Ermita del Santísimo Cristo de San Cristóbal

 

Citada por Madoz: “...y 1 ermita en un montecito inmediato á la villa, dedicada al Santo Cristo y San Cristóbal”. (1)

 

También se refiere a esta ermita Sanchis y Sivera: «La imagen del Santísimo Cristo que se conserva en la ermita de su nombre, desde 1749, pues antes se llamaba de San Cristóbal, procede del convento de Santa Tecla de Valencia, y es una excelente escultura, casi de tamaño natural, sobre la que se cuenta una poética leyenda que se refiere en los gozos en castellano que en su honor se cantan» (2)

 

«La ermita se encuentra situada en la cumbre de un montículo al norte de la población de Planes con acceso zigzagueante y de acusada pendiente por un Vía Crucis. Hay otro acceso por el norte, a espaldas de la ermita, no muy bueno, accesible a los automóviles.

 

Según la tradición, la ermita es del siglo XV y se reducía a lo que es la sacristía actual que, efectivamente, tiene trazas de estilo gótico y altar orientado al Este y estuvo bajo la advocación de San Cristóbal y Santa Bárbara.

 

La primera noticia escrita que tenemos de la ermita data de 1725, según se escribía en el Libro de Visita de este año: “Administración de Pedro Juan Blasco Albañil: [...] se digan y celebren todos los años veinti quatro misas rezadas en la hermita de San Cristóval y Santa Bárbara, sita en el término de dicha villa y no en otra parte, en los días de San Antonio [...] y que se le den al hermitaño seis dineros por tocar la campana la víspera por la noche y el día por la mañana”. Ya en los libros de visita de 1732 y 1742, sólo consta dedicada a San Cristóbal.

 

Aunque Sanchis y Sivera (2) da como fecha del cambio de advocación de San Cristóbal por la de Santísimo Cristo de San Cristóbal el año 1749, hay razones para pensar que pudo ser antes, entre 1742 y 1744, pues según Domínguez Moltó (3) en el Archivo Parroquial de Planes existe un manuscrito, personalmente sólo hemos visto una copia mecanografiada, en el que se narra la venida del Cristo a Planes y la intervención en este última fecha para aliviar a la población de una epidemia.

 

El peregrino suceso se cuenta de este modo: “El santísimo Cristo de la Villa de Planes, que se venera en un ermita situada en un monte contiguo a la misma villa, estaba en el Convento de Monjas de Santa Tecla de Valencia. Una venerable religiosa teníala decentemente colocada en su celda y la poseía en propiedad. Deseaba sobremanera se la venerase publicamente en alguna iglesia, y no pudiéndola colocar en su convento por haber dos milagrosísimas Imagénes del Crucificado, suplicaba continuamente al Señor le inspirase el lugar donde quería ser venerado. La Villa de Planes supo, por un conducto que no se ha podido averiguar, los religiosos deseos de la venerable monja, y sin pérdida de momento se reúne el Ayuntamiento y demás personas visibles de esta villa y acuerdan solicitar de dicha religiosa la propiedad de dicha Imagen y redactan una solicitud en términos muy religiosos y expresivos y comisionan a Francisco Miralles para que vaya a Valencia a evacuar el cometido. Realizado felizmente su cometido, Miralles envuelve la Santa Imagen con una sábana y luego con unas mantas, y sin arredrarle el mal tiempo, emprende la marcha lloviendo y sale de Valencia, camina siempre lloviendo, y al llegar a la rambla de Algemesí, regularmente seca, observa gentes detenidas en ambas orillas por no atreverse nadie a vadear las entumecidas aguas; lleno de fe, confianza y coraje, Miralles no se detiene, embiste y llega con admiración de los espectadores a la orilla opuesta sin el menor obstáculo ni riesgo, continúa su viaje siempre lloviendo, llega a la orilla del río denominado Vall de Albaida, temible tanto por su corriente como por la multitud de aguas que contenía su cauce, no vacila, se determina y embiste y pasa sin el menor disgusto, otro tanto sucedió en el río de Alcoy. Llegando a Planes, se observa, con sorpresa y admiración de los vecinos, enjuta (seca) la Santa Imagen y la sábana que la cubría.

 

La devoción de los planeses se incrementa a raíz de hechos milagrosos ocurridos en diversas ocasiones, que constan en el Archivo Parroquial, con traslado del Cristo al pueblo: la citada epidemia de peste del año 1744; rogativa en octubre 1811 para que no invadieran los franceses el Reyno de Valencia, en 12 de Maio de 1816 de Orden de D. Mateo Miranda Alcalde Mº de esta villa y de los S.S. del Ayuntamiento se bajó a la Parroquia la Imagen del Stmo. Cristo en procesión por la falta de agua, etc. (4)

 

Madoz (1), en 1845, registra la adición del nombre Stmo. Cristo, eliminando el de Santa Bárbara. Este cambio culmina una leyenda que relata la tradición y que dará lugar, sin duda, a que se renueve la ermita probablemente en 1749, que es precedente el edificio actual. La leyenda dice así: “En la ermita antigua, lo que hoy es sacristía, el Stmo. Cristo daba la espalda a la población de Planes, y resultó que en varias ocasiones el ermitaño se lo encontraba vuelto a la pared, volviéndolo a poner de cara al recinto al día siguiente se lo encontraron nuevamente vuelto a la pared, así sucedió varios días, hasta que entendieron que el Stmo Cristo quería estar de cara a Planes, por lo que fue construida una nueva ermita con tal disposición del altar, que se cumplía este deseo”.

 

Figueras Pacheco (4), en 1911, ya solo nombra la advocación de Santísimo Cristo.

 

La ermita, como se ha dicho, se sitúa en la cima de la colina junto a Planes. Existe en ella un pequeño llano como un balcón, divisándose un bello paisaje, especialmente al norte donde ocupa toda la atención el embalse de Beniarrés. El edificio engloba: pórtico, nave, sacristía y casa de ermitaño.

 

La fachada, orientada a poniente, es de estilo neoclásico y alterna la mampostería enlucida con franjas y adornos de ladrillo macizo. Presenta el pórtico, tres arcos al frente y los laterales tapados, un banco de obra sirve de asiento en todo su perímetro. Sobre los arcos, tiene frontón triangular en el que se eleva la espadaña, rematada por una cruz de hierro, que sustituye a la antigua de piedra de 1901 que fue derribada por un rayo. Dos azulejos proclaman el nombre de la ermita: ERMITA DEL STMO. CRISTO DE SAN CRISTÓBAL; el otro, una fecha: 1850, que corresponde al primer centenario. Dentro del pórtico, encima de la puerta un panel de azulejos, representa la XIV Estación, dando por terminado el Vía Crucis. Sobre este panel hay un ventano cuadrado y, esparcidos por las paredes, varios rótulos. En uno de ellos se repite el nombre de la ermita; los otros, recuerdan diversas efemérides de la misma: II Centenario, Coronación del Santísimo Cristo en 1956, restauración de 1976.

 

Planta en cruz latina y capillas entre los contrafuertes; la nave mide 18,13 por 4,72 metros; las capillas de la izquierda se dedicaron a la casa del ermitaño y las de la derecha a trastero. La parte oratoria presenta cinco tramos, separados por pilares y arcos fajones de medio punto que se apoyan en salientes con forma de talón. Cada tramo presenta una bóveda ciega sobre pechinas. Las paredes laterales que cierran las dos primeras capillas están decoradas con cuadros grandes de temas de la Pasión: Prendimiento, Coronación de espinas, Levantamiento de Cristo en la Cruz y Descendimiento. Todos se encuentran en mala situación y valdría la pena su restauración e investigar sobre su autoría. En el tercer tramo las capillas son dedicadas a San José y a San Francisco, con pequeñas imágenes procedentes del convento de Planes de donde fueron traídas cuando fue derribado. En el crucero, el brazo izquierdo alberga la Capilla de la Comunión, el derecho está vacío. Tras el crucero, el presbiterio, elevado por un escalón y separado por una barandilla, tiene en el testero un retablo de estilo renacentista, que enmarca la abertura del camarín en el que destaca una imagen del Santísimo Cristo de Planes y una Virgen Dolorosa de medio busto.

 

Cuando alguien sube a la ermita es costumbre que desde el porche se toque la campana, para que las gentes del pueblo sepan que "el Cristo te visita".» (5)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

(2) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(3) Adolfo Domínguez Moltó. El Señorío de la Baronía de Planes. Planes, 1978.

(4) Francisco Figueras Pacheco. Geografía General del Reino de Valencia. Provincia de Alicante. Barcelona, 1911.

(5) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Última actualización: 08/06/2017

 

Imagen Aleatoria

c04214m.jpg