Ermita de San Joaquín

 

«Hacia 1760 empezaron a asentarse familias de pescadores junto a las de "los atalayas", nombre que se daba a los que vigilaban desde la torre y para 1775 ya se había constituido una pequeña aldea junto a la torre, a la que se llamó poblado de “Torre Vigía” o “Torre Vieja”. Esta población para poder cumplir su compromiso religioso, careciendo de ermita propia, acudía a la ermita de San Joaquín, en la finca de don Nicolás Pastor, conocida hoy por la “Torreta”, lugar lejano pues estaba situado en el término de San Miguel de Salinas.

 

Esta circunstancia decidió a los pobladores de Torrevieja a construir una ermita más cercana bajo la misma advocación. Así, Joaquín Montero (*) nos dice que hubo una ermita, llamada de San Joaquín, que estaba situada en la actual Plaza del Calvario, en las viviendas que cierran el lado norte de la misma. En el interior de algunas de ellas aún quedan los muros. No había sacerdote fijo que pudiera celebrar el Santísimo Sacrificio y generalmente venía para tal fin el del Convento de Mínimos de Almoradí. (**)

 

(*) Joaquín Montero García. Dos siglos de historia de la Parroquia de la Inmaculada de Torrevieja. Torrevieja, 1989.

(**) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Plaza del Calvario y viviendas lado norte. Manolo Serrano, 05/07/2012

 

Última actualización: 18/06/2017

 

Imagen Aleatoria

c04751m.jpg