Artículos

 

Compañía de los Ferrocarriles de La Robla

 

En 1891 se iniciaron las obras de construcción del Ferrocarril Hullero de La Robla a Valmaseda, dividiéndose el proyecto en cuatro secciones. Para los trabajos en la primera sección de unos 87 kilómetros, La Robla-La Espina, esta última localidad próxima a Guardo, se destinó una pequeña locomotora de dos ejes acoplados adquirida ese año al fabricante belga Cockerill. Construida con número de fábrica 1621, tenía la particularidad de llevar la caldera en posición vertical.


Poco después fue vendida a la Sociedad Bilbaina Hulleras de Sabero que en 1892 decidió la construcción de un ferrocarril, también con ancho de vía métrico, desde sus instalaciones en Vegamediana hasta Cistierna, estación de enlace con el Hullero de La Robla a Valmaseda.


La locomotora, que en este ferrocarril parece ser que no llegó a tener numeración propia, recibió en el nuevo destino el número 4 y el nombre de “Vegamediana”. Dada de baja al servicio se procedió a su instalación sobre un pedestal en el complejo minero de la sociedad, en Vegamediana.

 

 

 

Nº fca. 1621. Tipo 020-T. Ancho de vía 1000 mm.

Cockerill/1621/1891

Vegamediana, 07/04/1989. Manolo Serrano.

 

En 1932, para servicios de maniobras en estaciones, se adquirieron a la Sociedad Española de Ferrocarriles Secundarios, dos pequeñas locomotoras del tipo 030-T.


Recibieron los números 2 y 3 y habían sido construidas por St. Leonard en 1910 con números de fábrica 1680/1681 para la Compañía del Ferrocarril Económico de Valladolid a Medina de Rioseco, donde llevaron los números 7 y 8 y, los nombres de “Castilla” y “Tránsito”, respectivamente.


En la Compañía de los Ferrocarriles de La Robla su estancia fue muy efímera ya que se vendieron poco tiempo después de su recepción, a la Sociedad Hullera Vasco-Leonesa donde la número 3, fue desguazada casi de inmediato. Su compañera, una vez dada de baja y tras permanecer varios años apartada en las instalaciones de la Hullera Vasco-Leonesa, en La Robla, fue adquirida a principio de los años noventa por el Ayuntamiento de Medina de Rioseco, encontrándose desde 1994 expuesta en las proximidades de la antigua estación de ferrocarril de esa localidad.

 

 

Nº 2. Tipo 030-T. Ancho de vía 1000 mm.

Leonard/1680/1910.

La Robla, 08/04/1989. Manolo Serrano

 

 

 

Nº 2. Tipo 030-T. Ancho de vía 1000 mm.

Leonard/1680/1910.

Medina de Rioseco, 2010. Rafael Bravo Jiménez

 

De la serie 50/63 de los Ferrocarriles Vascongados, adquirida entre 1914 y 1921 al fabricante alemán Krauss, se vendieron en 1958 a la Compañía de los Ferrocarriles de La Robla las locomotoras números 50, 51 y 57 que pasaron a ser 152, 151 y 153, respectivamente.

 

Se trataba de un modelo de locomotora con rodaje 130 basado en el sistema Engerth. Su gran poder adherente y mínima distancia entre ejes hacía muy indicado su empleo en líneas de difícil trazado, con abundantes curvas de reducido radio. Prestaron servicio en este ferrocarril hasta 1961 en que fueron vendidas al de Ponferrada a Villablino, donde recibieron una nueva numeración:

 

Nº Vascongados Nº La Robla Nº Ponferrada-Villablino
50 152 18
51 151 17
57 153 19

 

Las tres locomotoras subsisten actualmente preservadas en el Museo del Ferrocarril de Ponferrada.

 

 

Nº 151. Tipo 130+2. Ancho de vía 1000 mm.

Krauss/6918/1914.

Ponferrada, 09/04/1989. Manolo Serrano

 

Nº 152. Tipo 130+2. Ancho de vía 1000 mm.

Krauss/6917/1914.

Ponferrada, 12/09/1987. Manolo Serrano

 

 

 

Nº 153. Tipo 130+2. Ancho de vía 1000 mm.

Krauss/7631/1921.

Villablino, 12/09/1987. Manolo Serrano

 

Última actualización: noviembre/2013