Iglesia de San Miguel Arcángel

 

«Tras la expulsión de los moriscos en 1609, el valle es repoblado por colonos procedentes de Mallorca, lo cual explica los apellidos que actualmente conservan la mayoría de habitantes: Mengual, Fraude, Llodrá, Mas, Masanet...

 

Con respecto a los asentamientos humanos, a partir de mediados del siglo XVIII solo se habla de tres alquerías, Benissuai, Villars y Sierra. Esta última desaparece uniéndose las dos restantes que dan lugar al actual casco urbano que comienza a denominarse a finales de ese siglo, Vall d'Ebo (o Evo).» (1)

 

Refiriéndose a Vall de Ebo, Madoz cita el lugar como “Evo”, y nos dice: “...Tiene 104 CASAS bajas y de mala distribución interior, las cuales se hallan repartidas en los dos barrios ó antiguos lugares Benisuay y Villans, separados solo por una era de trillar; hay casa de ayuntamiento y cárcel, iglesia parroquial (San Miguel), de entrada, servida por un cura de provision ordinaria y un beneficiado”. (2)

 

«Ebo, Evo, Evol. Así se llama un lugar de 844 habitantes, del arciprestazgo de Pego, que tiene la categoría de curato de entrada, cuya parroquia está dedicada a San Miguel. Su nombre lo toma del valle donde está situado, ya mencionado en el Repartimiento de D. Jaime I, en cuyo recinto había seis poblados: Benicais, Benisit, Benisuay o Benixuart, Cayrola, Serra y Villaín o Villars (3), de los cuales sólo quedan el tercero y el último, que por estar casi juntos, forman un solo lugar, que es el que nos ocupa. Los moriscos, al ser expulsados, se hicieron fuertes en las montañas que rodean dicho valle, pero resultó su resistencia infructuosa. Se celebran fiestas a Nuestra Señora del Rosario el primer domingo de mayo; el siguiente a Nuestra Señora de los Desamparados, y a la Santísima Cruz, San Gregorio y San Miguel, el 27, 28 y 29 de septiembre.» (4)

 

«Alquería musulmana bañada por el río Ebo o Girona, que después del Tratado del Pouet, en 1244, y junto con otras poblaciones, hoy desaparecidas, Al-Azraq entregaría al rey Jaime. En su término municipal se encuentra la impresionante Cueva del Rull y el no menos espectacular barranco del Infierno.


La Vall d'Ebo, Vilans d
'Ebo, Villans de Evo, Villars o Villars de la Vall d'Ebo, que con todos estos diferentes nombres ha sido conocida a lo largo de la historia, era una de las 10 alquerías de la Vall que en 1535 se desmembraron de la parroquia matriz, la Vall de Gallinera, y se erigió como parroquia independiente, a la que se anexiona las otras nueve: Bisbilan o Bisbilim, Bensit, Benicais, Serra, Benissuai, Millans, Cairola (con un castillo que fue dominio, también, de Al Azraq), Beneseit y la Solana. Contaba entonces con 93 fuegos, pero creemos que esta cifra puede ser inexacta, y que en todo caso haría referencia al conjunto de las 10 alquerías.


De estas poblaciones, Vilans y Benissuai son las únicas que sobrevivi
eron a la expulsión y despoblamiento de 1609, porque muy poco después -cuentancon registros sacramentales (Quinque Libri) desde 1614- fueron repobladas por cristianos viejos venidos de Mallorca (5). Ambas alquerías se unificarían, convirtiéndose en Vilans d'Ebo y, a finales del siglo XVIII, en la Vall d'Ebo.

 

En 1623 se construyó una iglesia bajo la advocación de San Miguel, posiblemente sobre un templo que habría sobrevivido a la expulsión de 1609, y éste sobre la antigua mezquita. La actual iglesia, de hacia 1816, parece construida sobre una antigua fortificación de muros de piedra.» (6)

 

«La iglesia, estilo barroco, fue construida en 1623 y alberga una preciosa talla de la Mare de Déu dels Desamparats, de la escuela de Vergara.» (1)

 

(1) Ayuntamiento de Vall de Ebo.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

(3) Bisbilan, Bisbilim, Villans. Era uno de los seis lugares que estaban en el valle de Ebo, que se erigió en parroquia independiente en 1535, separándola de la de Gallinera, con la advocación de San Miguel Arcángel, anexionándosele los otros cinco lugares, a saber: Serra, Benixvayp, la Solana, Cayrola y Benifeyt. Perteneció su señorío al caballero Francisco Roca, y después pasó al Duque de Gandía. A fines del siglo XVIII se llamaba Villans, y tenía 50 vecinos. (4)

(4) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(5) Carta Puebla de 1611 en "Archivo Histórico Nacional. Sección Nobleza", en Toledo. Esta noticia la debemos a Vicente Puig, el cual está preparando en el momento presente la publicación la Carta.

(6) Monumenta archivorum Valentina, XI. Facultad de teología “San Vicente Ferrer”. Inventari dels arxius parroquials de la Marina Alta. Valencia 2010.

 

 

   

Manolo Serrano, 25/07/2012                                                                    Manolo Serrano, 25/07/2012

 

   

Manolo Serrano, 25/07/2012                                                                    Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

  

Última actualización: 28/01/2017

 

Imagen Aleatoria

c13177m.jpg