Sociedad Anónima Minas de Riosa

 

Los yacimientos carboníferos de la zona de Riosa comenzaron a ser explotados en 1846 por la Fábrica Nacional de Cañones de Trubia, que destinaba el producto para su propio consumo.


Los altos costes de producción motivaron que hacia 1852, se abandonaran las labores de extracción y el Estado, propietario de los terrenos, procedió a la subasta pública de los yacimientos (Coto Hullero de Riosa y Morcín), que fueron adquiridos en 1899 por la constituida el 19 de abril de ese año, Sociedad Anónima Minas de Riosa.


Esta compañía construyó un ramal con ancho de vía de 1674 mm., desde los lavaderos, en La Pereda, hasta las vías de la Compañía del Norte, en Ablaña. El movimiento de los vagones era realizado por una locomotora del tipo 020-WT, construida por Orenstein & Koppel en 1901, con número de fábrica 756, bautizada en esta sociedad, “César”.


A comienzo de los años veinte, el incremento de la producción hizo necesaria la incorporación de otra locomotora. Ésta fue suministrada en 1924 por Haine St. Pierre con número de fábrica 1432, siendo designada “Riosa”.


En 1952 la Sociedad Anónima Minas de Riosa pasó a integrarse en ENSIDESA, que destinó las locomotoras a prestar servicio en la antigua Fábrica de Mieres. Entre ésta y el Pozo Barredo, entre el lavadero de El Batán y el enlace con el ferrocarril Vasco-Asturiano, en Mieres y también, en los ramales de la antigua Sociedad Hullera Española y en el lavadero de carbones de Sovilla.


La locomotora “Riosa”, que dejó de prestar servicio en 1984, se encuentra actualmente apartada en el antiguo lavadero de El Batán, próximo a Mieres.

 

 

Nº "Riosa". Tipo 030-T. Ancho de vía 1674 mm.

HSP/1432/1924

Ujo-Sovilla, mayo 1988. Manolo Serrano.

 

Esta sociedad disponía de una serie de líneas férreas con ancho de vía de 600 mm., que desde las diversas bocaminas de la zona, confluían en La Foz, desde aquí, el tendido se prolongaba hasta La Pereda, donde se encontraban los lavaderos y el ramal con ancho de vía de 1674 mm., que establecía el enlace con la Compañía del Norte, en Ablaña.


La explotación de las líneas con ancho de 600 mm., se inició con dos locomotoras de dos ejes acoplados. Una 020-T de Orenstein & Koppel y una 020-WT, construida por Krauss, en 1901. Resultando insuficientes estas dos máquinas, en 1908, se adquirió una tercera del tipo 020-WT a Orenstein & Koppel.


La última adquisición de material motor con tracción vapor y para este ancho de vía, se dirigió a la firma Krauss que, en 1914 suministró una locomotora del tipo 020-WT con número de fábrica 6926, que recibió en número 4 y el nombre de “Figaredo”.


Esta locomotora, la más potente del parque con ese ancho de vía, es la única que subsiste. En 2005 fue restaurada y encendida, encontrándose actualmente en el Pozo Monsacro, en la Foz.

 

 

 

Nº 4 "Figaredo". Tipo 020-WT. Ancho de vía 750 mm.

Krauss/6926/1914

Pozo Monsacro-La Foz, mayo 1988. Manolo Serrano.

 

La insuficiente capacidad para el transporte de minerales, del tendido con ancho de vía de 600 mm., entre La Pereda y La Foz, motivó que en 1914 se iniciara la construcción de otro tendido férreo con ancho de vía de 750 mm., que sería inaugurado en 1921. Desafortunadamente no subsiste ninguna locomotora empleada en este ferrocarril.

 

Última actualización: noviembre/2013

 

 

Imagen Aleatoria

b0320-m.jpg