Carbones de Berga

 

La explotación de los yacimientos carboníferos de la comarca del Berguedá, en Barcelona, se inició a mediados de 1800 y cobraron especial importancia en los primeros años del siglo XX, con la llegada de la sociedad Carbones de Berga. Esta sociedad, constituida el 11 de febrero de 1911, llegó a ser la más importante de la zona en cuanto a capacidad productiva, aumentando considerablemente la extracción de los lignitos de sus yacimientos en los años siguientes a la finalización de la Guerra Civil.


Para hacer frente a los incrementos de producción se decidió reforzar el parque motor adquiriendo una nueva locomotora. El pedido se dirigió al fabricante belga Societé Anonyme Energie, de Marcinelle, que en 1948 entregó una locomotora del tipo 131-T similar a las que este mismo fabricante había suministrado años atrás, a la Compañía General de los Ferrocarriles Catalanes (serie 201/208).


Recibida con número de fábrica 513 fue alquilada casi de inmediato a la CGFC, que por afinidad a la serie citada, procedió a adjudicarla el número 209.


Empleada en el remolque de todo tipo de trenes, su ciclo de vida activo fue muy efímero, puesto que a finales de los sesenta causó baja en el parque, permaneciendo durante bastantes años apartada en el depósito de Martorell de los actuales Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya.


En 1995 fue restaurada y puesta en funcionamiento. Incorpora placa con el nombre de “Monistrol” y se encuentra en las citadas dependencias de Martorell.

 

Nº 209. Tipo 130-T. Ancho de vía 1000 mm.

Energie/ 513 / 1948.

 

Última actualización: noviembre/2013

 

 

Imagen Aleatoria

b0532-m.jpg