Convento del Apóstol San Andrés (Benitaia)

 

«Vall de Gallinera es un municipio situado al noreste de la provincia de Alicante, en la comarca de Marina Alta, formado por 8 núcleos de población: Benirrama, Benialí, Benissivá, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili. La sede del Ayuntamiento radica en Benialí.

 

La actual Benitaia es citada en documentos antiguos como Benitahar, Benitaer, Benitalla o Benitaya. La primera documentación escrita sobre esta población data del censo del año 1369 y su topónimo proviene del nombre árabe Bani Tahir, que corresponde al nombre de una familia afincada en el lugar.

 

El pueblo, de reducidas dimensiones, está formado por tres calles; la de Arriba, la de En Medio y la de Abajo. A escasos cien metros se encuentra el Calvario, la fuente de l'Hort y los restos del antiguo convento franciscano.» (1)

 

La descripción que hace Madoz (2), hacia 1849, de esta población es la siguiente: “BENITAYA: lugar del ayuntamiento del Valle de Gallinera, en la provincia de Alicante, partido judicial de Pego, audiencia territorial, capitanía general y diócesis de Valencia. Es anejo en lo eclesiástico de Benisiva, y en sus afueras á medio cuarto de hora al O. se encuentra un convento que fué de PP. Franciscanos”.

 

«Sanchis y Sivera dice de Benitaya: “...es un caserío de 113 habitantes, situado en el valle de Gallinera, arciprestazgo de Pego. Los moriscos lo llamaban Benithaer, y fue anejo de Patró, pasando luego a serlo, como continúa hoy, de Benisivá, en tiempo del Beato Juan de Ribera, en cuya época constaba de quince casas de moriscos. Su señorío lo tuvo el duque de Gandía. Santo Tomás de Villanueva lo erigió en rectoría de moriscos, anexionándole Benckail, Benistrop y Bolsein.

 

Refiriéndose a Benisivá hace la siguiente mención del convento: En 1612 se fundó el convento de San Andrés (convento de Gallinera) de franciscanos alcantarinos, a donde se trasladó el Reservado que estaba en el castillo de Benirrama, hasta que más tarde se puso en la parroquia. Dicho convento, después de la exclaustración, quedó en ruinas, y su solar se convirtió en Calvario público”.» (3)

 

«El convento perteneció a los frailes descalzos de la orden de San Francisco y fue fundado el día 11 de junio de 1611, tras la expulsión de los moriscos, bajo el patronato del Duque de Gandía. En principio, el convento debía de fundarse en Pego, pero Na Artemisa Doria y Carlos de Borja y Centelles, duques de Gandía y señores de la Baronía de Pego, “exigieron que se diese la preferencia a la fundación de la Gallinera por conceptuarla ellos más urgente y necesaria”.

 

En el báculo pastoral de la Parroquia de Benisiva de 1762, escrito por el Dr. Joseph Guillem, aparece un Capítulo del Convento de este Valle de Gallinera, y su parte con la parroquia: “El Convento edificado en esta Parroquia de Benisivá, esto es, en su distrito; se fundó en los tiempos inmediatos a la expulsión de los Moriscos y venida de los Mallorquines a este valle por los años 1611 y 1612, tiene por titular al Apóstol S. Andrés y es de Franciscanos de la reforma de S. Pedro de Alcantara. Su asistencia y parte para con la Iglesia Parroquial, y el Cura varia según corren los Curas de la Parroquia, y Prelados del Convento”.

 

Tenía por titular a San Andrés del Monte. El terremoto de 1644 lo destruyó parcialmente pero fue reconstruido y habitado hasta las desamortizaciones del siglo XIX, que lo dejaron desierto.

 

Hasta hace pocos años quedaba en pie alguna construcción, pero ahora, con la reforma de las tierras que lo rodean, han desaparecido. Lo único que aún pertenece a la Parroquia de Benissivá es un recinto lleno de cipreses que seguramente fue el claustro del convento. Este lugar se restauró recientemente, reconstruyéndose los casalicios del antiguo calvario al mismo tiempo que un antiguo altar para poder celebrar la Eucaristía en ocasiones especiales. Fue bendecido por el Sr. Arzobispo de Valencia, D. Agustín García-Gasco y Vicente, el 16 de julio de 2000.» (4)

 

«La Vall de Gallinera es un valle y un municipio, formado, actualmente, por los núcleos de Alpatró, Benialí (donde es el Ayuntamiento), Benirrama, Benissili, Benissivà, Benitaia y la Carroja. Llombai se puede considerar deshabitado.

 

Todas las poblaciones de la Vall, de origen musulmán, fueron conquistadas por el rey Jaime I. Se podían contar, antes de la expulsión de 1609, hasta 400 fuegos repartidos en numerosas alquerías (hasta 15 o 16) y casas aisladas, además del núcleo del Castillo de Gallinera. Alguna fuente indica que en 1646 quedaban 73 habitantes (de ser correcta esta información, suponemos que la mayoría serían niños) y la Vall fue repoblada con 150 familias mallorquinas; su forma peculiar de hablar aún estaba viva en tiempo del botánico Cavanilles. En el 2006 la suma de todos los habitantes era aproximadamente de 600.

 

En el listado de parroquias que nos ofrece Burns para 1279-1280 ya aparece la rectoría de la Vall de Gallinera, y en las Constitutiones Synodales ecclesiae Valentinae figurará con el nombre de Alcalá-Gallinera. También sabemos que Pere Sexelli era rector de la Vall de Gallinera en 1310 y que en 1352 el obispo Hugo de Fenollet concedió la curam animarum de esta extensísima rectoría, a Jaume Esparda, beneficiado de Gandía, donde probablemente residía.

 

Esta rectoría incluía la Vall de'Alcalá, la Vall d'Ebo y Vall de Gallinera/Benissivà. En 1535 las dos primeras se desmembrarían de su matriz. La Vall de Gallinera se dividió entonces en dos parroquias: Alpatró y Benirrama, además de la capilla del Castillo, que en realidad era el único lugar donde había cristianos viejos. Benissivà, que había sido la titular de la primitiva rectoría y que había perdido su entidad como parroquia en 1535, recuperaría titularidad parroquial en 1574.[…] Actualmente los más arriba mencionados núcleos de población son parroquias o anexos parroquiales con iglesia, atendidas por un único rector. Probablemente, todos los templos parroquiales en su fisonomía actual, tienen origen en el siglo XVIII.» (5)

 

(1) Ayuntamiento de La Vall de Gallinera.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

(3) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(4) Juanjo Ortolá Vercher.

(5) Monumenta archivorum Valentina, XI. Facultad de teología “San Vicente Ferrer”. Inventari dels arxius parroquials de la Marina Alta. Valencia 2010.

 

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Última actualización: 19/06/2017

 

Imagen Aleatoria

c00352m.jpg