Capilla del Castillo de Benejama

 

Sanchez y Sivera, refiriéndose a la población de Benejama, nos dice: «Los habitantes, siempre que los tuvo, fueron cristianos viejos, y ya en 1341 se puso capilla y pila bautismal en su castillo, por disposición del Obispo Ramón Gastón.» (*)

 

El Castillo de Beneixama se encontraba ubicado dentro del casco urbano de esta localidad del Alt Vinalopó. En la actualidad solo quedan algunos restos de la primitiva muralla en un solar ubicado en la salida Oeste de la población, aunque su resto más significativo lo constituye la ruina que se conoce como la Torre de Beneixama, a la que es fácil acceder ya que se encuentra muy cerca del centro del pueblo, adosada a la Plaza del Ayuntamiento, y remozada hace muy poco tiempo. Aunque no hay datos precisos, es muy posible que la torre del homenaje del castillo medieval estuviera ubicado en lo que hoy es alguna de las dos torres de la iglesia parroquial de San Juan Bautista

 

Los orígenes de Beneixama corresponden al período de dominación musulmana, cuando los árabes construyeron una alquería donde actualmente está ubicada la población y, posteriormente, un recinto amurallado con una atalaya almohade, que dio lugar a la posterior construcción del castillo, una vez reconquistada la plaza por los cristianos.

 

Estamos, por tanto, ante una construcción islámica de finales del siglo XII y principios del XIII, contemporánea a la construcción de la Torre del Negret, con quien forma las fortificaciones de esta localidad alicantina.

 

Poco se sabe respecto a la fortificación, pero como hecho más relevante se constata que el rey Jaime I se instaló en ella durante poco tiempo, probablemente en su camino hacia el castillo de Almizra, para la firma de su famoso Tratado con el infante Alfonso de Castilla, sobre las fronteras de sus respectivos reinos.

 

Su existencia está documentada en el Llibre del Repartiment, cuando se alude a que fue donada la localidad a Sancho Eiximini de Embit en julio de 1.248: «turrem que vocatur Benixamer et circa, Negret»

 

También, el cronista Escolano escribió a principios del siglo XVII: «Asi mesmo quedan las ruinas de los lugares, que se llamaron Benejama y Negrete, con sendas torres fuertes en cada uno de aquestos lugares, así como algunas caserías.»

 

En el año 1280, una vez se retiraron los musulmanes ante el asedio de las tropas cristianas, Beneixama fue nuevamente poblada por un pequeño número de habitantes cristianos.

 

De la Torre de Beneixama quedan pocos restos y es el mejor exponente de la fortificación a la que pertenecía, como elemento defensivo de la alquería musulmana.

 

Se conservan los restos de una torre de planta cuadrada, en fábrica de tapial, utilizada hasta hace pocos años como corral o almacén de aperos agrícolas.

 

Estaba bastante arrasada y presenta una altura máxima de unos 3 metros, midiendo sus lados unos 10 por 9,40 metros. Se aprecia en la parte inferior una estructura que servía de basamento hecha probablemente en un tipo de mampostería básica hecha de desiguales mampostes, ya que los tamaños de los mismos son muy variables, hecho que destaca de otras fortificaciones análogas a ella.

 

Del resto de la alquería árabe sólo quedan diseminados algunos pequeños retazos de lienzos de las antiguas murallas por algunas partes de la población.

 

Beneixama se incluye en el catálogo de alquerías musulmanas entre las que se cuentas otras como las de Onil y Beniarrés, de las cuales, sin embargo, no disponemos en la actualidad restos arqueológicos significativos.

 

En la actualidad, y tras un penosa reconstrucción en hormigón, se puede ver una torre que nada tiene que ver con su estado anterior, y de la que solamente se han dejado dos “pequeñas ventanas” para ver su antiguo tapial y la mampostería de la base de la torre que, consideramos, como una “burda reconstrucción.” (**)

 

A juicio de J.L. Pons y J.J. Puig, la alquería de Beneixama tendría un núcleo urbano muy reducido. Estaría delimitada por la acequia, el “Assagador”, el camí de Caudet, y la actual avenida de Ramón y Cajal. La población estaría rodeada por algún tipo de cerca, y al lado de la torre estaría la única puerta de entrada. A las afueras del pueblo se encontrarían algunas casas ubicadas al lado de la acequia. (***)

 

(*) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(**) Joaquín García Rico

(***) J.L. Pons y J.J. Puig: “Beneixama en el Llibre del Repartiment”, Revista de Fiestas de Moros y Cristianos de Beneixama, 2003; pág. 79.

 

 

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencia, 1995

 

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencia, 1995

 

 

 Asociación Española de Amigos de los Castillos

 

 

 Asociación Española de Amigos de los Castillos

 

 

 Joaquín García Rico, 07/10/2013

 

 

 Joaquín García Rico, 07/10/2013

 

 

 Joaquín García Rico, 07/10/2013

 

Última actualización: 28/04/2017

 

Imagen Aleatoria

c11012m.jpg