Iglesia de San Pedro Apóstol

 

Beniarrés, Benafarrez, Benarraes, Benarés, Beniarraez [...] así ha sido y es conocido el lugar asentado en una pequeña colina a la entrada de la Vall de Perpuchent. La presencia humana se desarrolla en estas tierras desde la Prehistoria, siendo la Cova de l'Or el símbolo más emblemático; pero es a partir del 5 de abril de 1259 cuando aparece la primera documentación escrita, constando la existencia de una torre defensiva y alrededor de la misma unas pocas casas. Aunque geográficamente pertenece a la Vall de Perpuchent, se encuentra bajo el dominio del Señor de Planes. En 1273, Dª Teresa Gil de Vidaura, señora de Planes y Travadell, vende la alquería de Beniraehç a Ramón de Riusec, señor de Perpuchent. Al poco tiempo, ya incorporado al Valle, concretamente el 25 de abril de 1275, se otorga una Carta Puebla a diez moradores cristianos. Ese mismo año, Beniarrés pasa a manos de Arnaldo de Romaní, y poco más tarde a su hijo de igual nombre perteneciente la Orden de San Juan del Hospital. El 17 de julio de 1317, al crearse la Orden Militar de Nuestra Señora de Montesa absorbiendo los bienes de la de San Juan del Hospital y la del Temple, Beniarrés queda incorporado a ella, tomando posesión del Valle el 1 de marzo de 1320. Bajo su tutela estará hasta la disolución de los señoríos a mediados del XIX. Apenas 100 años después de la primera carta Puebla de 1275, ya no quedaban cristianos en Beniarrés y todos sus habitantes eran moriscos que continuaron cultivando los campos y cuidando de sus ganados hasta su expulsión en 1609. A partir de ese momento se repuebla, no sin dificultad, con familias venidas de la Huerta de Alicante, de los Valles de Albaida, Onteniente, Guadalest y de los lugares vecinos. (1)

 

El anterior templo de Beniarrés es citado por Madoz: «parroquia dedicada á San Pedro Apóstol, de la que es aneja la iglesia de Lorcha, y está servida por un cura de provisión ordinaria y por un vicario». (2)

 

Años más tarde, nos dice Sanchis y Sivera: «Beniarrés, Banirraez, Benarraez, es una villa de 1925 habitantes, del arciprestazgo de Concentaina, con la categoría de curato de ascenso de segunda, situada en el antiguo valle de Perpuchen, a la falda del monte Benicadell. Aunque carecemos de noticias sobre su origen, los nombres árabes con que se designa nos delatan la existencia de un “rahal” (3) en sus principios, que como todos los del valle reconocían como señor al que lo era del castillo que allí había, el cual tuvo en heredamiento Juan Llansol de Romani, haciendo después donación de todo a la Orden de Montesa, que adquirió el señorío. En tiempo del Beato Patriarca constaba de 18 casas de cristianos nuevos. En su término existe el despoblado Alquenencia (4): en las partidas llamadas de Benillup y de Benitaxer, en la huerta, se observan restos de edificación, que, según tradición, eran poblados cuyos habitantes pasaron a Beniarrés. En el siglo XVIII tenía por anejo a Lorcha, hasta que se le disgregó en 1902 para erigirse en parroquia. Los nombres de las otras partidas no tienen nada de particular, y sólo es digno de mención el “Barranco del Puerto”, por unas aguas muy recomendadas para las enfermedades del estómago.

 

Carecemos de noticias acerca del primitivo templo parroquial. El actual, que está dedicado, como el anterior, a San Pedro Apóstol, se comenzó en 1894, su construcción lo ha sufragado el vecindario. [...]» (5)

 

La actual iglesia de San Pedro Apóstol fue construida entre 1897 y 1900. Tiene planta de cruz latina con tres naves de tres tramos. En el amplio crucero se alza un potente cimborrio octogonal sobre trompas, cubierto con bóvedas de crucería al interior y con una media naranja al exterior; las bóvedas que cubren las naves son también de crucería, con sus nervios y claves.

 

El presbiterio es poligonal; sobre la entrada de los pies se sitúa el coro alto; la capilla de la Comunión queda en un lateral. El espacio interior es diáfano y está bien iluminado por las ventanas del crucero, el altar y la nave principal. Conserva el suelo original de baldosas hidráulicas, con dibujos grises, blancos y negros, propios de la arquitectura doméstica del siglo XIX.

 

En un brazo del transepto está la capilla que alberga la patrona de Beniarrés. En el exterior destaca, además de la cúpula revestida con tejas azules y blancas, la fachada principal de ladrillo, rematada por una serie de arcos lombardos y con una torre con chapitel piramidal muy esbelto. (6)

 

(1) Ayuntamiento de Beniarrés.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846.

(3) Rahal, rafal, raal o real (del árabe andalusí رحال raḥāl, y éste del árabe clásico رحل raḥl, "punto de acampada") designa, en el contexto histórico y geográfico de al-Ándalus, a las explotaciones agrícolas de carácter familiar de menor extensión que las alquerías.

(4) Alquenencia. Con el nombre de “Chinesia, que creemos es la Alquenecía o Alcanicia árabes, nos habla el B. Juan de Ribera de un caserío formado de 20 casas de cristianos nuevos, anejo de Benillup, arciprestazgo de Concentaina, el que después fué de Lorcha. Es, sin duda, el que hemos visto citado como despoblado de Beniarrés, y acaso el que cita Escolano en el valle de Perpunchent, del que decía Cavanilles vió algunos vestigios. (5)

(5) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(6) Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

 

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

     

Manolo Serrano, 25/07/2012                                                                      Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Manolo Serrano, 25/07/2012

 

Última actualización: 28/04/2017

 

Imagen Aleatoria

c01763.jpg