Convento de San Francisco de Paula

 

«...Dos Leguas de la ciudad de Origuela, con licencia y beneplacito del S. don F. Andres de Valaguer su Obispo, se fundò vn conuento de nra Orden co titulo de S. Fracisco de Paula, en la villa d Almoradi, en lo mejor d la huerta de Origuela, es regalado de pescado fresco, por estar cerca de alli Guardamar, es la tierra fertil y la gente deuota, vase edificando co marauillosa traça, tiene ocho religiosos, fundole el P. F. Francisco Sanz, Prouincial de Valencia, Religioso de espectable vida y costumbres...». (1)

 

Citado por Madoz: ...Antes de la supresión de los conventos hubo uno de frailes mínimos, donde habitaban 15 sacerdotes, 3 legos, é igual número de donados; cuyo edificio ninguna particularidad ofrece... (2)

 

«...El Convento de Padres Mínimos de San Francisco de Paula se fundó a Instancias del Ayuntamiento de la Universidad de Almoradí en 1609. Para ello vinieron del Real Convento de la Ciudad de Valencia cuatro Padres Mínimos que fueron recibidos con grandes muestras de cariño. El Convento se construyó sobre tierras, en parte, de propiedad municipal, y por otra, de las que los religiosos fueron comprando gracias a las limosnas que les iban entregando los fieles.

 

Se construyó en una apacible llanura de huerta, justo a la entrada del pueblo y en los caminos que conducían a Orihuela y al Puente del Río, llegando a ser uno de los mejores de la provincia, grande, majestuoso y de bella planta. Tenía buenas celdas con balcones y miradores a la huerta. Y un amplio huerto con diferentes árboles frutales y sabrosas hortalizas, gracias a las aguas que tenían de continuo (aún hoy las acequias de Cotillén y Convento pasan justo por donde estaba el Convento). Gozaba de una extensa biblioteca con Libros selectos, y en sus Claustros se impartían cursos de Artes y Teología.

 

La Iglesia del Convento no se concluyó hasta 1740, y tenía una torre no muy elevada, pero de sólida obra, y tres sonotas campanas llamadas; la Mayor (a poniente), la Menor (a mediodía) y la Mínima (a tramontana). En el centro de su Capilla Mayor se encontraba su titular, San Francisco de Paula, y tenía dos lámparas, una de plata y otra de metal dorado. Dicha Capilla se cerraba con un enrejado de hierro labrado. El crucero era mediano y su media naranja no muy elevada, y en él había dos retablos; en el de la derecha se veneraba al beato Gaspar Bono y se utilizaba como Capilla de Comunión, y a la izquierda el beato Nicolás de Lombardo. En el lado del Evangelio se hallaban las capillas siguientes: Nuestra Señora de la Soledad, San Sebastián Mártir y Santísimo Cristo de la Piedad.

 

Frente al Altar Mayor estaba la puerta principal, el Coro y el Órgano. La sacristía era grande y bien adornada y tenía un oratorio dedicado a San Francisco de Paula. También contaba con varios lienzos, especialmente uno muy grande con marco dorado de San Francisco, a cuyos pies se descubren, de medio cuerpo, un eclesiástico y una devota mujer conocidos como los mártires, naturales de Almoradí, que dejaron a este Convento la hacienda conocida como Las Bóvedas.

 

Junto al Altar Mayor estaba el Panteón de la Comunidad, en cuyas paredes se enterraban los cadáveres, y separadamente, en una caja doble se encontraba el cuerpo de un religioso que falleció en 1699 y que se encontraba entero, incorrupto y flexible, y que era un prodigio digno de admirarse. (Extraído de la obra de José Montesinos Compendio Histórico Oriolano, escrito en 1795, fecha en la que el Convento estaba ocupado por 22 religiosos y dirigido por el Reverendo Fray Pascual Mira, natural de Monóvar.)...» (3)

 

(1) Fray Lucas de Montoya. Coronica General de la Orden de los Minimos de S. Francisco de Paula. Madrid, 1619.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1845.

(3) José A. Latorre.Almoradí1829.

 

 

Restos del convento ca. 1900. Imagen extraída del blog Almoradí1829

 

Última actualización: 17/05/2020

 

Imagen Aleatoria

c08823m.jpg