Compañía del Ferrocarril de Langreo

 

En 1846 se funda la Compañía del Ferrocarril de Langreo, con el objetivo de construir y explotar un ferrocarril para el transporte de los carbones de la cuenca de Langreo, hasta el puerto de Gijón. El proyecto que inicialmente preveía un ferrocarril de Sama de Langreo a Gijón y Villaviciosa, formulado por D. Eduardo Elduayen, fue aprobado el 24 de noviembre de ese mismo año, iniciándose las obras a mediados de 1847 e inaugurándose el primer tramo, Pinzales-Gijón, el 25 de agosto de 1852. La conclusión del tendido férreo en 1856, hace que este ferrocarril sea el tercero de los construidos en España. Posteriormente se ampliaría la concesión primitiva con las de Laviana a Sama, Sama a Samuño, Sotiello a Musel y Santa Bárbara.


El ancho de vía adoptado fue de 1435 mm., conocido actualmente como ancho internacional, europeo, unificado o UIC. Los orígenes de este ancho de vía se remontan a 1801 cuando se abre al público, en Surrey, (condado del S.E. de Inglaterra) una línea de transporte de carruajes sobre carriles arrastrados por caballerías. Construido por William Jessop, estableció la distancia entre bordes internos de los carriles en 4 pies y 8 ½ pulgadas.


Del material motor empleado en los primeros años de explotación, el testimonio más antiguo lo constituyen las locomotoras suministradas por Hohenzoller en 1883. Se recibieron con números de fábrica 291/292 que en el Ferrocarril de Langreo fueron designadas nº 15, “Sotrondio” y nº 16, “Laviana”.


Sirvieron de prototipo para las que en 1888, La Maquinista Terrestre y Marítima suministró al Ferrocarril de Sarriá a Barcelona, numeradas 11/12 (números de fábrica 5/6, posteriores RENFE, 030-0232/030-0233).

 

El Ferrocarril de Langreo, cedió ambas locomotoras a la Junta de Obras del Puerto de Gijón donde conservaron la numeración primitiva. Desguazada con posterioridad a 1981 la número 15, su compañera se encuentra en unas dependencias próximas a la estación de Alcázar de San Juan, en propiedad del coleccionista de material ferroviario Luciano Vañó.

 

 

Nº 15 "Sotrondio". Tipo 030-T. Ancho de vía 1435 mm.

Hohenzollern/291/1883

Aboño, 1981. Mariano Orozco.

 

 

 

Nº 16 "Laviana". Tipo 030-T. Ancho de vía 1435 mm.

Hohenzollern/292/1883

Alcázar de San Juan, mayo 1988. Manolo Serrano.

 

Entre las locomotoras más características del Ferrocarril de Langreo, se encuentran las correspondientes a la serie 24/32, construidas por el fabricante belga Haine St. Pierre y suministradas en varios lotes:

 

Año Nº Langreo Nº fca.
1906 24/25 863/864
1907 26/27 945/946
1908 28/29 909/910
1911 30 1057
1914 31/32 1235/1236

 

En los años setenta, con motivo de la clausura de la tracción vapor, fueron retiradas del servicio y desguazadas. Afortunadamente se salvaron de este final las 30 y 31.

 

Cedidas por FEVE para su preservación a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Asturias, permanecieron durante años en las proximidades de la antigua estación de RENFE, de Gijón, pasando posteriormente a depender del Museo del Ferrocarril de Asturias que procedió a restaurar la número 30.

 

 

Nº 30. Tipo 030-PT. Ancho de vía 1435 mm.

HSP/1057/1911

Gijón, septiembre 1987. Manolo Serrano

 

Nº 31. Tipo 030-PT. Ancho de vía 1435 mm.

HSP/1235/1914

Gijón, septiembre 1987. Manolo Serrano

 

Una de las consecuencias de la Primera Guerra Mundial fue el incremento de la producción carbonífera en la cuenca de Langreo. El material motor de que disponía la compañía era insuficiente para las necesidades del transporte y al mismo tiempo, debido al conflicto, existían grandes dificultades para adquirir nuevas locomotoras.


El Ferrocarril de Langreo incorporó a su parque, probablemente cuando finalizó dicha contienda, seis locomotoras de procedencia norteamericana, construidas por Vulcan Iron Works entre 1917 y 1918, para cubrir las necesidades militares del ejército desplazado en Europa.


Llevaban los números de fábrica 2645, 2646, 2825, 2829, 2843 y 2845, siendo numeradas en el ferrocarril 33/38, respectivamente.


Estas locomotoras, dotadas de gran potencia, dieron un buen resultado, por lo que se encargó a Babcock & Wilcox la construcción de doce unidades basadas en éstas y que suministradas entre 1925 y 1942, constituyeron la serie 39/50:

 

Año Nº Langreo Nº fca.
1925 39/41 132/134
1928 42/46 228/232
1931 47/48 419/420
1942 49/50 515/516

 

Clausurada la tracción vapor a mediados de los setenta, se retiraron del servicio procediéndose a su desguace. De este proceso se salvaron dos unidades:

 

Nº 45. Fue cedida por FEVE a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Asturias que procedió a su restauración. En el verano de 1982, cuando se intentaba ponerla en funcionamiento, debido a la presión de la caldera, reventaron varios tubos de la misma y ante la falta de repuestos y otras dificultades, se abandonó el proyecto, apartándose en las inmediaciones de la antigua estación de RENFE, de Gijón, pasando posteriormente a depender del Museo del Ferrocarril de Asturias.


Nº 46.Con anterioridad a la clausura de este tipo de tracción, había sufrido un accidente en las proximidades del apeadero de Carrocera y a consecuencia del mismo quedó prácticamente destruida siendo apartada en ese mismo lugar. Actualmente se encuentra en el Museo de la Minería y la Industria en El Entrego.

 

 

Nº 45. Tipo 030-T. Ancho de vía 1435 mm.

B&W/231/1928

Gijón, septiembre 1987. Manolo Serrano

 

Nº 45. Tipo 030-T. Ancho de vía 1435 mm.

B&W/231/1928

Gijón, 06/05/1988. Manolo Serrano

 

 

Nº 46. Tipo 030-T. Ancho de vía 1435 mm.

B&W/232/1928

Carrocera, septiembre 1987. Manolo Serrano

 

Última actualización: noviembre/2013

 

 

Imagen Aleatoria

b0435-m.jpg