Iglesia de San Juan Bautista

 

«Muro de Alcoy es una rica villa de 3111 habitantes, del arciprestazgo de Concentaina, y curato de ascenso de primera desde el último arreglo parroquial, pues antes lo era de segunda. En tiempo de los árabes fué una alquería que D. Jaime dió al sarraceno setabense Çalema Hoto, con hornos y molinos, en 19 de septiembre de 1240, la cual dice el Repartimiento se halla inter aldeas Consoltanie o Coçoltanie. En diferentes días del mes de mayo de 1249 se dieron tierras de esta alquería a Eixemen Oxova, Juan de Najara, Miguel Arguixo y Domingo Lupo. Pertenecía su cristiandad a Concentaina, de la que se desmembró en 1535, erigiéndose en parroquia, con la advocación de San Juan Bautista, que es la que hoy tiene, y los anejos Sella o Celha, Benufit, Benhamir y Serra, cuyos habitantes, por estar cercanos, iban a Misa los días festivos y a cumplir sus deberes religiosos a la iglesia matriz. En tiempos del Beato Patriarca constaba de 87 casas de cristianos nuevos y de 220 en los de Escolano (1). El señorío lo tenía el conde de Concentaina, y en tiempo de Pedro III lo tuvo el famoso almirante Roger de Lauria. La iglesia, que es muy hermosa, se concluyó en 1837, y en ella había cinco beneficios, hoy incongruos por la desamortización. [...]» (2)

 

«Hacia el año 1490, Muro tenía una iglesia, San Juan Bautista, en el centro del núcleo antiguo de la población y una mezquita en la placeta de Santo Tomás. Esta primitiva iglesia tenía dos puertas de acceso, una daba a la Plaça de l'Esglesia y la otra era llamada “la de dalt”. El altar mayor estaba adosado a la pared que linda con la calle del Carmen, llamada en ese momento “carrer Calalí”.

 

Sus reducidas dimensiones obligaron a reiteradas ampliaciones, destacando las realizadas en los años 1607 y 1791 y 1837. Para realizar estas últimas, se compraron varias casas colindantes dando lugar al espacioso templo actual.

 

La primitiva iglesia era un edificio de estilo renacentista, con una sola nave abovedada, cuatro capillas a cada lado y dos sacristías, entre las cuales se alzaba el altar mayor. Los arcos eran de ladrillo y las esquinas y portada principal de piedra labrada con molduras.

 

La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista de planta rectangular, consta de 3 naves. La nave principal de mayor dimensión que las dos laterales, éstas con capillas adosadas.» (3)

 

El actual templo es citado por Madoz: “...una hermosa iglesia parroquial concluida en 1837, dedicada á San Juan Bautista, servida por un cura de segundo ascenso y provisión ordinaria, un vicario y 5 beneficiados”. (4)

 

«Este templo, iniciado en 1827, sería inaugurado en 1837, siendo su arquitecto Fray Vicente Cuenca.

 

Formando parte del proyecto se encontraba el del retablo del altar mayor, que además de la parte destinada a la pintura, debía poseer unas figuras escultóricas que rematarían el conjunto, unos ángeles en la parte central y estatuas de Adán y Eva en las esquinas. En cuanto a la pintura del retablo, se realizó durante los años 1604 a 1607 siendo su autor Jerónimo Rodríguez de Espinosa, ayudado por Jaime Terol como decorador. Componían un conjunto total de nueve tablas, cuatro de las cuales se encuentran en paradero desconocido y las cinco restantes en la actualidad en el Museo Diocesano de Valencia, lugar al que fueron trasladadas en 1923, hallándose en mal estado de conservación, debido en parte, al incendio sufrido el Palacio Arzobispal durante la guerra civil.» (3)

 

En la actual iglesia de San Juan Bautista destaca el imponente imafronte de sillería, formado por un paramento liso en el que se dibujan en relieve grandes rectángulos que remarcan la composición de la arquitectura. Algunos remates sin esculpir acentúan el carácter macizo y abstracto de la obra. Junto a ella, a los pies del templo, se levanta una esbelta torre de seis cuerpos, los cuatro inferiores de sillería y los otros de ladrillo.

 

Sobre el crucero hay una cúpula sin tambor de tejas azules y blancas, con una gran linterna, que se caracteriza por los huecos ovalados de iluminación y por la galería exterior que la rodea.

 

La planta, de cruz latina, es rectangular, de forma que la capilla de la Comunión y la sacristía se sitúan a ambos lados del presbiterio. La nave principal tiene tres tramos y está cubierta con bóveda de cañón muy “sui-generis”, ya que está rebajada en sus extremos para albergar los exagerados lunetos laterales que, junto a las ventanas semicirculares de los extremos de la nave, iluminan el interior. Las capillas laterales están cubiertas con bóvedas vaídas comunicadas por arcos de igual tamaño que los que recaen sobre la nave, de forma que asemejan ser naves laterales. Aparece una galería corrida sobre el arquitrabe.

 

En el altar mayor hay un retablo de madera posterior a la guerra civil. A los pies se levanta un pequeño coro alto con carácter exento y dos altares neoclásicos en los brazos del crucero, así como interesantes portadas neoclásicas en la capilla de la Comunión y en la sacristía.

 

En las bóvedas y pechinas tienen interés los frescos del pintor M. Parra, que narran la vida de San Juan.» (5)

 

(1) Gaspar Juan Escolano, eclesiástico, historiador y arabista. Valencia 1560- Valencia 1619.

(2) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(3) Ayuntamiento de Muro de Alcoy.

(4) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1849.

(5) Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

 

 

    

Manolo Serrano, 20/11/2012                                                                     Manolo Serrano, 20/11/2012

 

    

Manolo Serrano, 20/11/2012                                                                      Manolo Serrano, 20/11/2012

 

    

Manolo Serrano, 20/11/2012                                                                      Manolo Serrano, 20/11/2012

 

Última actualización: 25/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c04751m.jpg