Iglesia de San Joaquín (Cela de Núñez)

 

«...Cela de Núñez, en valenciano, Setla de Nunyes, es la población más grande de todas las pedanías que conforman el término de Muro y se encuentra situada a un kilómetro de Muro, dirección Beniarrés, en la margen izquierda del río de Agres. Actualmente viven unos 180 habitantes (2006) y de acuerdo con la Gran enciclopedia de la región valenciana, tiene iglesia parroquial, dedicada a San Joaquín (Sant Xoxim, como dice la gente), de la que es anexada la iglesia de Turballos. Setla, como también Turballos anexarán en Muro en 1877, de acuerdo con la Orden publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Alicante el 3 de septiembre de 1876.

 

El señorío de Setla perteneció a la familia Bosch desde que Pedro Bosch, Justicia de Xàtiva, recibió la alquería de Turballos de la mano de Jaime I, el 11 de agosto de 1247.

 

La última señora de Setla de la casa Bosch fue Doña Rafaela Bosch, quien se casó primero con Don Gabriel Bosch (pariente de ella y de quien no tuvo descendencia), y después con Don Jerónimo [o Miguel] Núñez), en 1597. El hijo de este matrimonio, Don Pedro Núñez Bosch (después señor de Sempere, Cartaina y Setla), parece que pasaba largas temporadas en el palacio del pueblo y, como consecuencia de sus largas estancias, Setla recibirá la extensión nominal de Núñez hasta la actualidad... (1)

 

Don Pedro Núñez Bosch otorgó escritura de recapitulación para la repoblación de Setla, tras la expulsión de los moriscos, en 1658, con un mínimo de 15 repobladores por desarrollar la jurisdicción alfonsina, lo que no pudo lograr su padre, Don Jerónimo Núñez, el cual ya desde 1607 tuvo fuertes pleitos con el conde de Cocentaina porque quería desarrollar esta jurisdicción, lo que no se consiguió ni con Benàmer ni con la Alquería dels Capellans. Turballos (2) dispondrá de carta Puebla a partir del 1616. Al parecer, el hecho de poder desarrollar esta jurisdicción también implica tener poder sobre el topónimo porque será el único de los topónimos estudiados que variará Setla por Cela de Núñez. Nótese que con Muro, aunque imponiendo una carta Puebla durísima, parece que el conde no pudo ponerle extensión de Corella; tal vez porque el pueblo ya tenía una personalidad bastante marcada y no se lo planteó o, simplemente, porque no había ningún otro pueblo del entorno con el mismo nombre que planteara una confusión de topónimos, como en el caso de las alquerías: la dels Capellans o Alquerieta, la d'Aznar, etc.

 

En 1520, Setla disponía de 12 casas de moriscos y su iglesia ya dependía de la iglesia de Muro, en 1530; pero si es cierto lo que nos dice Pascual Madoz (12) en 1845-50, la iglesia del pueblo se fundaría en 1343.

 

En tiempos del Arzobispo Santo Tomás de Villanueva, en 1555, estaba constituida por 10 casas de cristianos nuevos.

 

En 1633 Setla tenía 18 casas habitadas, 8 vacías y 47 personas de confesión 73; en 1658, tenía 15 vecinos (45 habitantes?), y en 1693 (año de la 2ª Germania), el pueblo podría tener 10 casas habitadas (30-40 personas?).

 

Nipho Cagigal (4), en 1771, nos dice de Setla: “...Sella de Núñez (lugar) está situado dentro del término general de Cosentayna; su término es muy limitado, comprehende de Levante á Poniente por mas de un quarto de legua, y de Tramontana á Leveche, poco mas de medio quarto; su territorio es delgado, y seco, y por esto la mayor parte de él está plantado de olivos, i viñedo; riegase una quarta parte de él no más, por no tener otra agua que la que se conduce del Riachuelo, llamado Agres, que la toma á cierta distancia; y para el consumo de sus vecinos, de una Fuentecilla de muy corto manantial, algo apartada del Poblado, sin poderse por lo dicho aprovechar las sobrantes para regadío; la mayor cosecha que se coge es de trigo [...]; la de panizo [...]: la de seda [...]: la de aceyte [...]; y la de vino. [...] No hay ferias, ni mercados en este pueblo [...]. Este pueblo se compone de mas de 80 vecinos, que se mantienen con escasez; su dueño directo lo es Don Antonio Núñez y Ribera, vecino de la ciudad de Valencia. No tiene más de una iglesia pequeña sin renta, y en ella un vicario, que a expensas de dicho Señor Directo se mantiene, por ser anexo de la Universidad de Muro, otro de los lugares del Condado de Cosentayna...”.

 

En 1778, Setla tenía 272 habitantes según el censo de Floridablanca.

 

El 1797, Cavanilles (5) nos habla de Setla, Selha, y nos dice que forma parte de los nueve pueblos que conforman la comarca, todo acotando con el río de Agres y, junto con Turballos, nos comenta: “...Tres quartos de hora hacia el poniente de este pueblo [Gaianes] está Turballos, aldea de 18 vecinos, anexo, Selha, que tiene 74. Sus términos reunidos tienen tres quartos de hora de norte a sur, y apenas la mitad de oriente a poniente: el suelo es desigual de tierra rojiza en las cercanías de Turballos, y de albarís en las de Selha: sus vecinos aprovechan las aguas del rio de Agres, que distribuyen por los campos reducidos a graderías en las largas cuestas de los ribazos del rio. Los campos de Turballos no pueden disfrutarlas por su mucha altura, pero se riega con las de una fuente copiosa que sale por entre peñas. Era menor su caudal pocos años hace, y se aumentó por medio de una excavación hecha en la falda del monte, con lo qual aumentaron las huertas: el agua es blanda, y al salir conserva su calor moderado...”.

 

El 1849, Madoz nos habla de Setla: “...Lugar con ayuntamiento de la provincia de Alicante, partido judicial de Cocentaina, audiencia territorial, capitanía general, y diócesis de Valencia; SITUACIÓN: en el margen izquierdo del riachuelo Agres, donde le combaten todos los vientos y goza de CLIMA bastante templado, una atmósfera pura y cielo alegre, no padeciéndose otras enfermedades que las estacionales. Tiene 77 CASAS de regulares dimensiones y buena distribución interior; la del ayuntamiento; casa-palacio del señor territorial; un pósito con unas 12 fanegas de trigo, y una iglesia parroquial (San Joaquín), servida por un cura que provee una vez el ordinario y otra el señor marqués de Albaida, como señor territorial y patrono: es matriz de la de Turballos, y se fundó en 1343. El vecindario se surte de una fuente pública que hay fuera de la población, cuyas aguas son abundantes y de buena calidad. EL TERMINO confina por el Norte con Carrícola; al Este con Gayanes y Alcocer de Planes; al Sur y Oeste con Muro; estendiéndose 3⁄4 de Norte á Sur, y apenas la mitad de Este á Oeste. En su radio se comprende el lugar de Turballos, que tuvo ayuntamiento hasta el año 1845 en que se agregó á Cela por no tener los 30 vecinos de la ley, formando con él municipalidad. El TERRENO es un tanto desigual, de tierra rojiza en las cercanías de Turballos, y de albani en la de Cela; participa de secano generalmente flojo, y huerta que es tenaz y bastante productiva, la cual se fertiliza con las aguas del riachuelo Agres, que se toman por medio de una presa. Sobre su cauce hay un puente de mampostería de dos arcos y de unos 60 palmos de elevación. El término antiguo de Turballos no disfruta de este riego por su mucha altura, pero sí del de una copiosa fuente que nace entre peñas, cuyo caudal se ha aumentado de resultas de una excavación que se practicó: el agua es blanda y al salir conserva un calor moderado. Los CAMINOS son locales, de herradura y algo abandonados. La CORRESPONDENCIA se recibe de la estafeta de Muro por medio de peatón. PRODUCTOS: trigo, panizo, aceite, vino, seda, legumbres y hortalizas. INDUSTRIA: la agrícola, un molino de aceite, ocupándose sobre 10 veces en telares de lienzo, que dependen de la fábrica de lienzos de Muro. POBLACIÓN: sin incluir la de Turballos, 68 vecinos, 325 almas...”. (13)

 

En 1873 Setla presenta 439 habitantes.

 

Un hecho curioso se produjo en 1875 y es que Doña Joaquina de Pedro y Fernández de Heredia, baronesa de Otos, solicitó, el 20 de marzo de ese año, la conversión de Setla en condado con la misma denominación a favor de su consorte el señor Eduardo Francisco Moore y Wood, Marqués de San José y coronel caballería. En 1879, y para que la concesión se consiguiera, intervinieron diputados y senadores del reino, pero no se consiguió nada, y en 1877 el municipio de Setla de Nunyes, con su anexado Turballos, quedaron suprimidos y sus términos pasaron a integrarse en el de Muro.

 

En 1904, y como consecuencia de unas obras de rehabilitación del tejado la ermita de San Antonio, en Muro, se planteará un conflicto de jurisdicción sobre la ermita, ya que el cura de Setla alegaba que la ermita se encontraba dentro del antiguo término municipal (recordemos que Setla pierde su independencia en 1877) y que, por tanto, tenía derecho sobre la ermita.

 

En cambio, los vecinos del pueblo de Muro habían construido la ermita sin cobrar entre los años 1668-1672, y por tanto, también reivindicaban su derecho sobre la construcción.

 

Efectivamente, el antiguo hito entre Muro y Setla se daba apenas en esta construcción; frente a la ermita estaba la venta de Setla (y también los Fontanars, que se encuentran muy cerca), y aunque hay voces de Setlers mayores que dicen que la construcción estaba en el término de Setla y el patio de la ermita en el de Muro. El pleito terminó con un oficio del ayuntamiento de Muro en el Arzobispado, pidiendo a quien de los dos curas le correspondía los gastos de rehabilitación del tejado de la ermita. La contestación de la Curia diocesana fue que el derecho sobre la parroquia lo tenía el pueblo de Muro porque desde su construcción hasta ese año había sido este pueblo que lo había mantenido.

 

Continuando con el hilo temporal, Francisco Figueras Pacheco (6), en 1919, reseña que Setla tiene 88 edificios (250 habitantes?), y que ...hay iglesia parroquial de entrada dedicada, á San Joaquín, de la que es Anejo la iglesia de Turballos....

 

Y, finalmente, José Sanchis i Sivera, en 1922, nos describe de Setla que la iglesia es independiente y: “...Cetla de Núñez, Cela, Sela, Selha, Sella de Muro. Este lugar, de 490 habitantes, pertenece al arciprestazgo de Concentaina, es curato de entrada de patronato alterno entre el Prelado y el marqués de San José, y su iglesia está bajo la advocación de San Joaquín. Perteneció a los caballeros Bosch, y últimamente, su señorío era del referido marqués de San José. En tiempo de Santo Tomás de Villanueva estaba constituido por 10 casas de cristianos nuevos y era anejo de Muro. Hoy es parroquia independiente, como queda dicho, y tiene como anejo a Turballos...”.

 

Los orígenes de Setla son antiguos. Palmira Torregrosa, documenta que en el Alto del Punzón, una partida cerca de Cela, se encontraron restos arqueológicos temporizadas en dos fases: una de época neolítica y de la otra de la época ibérica (siglos VI - IV a C). En la última excavación que se produjo, como consecuencia de los trabajos de la autovía Central, se localizó un poblado ibérico de, más o menos, una hectárea de terreno. Esta hectárea estaba conformada por unas cabañas de unos cinco metros de diámetro con utensilios de cocinar y ajuar doméstico. Estas cabañas podrían ser las precursoras de la posterior Setla?. (7).

 

En cualquier caso, esta población se debió desplazar hasta donde se encuentra en la actualidad; es decir, sobre una colina donde se puede divisar prácticamente toda la comarca.

 

Efectivamente, la localización geográfica de Cela es muy interesante, ya que se encuentra apenas entre el río de Agres y el río del barranco de Turballos, en una posición elevada y privilegiada, tanto en cuanto al paisaje que domina (se puede vislumbrar Muro, Cocentaina, toda la sierra de Mariola), así como por los pozos de agua de que dispone, y esto recuerda un poco su étimo latino o mozárabe: SITULA o sitla; es decir, aceitera, cubo lleno de agua. Y es bien cierto; de todos es sabido que Setla dispone de mucha agua.

 

Nosotros nos decantamos a pensar en el origen latino del sitio de acuerdo con lo que plantea Rafael Azuar, que las poblaciones musulmanas se asentaban en las partes más bajas del territorio (Benàmer, Alcocer, etc.), buscando las aguas del río; no es el caso de Cela, ni de Muro, Turballos, Gaianes o Cocentaina, las cuales se ubicaron en los lugares más altos, para poder divisar mejor los posibles ataques.

 

En cualquier caso, Setla pasó en el mundo árabe entre el 713-794 y 1238 y, por esta posición estratégica, es fácil pensar que sus habitantes no tendrían la necesidad de desplazarse a ningún castillo a protegerse (Alcocer se encuentra cerca, pero en una cota de 350 metros de altitud), ya que se encuentra a 410 metros de altitud. Es de suponer que aguantarían bien el envite de las supuestas incursiones en su radio de influencia.

 

En época musulmana si el pueblo era de origen latino, es de suponer que se convertiría en qariya como Benàmer y l'Alquería dels Capellans. Por tanto, Setla, por lo menos, las dos construcciones más importantes del pueblo, es decir, el palacio de la señoría y la iglesia, estaría formada por una construcción con habitaciones para el propietario, cultivos cercanos, una torreta para mirar, etc.

 

Efectivamente, así es en la actualidad, y teniendo en cuenta el tiempo pasado, el Palacio del Marqués de Setla; es Palacio como todavía dice la gente mayor, ubicado en el número 26 de la plaza del pueblo, justo al lado de la iglesia de San Joaquín, la cual también podría tener sus orígenes como mezquita, por su orientación (8). Este Palacio, así como la iglesia parroquial, presenta la puerta principal de la construcción hacia el SE, o más o menos, hacia el mediodía (10) y es una construcción muy alta y ancha que pudo ser la antigua qariya. En la parte trasera, presenta un patio muy grande que linda con el calle Nueva. Estas dos construcciones están conectadas, ya que el Marqués de Setla podía escuchar misa sin salir de casa a través de un balcón interior que da a la iglesia.

 

Así pues, Setla sería en época musulmana la plaza de la iglesia con la mezquita, y el horno que se encuentra en el número 1 de la plaza, justo frente a la iglesia (actualmente cerrado), la calle Mayor y la calle del Ángel (donde hay un lavadero). Posteriormente, se construiría la calle que da al otro lavadero que hay en la Costera, es decir, el camino de Turballos. En época cristiana, se construiría el ravalet y posteriormente (a finales del siglo XVIII, principios del XX) se construiría la calle Nueva y el callejón de la iglesia que unía la parte nueva con la parte vieja; es decir, la calle Sierra; y ya en el último tercio del siglo XX se construirían las escuelas y el bar, ya que las escuelas antiguas estaban partidas: los niños iban al número 16 de la plaza y las niñas al número 13 de la calle Mayor. En la última década se ha abierto una calle justo detrás de la calle Nueva; todavía no tiene nombre. Es la población con más proyección de todas las que conforman el término de Muro...». (11)

 

 

(1) Francisco de Paula Momblanch. Aunque ha tenido varias denominaciones a lo largo de la historia: Sella de Muro en el siglo XVI, Sella de Agres …

(2) Elia Gonzálbez, bebiendo de Primitivo Alberola, documenta 15 capítulos del establecimiento del sitio a favor de moros de Muro, en 1515, pero que este establecimiento no debe entenderse como una carta puebla, como veremos después.

(3) Jaime Solbes Calbo. En 1574, cuando la iglesia de Muro se separa de Cocentaina, podemos pensar que Setla se separa de la de Muro, ya que el pueblo nunca ha formado parte del Condado de Cocentaina, si no de la familia Bosch.

(4) Francisco Mariano Nipho Cagigal. Periodista aragonés. 1719-1803.

(5) Nótese que los trata como pueblos independientes de Muro.

(6) Nótese que Setla ya no es un pueblo independiente y pertenece a Muro. En la actualidad, 2010, el pueblo presenta 106 casas. En 91 años de diferencia, se han construido 18 casas.

(7) El topònimo se pronuncia [dÉllE]. Coromines, plantea que podría provenir del árabe sitla o satla "cetra", o sea, una especie de Caduf, cubo o aceitera, y tomado del latín SITULA "cubo"; es decir, podría ser de origen latino SITULA directamente, por el mozárabe, o por medio del préstamo arábigo, ya que junto al nombre genérico sit(a)l en árabe había la forma sitla. Lo documenta la forma Sella de Muro en el siglo XVI. Francisco de Paula Momblanch, piensa que el topónimo podría ser de origen latino CELLA "despensa" "almacén" de cosechas de aceite, vino, etc. Joan Ponsoda, documenta las formas Cehla, Cehlla, Cehla, Sella en los años 1275-76. Luis Fullana, documenta las formas Celha o Cella de Núñez.

(8) La puerta principal del templo está orientada hacia el mediodía y podría constituir el antiguo mirab (9) de la mezquita.

(9) Al igual que el altar cristiano la mezquita tiene como eje fundamental el Mirab, un nicho o espacio semicircular siempre vacío, pues evoca la figura del profeta Mahoma.

(10) El pueblo está conformado por diez calles; a saber: la plaza de la Iglesia, la calle del Ángel, la calle del Río, la calle del Llavador, la Costera o el camino de Turballos, la calle Nueva, la calle Sierra, la calle Mayor, la avenida de la 2ª Germania, la calle del Ravalet y la calle de María Magdalena, patrona de Setla. También hay "los Pinets", en la parte alta del pueblo, y que antiguamente era una era. Todavía hay las restos de otra era detrás de los bancales de la calle Nueva y donde en la actualidad se realizan actos lúdicos en fiestas del pueblo (en agosto), tales como la exhibición de doma de caballos. El cementerio se encuentra fuera de la población a la izquierda del camino del Mas de Alfafar.

(11) Josep-Vicent Cascant i Jordà. Aproximació a la Toponimia de Muro. Alberri, núm. 20, Ed. Centre d’Estudis Contestans (CEC), Ajuntament de Cocentaina, Institut Juan Gil Albert, Cocentaina, 2010.

(12) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-histórico-estadístico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

 

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

    

Manolo Serrano, 02/08/2012                                                                      Manolo Serrano, 02/08/2012                                                         

 

Última actualización: 16/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c04792m.jpg