Ermita de Nuestra Señora de la Asunción (Salinas del Bras del Port)

 

Fuentes y Ponte (1) nos dice de la playa del Pinet o de Tamarit (ambas distantes unos 4 kilómetros): «Estensa y sin accidentes de contorno es la playa del Pinet; no se sabia por la generalidad de los devotos el sitio en que aproximadamente fué aparecida el arca misteriosa, y para fijarlo, siquiera fuese de un modo gratuito, la Sociedad titulada de la “Venida de la Virgen” puso en dicha playa y en el punto llamado “El Tamarit”, un pilar de piedra con una inscripción alusiva, verificándose la conmemorativa erección con motivo de las fiestas del año 1871. [...]

 

Pobre y sencillo era; poco ciertamente significaba por si el pilar indicador erigido en el Tamarit, ó Playa del Pinet, para conmemorar el suceso acaecido en aquel sitio, y la Sociedad titulada de la “Venida de la Virgen” pensó con entusiasmo sustituir el pilar con un santuario dentro del que se venerase una imágen parecida en un todo á la Patrona: sometido el plano á la aprobación del entonces obispo de Orihuela, excelentísimo é ilustrísimo señor doctor don Pedro Cubero, no le aceptó por pequeño, desechándose á causa de poca capacidad este que se habia proyectado por el maestro de obras de Orihuela don Manuel García; entonces el Prelado encomendó un proyecto al maestro de obras don Navidad Cantó, el cual fué el aprobado, no con gusto de la Sociedad pues veia en él un obstáculo á la realización, dada la alta cifra de su presupuesto, no obstante, obedeciendo al Prelado, y con los pocos recursos que se habian reunido, acordó inaugurar las obras el 13 de Octubre de 1879, á cuyo fin, hechas las invitaciones oficiales, lo participó al vecindario. [...]

 

Puso la primera piedra el ilustre señor don Rafael Brufal y Melgarejo, marqués de Lendinez, Vizconde de la Montesina, después de pronunciar un discurso el presbítero don Francisco Taris, presidente honorario de la Sociedad; dicha primera piedra está colocada en el lado derecho, donde se ha de levantar el altar; en un agujero hecho en ella fué encerrada una redoma de cristal con el acta que se hizo y se firmó en aquel momento, y con varias monedas del mismo año.»

 

Sorprenden algunas fechas citadas en el texto anterior con las de otros historiadores más recientes:

 

Martínez i Medina (2): «Fue alrededor de 1910 cuando se celebró el acto de colocación de la primera piedra, más concretamente el 31 de diciembre de 1911, según el periódico La Voz del Pueblo. La idea de levantar una iglesia en Tamarit partió de la asociación ilicitana que festejaba la llegada de la imagen de la Virgen de la Asunción. Sus representantes solicitaron la cesión del terreno a los propietarios de las salinas. No habían transcurridos dos años cuando las aportaciones económicas tocaron fondo sin que se hubiera ejecutado más que los cimientos. Ante esta situación, el propietario inicial compró el suelo y las obras y decidió finalizar por su cuenta la pequeña iglesia. En enero de 1915 se consagraba el templo.»

 

«Ermita particular conocida también como Ermita de Tamarit ó Ermita de las Salinas, se emplaza en las Salinas del Bras del Port, complejo salinero en las inmediaciones de Santa Pola, en el km. 85 de la carretera de Alicante a Cartagena.

 

En el año 1900, Atanasio Cuervo-Arango, de origen asturiano, compra las Salinas de Santa Pola. En 1908, a solicitud de la “Asociación de la Venida de la Virgen”, cede una parte de sus terrenos para levantar una ermita, dada la cercanía al paraje “Playa de las Azucenas”, en el que según la tradición tuvo lugar la Venida de la Virgen de la Asunción. Una vez realizados los cimientos, parece ser que la asociación se quedó sin recursos, por lo que el Sr. Cuervo les compró la obra realizada y levantó por su cuenta la ermita, que fue terminada en 1911, quedando por lo tanto de su propiedad.

 

En 1936 la ermita fue saqueada y quemada, siendo reconstruida finalizada la contienda. En 1942, la “Sociedad Venida de la Virgen” realizó una escenificación del suceso de la Venida, incluyendo una solemne misa en la ermita.

 

El entorno lo constituye el hermoso jardín de la finca y la cercanía del mar y las salinas. Se trata de un edificio exento, con características constructivas neogóticas. Muros de mampostería, cubierta con cerchas y tejado con uralita de color rojo. Se orienta a mediodía, mirando al mar. La fachada es pentagonal, con frontón triangular sobre impostas y perfil superior con cornisa salva-aguas. El ángulo superior se trunca por el apoyo de la espadaña formada por dos pilares y hueco en arco de medio punto. Vano de la puerta en arco ojival y, sobre él, un óculo redondo contribuye a la iluminación de la ermita. El revestimiento imita grandes sillares. Ostenta dos placas de piedra; una recuerda la fecha de la Venida de la Virgen en 1370 y la reconstrucción en 1940, mientras que la otra se puso en la conmemoración del Sexto Centenario, el 29 de diciembre de 1970.

 

La planta, en forma de cruz latina, mide 18,04 por 4,38 metros en la nave y 10,60 en el crucero. La nave tiene cuatro pares de pilastras, con capiteles simples y los correspondientes arcos fajones; una cornisa rodea toda la ermita y apoya la cubierta en bóveda de cañón. Los dos primeros tramos tienen sendas ventanas ojivales a cada lado. El crucero se cubre con cúpula ciega sobre pechinas; los brazos del transepto tienen ventanas ojivales en ambas cabeceras. El presbiterio se eleva un escalón y por su derecha se accede a la sacristía. La parte baja de este tramo se adorna con una cortina de color azul, en el testero se apoya un sencillo retablo formado por una peana sobre ménsulas, dos pilastras sostienen un entablamento con el rótulo “Ave María” y tímpano curvo partido. En su hornacina alberga una imagen de la Virgen de la Asunción, cuya imagen, destruida en 1936, era obra de José Capuz y Mansano (1884-1964), escultor valenciano afincado en Madrid; la actual es imagen del taller de Imaginería Sevillana. El revestimiento de la ermita es de yeso pintado de gris menos las pilastras, cornisa y fajones en color ocre claro. Un zócalo de mármol gris rodea toda la ermita. (3)

 

(1) Javier Fuentes y Ponte. Memoria histórico-descriptiva del Santuario de Nuestra Señora de la Asunción de Elche. Lérida, 1887.

(2) Andreu Martínez i Medina. Les ermites del terme de Santa Pola. Santa Pola, 2000.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Colección: Francesc Aznar Maciá

 

 

Manolo Serrano, 23/05/2012

 

Última actualización: 13/06/2017

 

Imagen Aleatoria

c11022m.jpg