Iglesia de San Francisco de Paula (Turballos)

 

«...Turballos es la más alejada de todas las pedanías que abarca el término de Muro. Se encuentra situada al pie de la ladera izquierda de la sierra del Benicadell, a 520 metros de altitud, entre el puerto de Albaida y Gayanes y, de acuerdo con la Gran enciclopedia de la región valenciana, la aldea disponía de 4 habitantes, en 1970. Actualmente, en 2006, el pueblo presenta 62 vecinos, según la citada enciclopedia. Tiene una pequeña iglesia consagrada a San Francisco de Paula. Dispuso de ayuntamiento propio hasta 1845, año en que fue añadido a Setla de Nunyes, ya que no disponía de los 30 vecinos que marcaba la ley.

 

La primera vez que aparece Turballos es en el Llibre del Repartiment, libro segundo en 1249, en el que podemos leer: “...A Pere del Bosch, justícia de Xàtiva, l'alqueria anomenada Torbayllos, tota íntegra, en heretat franca, llevat dels forns i molins. 11 d’agost...”. (A Pedro del Bosch, justicia de Xàtiva, la alquería llamada Torbayllos, toda íntegra, en heredad franca, salvo los hornos y molinos. 11 de agosto).

 

Joan Coromines, a través de esta descripción de la población, piensa que esta aldea ya existiría antes de la conquista musulmana y le da un origen; no latino sino paleohispánico: TURGALIUMgran mercado, mercadillo, ferial, lugar donde se mercadea.(1).

 

Teniendo en cuenta que hay muchos lugares en los alrededores de Turballos que pueden ser de origen prerromano, como por las excavaciones arqueológicas de origen ibérico cercanas (el alto del Punzón, el mas de Alfafar, etc.), como por su altitud, es fácil pensar que esta aldea no es de origen latino sino anterior y, podría ser un punto de mercadeo de otras poblaciones vecinas que irían a canjear víveres (recordemos que Turballos se encuentra muy cerca del puerto de Albaida, y por tanto, muy bien comunicado con el exterior).

 

En cualquier caso, Turballos se arabiza entre el 713-794 y el 1238, y cuando pasa a manos cristianas, en 1249, la población es totalmente musulmana.

 

En tanto que no es una población de origen árabe, es lógico pensar que la aldea estaría conformada por cabañas con utensilios de cocina y del campo, que posteriormente conformarían la qariya islámica con, posiblemente, una especie de mezquita anexada. Estas dos construcciones se convertirían, después, en la casa del señor del pueblo y en la iglesia respectivamente, tal y como debió ocurrir con Setla; con l'Alquería dels Capellans y Benàmer la iglesia no linda con la construcción señorial, ya que son construcciones posteriores; con Muro, no nos podemos aventurar. En el caso de Turballos, la antigua qariya podría ser la antigua casa de Rafael Eduardo (como la llama coloquialmente la gente), situada al lado mismo de la iglesia, en la plaza. Esta construcción está orientada, más o menos, hacia el SE-S. (2).

 

Como en el caso de Cela, y teniendo en cuenta que se encuentra en una posición elevada y privilegiada, podemos pensar no tendrían la necesidad de desplazarse a ningún castillo en protegerse en las agitadas épocas de las dominaciones almorávide y almohade (las poblaciones más cercanas son Setla y Gaianes, respectivamente) y aguantarían bien las supuestas incursiones a la aldea.

 

En 1358 el señor de Turballos era Berenguer de Fabra, vecino de Valencia. El 13 de octubre de 1407 Galceran de Loris vendió la aldea a Martín Ruiz. El 1 de abril de 1452 Juan Satorre y su mujer venden este señorío a Ximen Roís de Corella, primer conde de Cocentaina, siendo, a partir de ese momento, parte del Condado de Cocentaina.

 

Casi 20 años después de la compra de la aldea por el primer conde de Cocentaina, el 21 de octubre 1515, se acuerdan los capítulos del establecimiento de Turballos. Son 15 capítulos de el establecimiento del lugar a favor de moros de Muro, ya que estaba considerada como una alquería. En esta alquería vivían 14 ó 15 familias de mudéjares que constituían un tipo de comunidad local regida por alamí y aljamas. Este establecimiento no se ha de entender como una carta puebla, lo que sí se producirá tras la expulsión los moriscos, en 1616 (3), y vinculada a Muro.

 

Turballos presentaba una población, en 1520, de 40 casas; es decir, 160 habitantes que podría ser la misma población, o menos, que en 1609, año de la expulsión de los moriscos. Eclesiásticamente hablando, Turballos dependerá de la iglesia de Gaianes (5), y posteriormente pasará a depender de Setla.

 

Con el despoblamiento del pueblo, no será hasta el 1616 que el conde de Cocentaina, Gastón Ruiz de Corella, se plantea repoblarlo; pero teniendo en cuenta que lo vincula a Muro (y ya se saben las duras condiciones de la carta Puebla de Muro, de 1611), la derrota de la Segunda Germanía, en 1693 (que también perdería habitantes), los 160 habitantes que tenía en 1520 no los recuperaría hasta el último tercio del siglo XVIII, es decir, de 1771 en adelante, es decir en 162 años, ya que será a partir de estas fechas que los diversos autores irán reseñando los pueblos que visitan. Así, Francisco Mariano Nipho Cagigal nos dice de Turballos, en 1771: “...(Lugar) del mismo Condado, tiene de término media legua de circunferencia: cultiva varias huertas, olivares, viñas, tierras de pan llevar, frutas, y hortalizas, cuyos abonos, y riegos son los mismos de Cosentayna: se curte para la leña del Monte de Benicadell. [...] Consta de 14 vecinos: dista de Alcoy unas dos leguas escasas; tiene una Iglesia, sufragánea del vicariato de Alcocér...”.

 

En 1778 Turballos tenía 153 habitantes según el censo de Floridablanca.

 

Cavanilles, en 1797, nos habla de Turballos, vinculado a Setla, y sólo nos dice que forma parte de los nueve que conforman la región, todo acotando con el río de Agres: “…y tres quartos de hora hacia el poniente de este pueblo [Gaianes] está Turballos, aldea de 18 vecinos, anexo, Selha, que tiene 74. Sus términos reunidos tienen tres quartos de hora de norte a sur, y apenas la mitad de oriente a poniente: el suelo es desigual de tierra rojiza en las cercanías de Turballos, y de albarís en las de Selha: sus vecinos aprovechan las aguas del rio de Agres, que distribuyen por los campos reducidos a graderías en las largas cuestas de los ribazos del rio. Los campos de Turballos no pueden disfrutarlas por su mucha altura, pero se riega con las de una fuente copiosa que sale por entre peñas. Era menor su caudal pocos años hace, y se aumentó por medio de una excavación hecha en la falda del monte, con lo qual aumentaron las huertas: el agua es blanda, y al salir conserva su calor moderado...”.

 

En 1849, Madoz, nos dice de Turballos: “...Lugar agregado en el año 1845 á Cela de Núñez, de la provincia de Alicante, partido judicial de Cocentaina audiencia territorial, capitanía general y diócesis de Valencia. SITUADO al pie de la parte meridional de la montaña de Benicadell; le baten los vientos del Norte y Este. Su CLIMA es templado y sano. Tiene 24 CASAS; una iglesia dedicada a San Francisco de Paula, aneja de la de Cela, y un cementerio á 300 pasos al Sur del pueblo. Los vecinos se surten para sus usos de 2 fuentes que hay en la inmediaciones de aguas algo flojas. Carece de TERMINO por estar comprendido en el de Cela de Núñez, y sus confrontaciones son, por el Norte y Oeste Muro; Este Gayanes, y Sur Cela de Núñez: comprende el monte de Benicadell. El TERRENO es secano de regular calidad, y una porción de huertas que se riega de la abundante fuente que brota en las faldas del monte antes mencionado. CAMINOS: la carretera para Alicante, y otras sendas á los pueblos limítrofes, en mal estado. El CORREO se recibe de Cela tres veces á la semana. PRODUCTOS: trigo, maiz, vino y aceite; mantiene poco ganado lanar y cabrío. INDUSTRIA: la agrícola. POBLACIÓN: 23 vecinos, 96 almas...”. (6)

 

Francisco Figueras Pacheco, en 1919, reseña que Turballos tiene 19 edificios (50-60 habitantes?), y que su iglesia es anexada a la de Cela.

 

Y, finalmente, José Sanchis Sivera, en 1922, nos dirá de Turballos: “...Turballos, Torballos. Es un caserío de 150 habitantes, del arciprestazgo de Concentaina, anejo de Setla de Núñez, cuya iglesia está dedicada a San Francisco de Paula. Tal vez sea la alquería que el Repartimiento indica con el nombre de Torbayllos, que concedió D. Jaime el 11 de agosto de 1247 a P[edro] Bosch, toda íntegra, pero sin hornos y molinos. Al erigirse la iglesia de Gayanes en 1535, se le dió por anejo, y entonces contaba con once casas de moriscos. Ejerció el señorío el conde de Concentaina...”.

 

Como se puede comprobar, hay un baile de números relativamente grande con respecto a los habitantes de Turballos en 151 años de diferencia.

 

Para concluir, podemos decir, pues, que la fisonomía de Turballos no ha cambiado prácticamente nada en 761 años, como mínimo de existencia.

 

A partir de los años 80 del siglo pasado se dio un hecho curioso: vivían unos pocos vecinos, pero se estableció una comunidad religiosa que quería vivir de acuerdo con los principios del Cristianismo y la Ecología. Una comunidad Ecuménica, de la no violencia y desnuclearizada, que acabó transformando profundamente el pueblo. Gracias al padre Vicente Micó, se restauraron la mayoría de casas derribadas; se reconstruyó la iglesia (de planta griega, no latina, según nos dijo él mismo); se sacó el tráfico de vehículos por fuera de la población; etc. En definitiva, restauraron todo el pueblo intentando respetar su estructura original. Hoy por hoy es un lugar muy admirado todo el País Valenciano, porque están poniendo en práctica el concepto de ecoaldeas...». (7)

 

 

(1) La mayoría de los autores están de acuerden que el topónimo es de origen incierto. Joan Ponsoda, documenta las formas Turballos, Turbayllos y To(r)ballos, en 1275-76. El padre Luis Fullana, transcribe el topónimo Torbaylos, Torbayllos y Turballos.

 

(2) Es decir, la puerta de la iglesia mira hacia el N pero el altar hacia S-SE, más o menos. La casa presenta el mismo planteamiento que en Benàmer; es decir, la puerta de entrada a la casa, así como el gran patio posterior, se encuentra de cara al sol. El pueblo está conformado por la calle principal el que corta el pueblo en dos: la calle mayor, con la plaza de la Iglesia, la calle que da al camino del puerto de Albaida y la fuente de Turballos (donde hay una casa con una almazara), la calle del Ravalet, y dos lavaderos: uno muy pequeño (al principio de la plaza), y el otro en la parte alta del pueblo, esto es en la fuente de Turballos, con una balsa. Las fiestas del pueblo se celebran en septiembre, dedicadas a San Francisco de Paula. El cementerio, muy pequeño, se encuentra a la entrada de la población, dirección del puerto de Albaida.

 

(3) Primitivo J. Pla Alberola. En agosto de 1616, se establecen las tierras de Turballos y sus pobladores tienen el cargo de pagar y responder los censos sobredichos ciertos y constantes, además de ellos la tercera parte de la aceituna y la cuarta de higo, conforme el capitulado en el dicho acto de población (de Muro). Esto declarado que están derogados los capítulos que tratan de la “responsió” (4) del vino, pasa y hoja, están las tierras cargadas a “responsió” (4) en grano, y en todo lo demás con cargo de observar los dichos capítulos.

 

(4) Responsió. Pago periódico, tributo, que se satisfacía al tesoro de ciertas órdenes militares, o de ciertas corporaciones públicas.

 

(5) Primitivo J. Alberola. En 1530 se construye la iglesia de Muro y se le añadirán Setla
Benifit, Benàmer y otras alquerías, hoy desaparecidas. Turballos, en cambio, pasará a depender de la iglesia de Gaianes, la cual fue erigida, el 1535, y consagrada a Santiago.

 

(6) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

 

(7) Josep-Vicent Cascant i Jordà. Aproximació a la toponimia de Muro. Alberri, núm. 20, Ed. Centre d’Estudis Contestans (CEC), Ajuntament de Cocentaina, Institut Juan Gil Albert, Cocentaina, 2010.

 

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Manolo Serrano, 02/08/2012

 

Última actualización: 16/06/2020

 

Imagen Aleatoria

c00827.jpg