pintor alicantino Manuel Baeza, lo constituyen por pequeños teselas con mármol de diversos colores.

 

Su composición es abstracta con dominio de la geométrica, si bien podría interpretarse a modo de un paisaje. La propia disposición de las líneas, oblicuas hacia el interior producen una fuerte sensación de perspectiva centralizada que contribuye a originar un espacio virtual aparentado profundidad.

 

El altar está formado por un ara o mesa de mármol; sobre ella hay un calvario obra de José Luis Sánchez con un Cristo crucificado flanqueado por las imágenes de la Madre y San Juan. Todo el conjunto fue realizado en hierro con tratamiento figurativo si bien no naturalista. La escultura está exenta y cuelga del techo, contribuyendo de esta manera a conseguir una sensación de enorme diafanidad y ligereza.

 

Por otra parte el sagrario está situado actualmente sobre un pedestal de mármol. Se trata de una pequeña pieza de forma prismática cuadrada terminada en pirámide, las patas son cuatro bolas. Está realizado en metal y en cada cara hay una cruz, realzada la de la puerta con un esmalte policromado con motivos alegóricos a la eucaristía y en concreto al milagro de los panes y los peces. Por otra parte, resulta muy apropiado a la producción agrícola de los habitantes que dieron origen al poblado.

 

En cuanto corresponde a la pila bautismal está formada por dos piezas, un pedestal cilíndrico de piedra lisa y la pila semiesférica construida también en piedra con acabado exterior de textura rugosa. Aunque inicialmente estuvo situada en la capilla del baptisterio desde tiempo atrás queda incorporada al presbiterio. Así mismo junto a la entrada están las pilas de agua bendita que, en menor tamaño, repiten la forma de la bautismal.

 

Debemos fijarnos en otros elementos del mobiliario litúrgico. Así el confesionario es de madera trabajado en distintas texturas, da un resultado muy organicista. Desde tiempo atrás, en las naves laterales y a ambos lados del presbiterio hay sendos pedestales realizados mediante técnicas y materiales similares a las pilas destinadas al agua bendita. Sobre ellos se encuentran situadas imágenes de santos cuyo estilo y características desentonan de la formalización dominante en el conjunto. A su vez, la colocación de las sillas y sillones en el ámbito del presbiterio, junto a la pila bautismal y el sagrario, han llenado de excesivo mobiliario un espacio que inicialmente estaba previsto resultara muy sencillo y transparente como puede apreciarse en fotografías de la época inicial. Finalmente cabe considerara la cancela de dos hojas constituye la puerta de cierre de la antigua capilla bautismal. Está realizada con pletinas de hierro y repitiendo cuadrados y círculos.

 

En el exterior destaca el mural de gran superficie firmado por Antonio Hernández Carpe. Está situado en la parte superior de la fachada principal. Fue realizado en piezas cerámicas de diferentes formas y tamaños, encontrándose ladrillo y azulejo policromado y vidriado. Representa una escena figurativa, si bien tratada mediante una técnica no tradicional...». (1)

 

(1) Santiago Varela Botella. Dos poblados de colonización en Alicante: San Isidro y El Realengo.

(2) Wikipedia.

 

 

Manolo Serrano, 28/09/2011

 

Manolo Serrano, 28/09/2011

 

Manolo Serrano, 28/09/2011

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencià, 2003

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencià, 2003

 

 

Última actualización: 26/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c09571m.jpg