Serie 242-2001/242-2010

 

Aprobados los proyectos de electrificación de los pasos de cordilleras en las líneas principales de la antigua Compañía del Norte, y siendo insuficientes para las necesidades del tráfico las locomotoras de la serie “4600” de esa compañía, RENFE encargó a La Maquinista Terrestre y Marítima el estudio de un proyecto de locomotora de gran potencia y velocidad.

 

Entre las condiciones del pliego, el proyecto debía ajustarse a las siguientes normas: Posibilidad de inscribirse en curvas de 300 metros de radio. El diámetro de las ruedas debía ser de 1900 mm. Se debería adoptar una caldera con presión de timbre de 16 kgs/cm²., similar, por razones de homogeneidad del parque, a las “Santa Fe” y “241” de la serie 2200. Se prescindió del sistema de cuatro cilindros “Compound” y doble expansión pues, aunque en teoría, se podía obtener mayor economía de combustible y mejor regularidad en la marcha, en la práctica, estas ventajas no compensaban los mayores gastos de conservación. Por otro lado, con unas ruedas motrices de 1900 mm., se lograba suficiente velocidad con gran estabilidad. Sin embargo y consecuencia de ese diámetro, se hizo necesario echar hacia atrás la caldera, con lo que resultó excesiva la carga para un solo eje, instalándose dos.

 

La primera de estas locomotoras se terminó de construir en 1955, las nueve restantes fueron entregadas al año siguiente, completándose la serie 242-2001/242-2010.

 

Resulta difícil de comprender el motivo por el que se dotó a estas máquinas de un ténder con solo 28 metros cúbicos de capacidad. Hemos de pensar que, dadas las excepcionales dimensiones de la locomotora, dotarla de uno acorde a sus necesidades hubiera imposibilitado la entrada del conjunto en placas giratorias.

 

Con la electrificación de la línea de Ávila a Miranda, RENFE las trasladó a la de Alsasua-Zaragoza y Zaragoza-Miranda, llegando en ocasiones a efectuar el recorrido Miranda de Ebro-Mora La Nueva. La llegada de las locomotoras diésel las fue relegando a servicios de mercancías, retirándose en 1973 la última de ellas. Por sus características y resultados, estas máquinas suponen un punto culminante en la evolución de la locomotora de vapor y honran a los ingenieros españoles que las proyectaron.(*)

 

Afortunadamente en 1987 se inició en los Talleres Generales de Valladolid la restauración de la locomotora 242-2009 que llevaba largo tiempo apartada en el depósito de San Andrés Condal en Barcelona. En febrero de 1988 se dio por terminada esta restauración iniciándose las pruebas de rodaje y actualmente se encuentra en el Museo del Ferrocarril de Madrid-Delicias.


(*) F. Fernández Sanz y G. Reder. Vía Libre.

 

 

Nº 242-2009. Tipo 242. MTM/ 703 / 1956

Madrid-Delicias. Mariano Orozco

 

Nº 242-2009. Tipo 242. MTM/ 703 / 1956

Villaverde Bajo-TG. Mariano Orozco

 

Nº 242-2009. Tipo 242. MTM/ 703 / 1956

Mariano Orozco

 

Nº 242-2009. Tipo 242. MTM/ 703 / 1956

Mariano Orozco

 

Última actualización: noviembre/2013

 

 

Imagen Aleatoria

b0234-m.jpg