Sociedad Industrial Asturiana "Santa Bárbara"

 

Los orígenes de esta empresa se remontan a 1879, cuando se crea en París, la Sociedad de Minas y Fábricas de Moreda y Gijón. Inaugurado en 1880 el primer horno siderúrgico, el desarrollo y evolución de la sociedad es consecuencia de que a primeros de 1886, se decida separar las explotaciones mineras de las siderúrgicas, creándose al efecto la Sociedad Anónima Fábrica de Moreda y Gijón.


Por otro lado, el primero de abril de 1895 se constituye en Oviedo, la Sociedad Industrial Asturiana "Santa Bárbara", que el 31 de octubre de 1899 adquiere la Sociedad Anónima Fábricas de Moreda y Gijón.


En Santullano y sirviendo de enlace con la Compañía General de Ferrocarriles Vasco-Asturiana, tenía su inicio un tendido férreo con ancho de vía de 750 mm., que llegaba hasta Cabañaquinta. Este ferrocarril denominado Tranvía a Vapor de Santullano a Cabañaquinta, aunque de carácter eminentemente minero, prestó durante gran parte de su existencia servicio de viajeros.


Sus antecedentes se remontan a 1875 en que se solicita la primera autorización para la construcción de un ferrocarril entre Santullano y Cabañaquinta. Diversas vicisitudes dan lugar a la paralización de las obras y que la concesión se otorgue en 1915 a favor de la Sociedad Industrial Asturiana "Santa Bárbara" que, con el fin de explotar y facilitar la salida de los productos de los yacimientos situados en Moreda (Minas Pepita y Dolores) reinicia la construcción y a partir de 1917 comienza la explotación del mismo, manteniéndose operativo hasta 1967.


El parque motor destinado primordialmente a este ferrocarril llego a contar con siete locomotoras de vapor, adquiridas al fabricante norteamericano Vulcan Iron Works. Cinco de tres ejes acoplados y las restantes de dos, teniendo todas ellas los tanques de agua situados sobre el domo de la caldera.

 

Las de dos ejes acoplados recibieron los números 1 y 4. La primera de ellas permaneció expuesta durante mucho tiempo en el lavadero de carbones de Sovilla y actualmente se encuentra preservada en el Museo del Ferrocarril de Asturias, en Gijón.

 

 

Nº 1. Tipo 020-ST. Ancho de vía 750 mm.

Vulcan/2497/1916

Ujo-Sovilla, mayo 1988. Manolo Serrano.

 

Nº 1. Tipo 020-ST. Ancho de vía 750 mm.

Vulcan/2497/1916

Gijón, julio 1999. Manolo Serrano.

 

De las cinco locomotoras suministradas por Vulcan Iron Works, de tres ejes acoplados numeradas 2, 3, 5, 6 y 7, subsiste únicamente la que llevó el número 3. Finalizado su ciclo de vida activo, fue apartada en las instalaciones del lavadero de carbones de Sovilla y posteriormente expuesta en el Pozo San Jorge, próximo a Caborana.

 

 

Nº 3. Tipo 030-ST. Ancho de vía 750 mm.

Vulcan/2511/1913

Ujo-Sovilla, mayo 1988. Manolo Serrano.

 

Las instalaciones de la factoría principal en Gijón, disponían de conexión con las líneas de la Compañía del Norte y el Ferrocarril de Langreo, además de una red interior con ancho de vía de 600 mm.


Del material motor destinado a la citada red interior, subsiste actualmente una locomotora del tipo 020-T, que corresponde a una serie de 58 unidades construidas por Henschel en 1918, con destino a un ferrocarril de Mesopotamia explotado por el Ejército Turco. De éstas, antes de su envío, el Ejército Español adquirió 35 unidades que empleó en la Campaña del Rif durante la Guerra de Marruecos. Las supervivientes fueron trasladadas a la península, pasando a depender del Servicio Militar de Ferrocarriles, que las destinó al Ferrocarril Militar de Manzanares-Cuatro Vientos-Leganés.


Hacia 1940, la Sociedad Industrial Asturiana "Santa Bárbara" adquirió las que llevaban los números de fábrica 16061 y 16056, que pasó a designar Nº 4, “Ángel del Campo” y Nº 5, “M. Herrero”. Desguazada en fecha incierta esta última, su compañera fue adquirida por el coleccionista de material ferroviario J.L. Rius Safont de Valencia, que actualmente la conserva en la localidad de Ribarroja de Turia.


A modo de información complementaria, hemos de decir que el ancho de vía original de la locomotora era de 600 mm., y que actualmente es de 1000 mm. Ello podría deberse a que no siendo necesaria en las instalaciones de Gijón, se decidiera su traslado a la fábrica de briquetas de Figaredo, donde existía un tendido férreo con ancho de vía métrico de enlace con el Ferrocarril Vasco-Asturiano y por este motivo, se habría realizado la transformación.

 

 

Nº 4 "Ángel del Campo". Tipo 020-T. Ancho de vía 1000 mm.

Henschel/16061/1918

 

Entre 1902 y 1904, la Sociedad General de Ferrocarriles Vasco-Asturiana adquirió al constructor británico Hunslet Engine, cuatro locomotoras del tipo 030-T, que fueron suministradas con los números de fábrica 782/785. Constituyeron la serie 20/23, recibiendo además los nombres de “Caudal”, “Nalón”, “Narcea” y “Cubia”, respectivamente.


Las 20 y 22 se desguazaron en fecha indeterminada al igual que la 23, que en 1961, había sido vendida a Fábrica de Mieres. En ese mismo año, la Sociedad Industrial Asturiana "Santa Bárbara” adquirió al citado ferrocarril la locomotora número 21, que destinó a la fábrica de briquetas de Figaredo y al ramal de enlace de ancho de vía métrico, con el Vasco-Asturiano.


Dada de baja al servicio, fue apartada en el complejo de HUNOSA, en Turón, hasta su traslado al Museo del Ferrocarril de Asturias, en Gijón.

 

 

Nº 21 "Nalón". Tipo 030-T. Ancho de vía 1000 mm.

Hunslet/783/1902

Turón, 04/05/1988. Manolo Serrano.

 

Última actualización: noviembre/2013

 

 

Imagen Aleatoria

b0422-m.jpg