Ermita de Santa Bárbara

 

Hasta la edificación del convento de San Francisco de Paula, existió a la salida de Castalla, por el camino de Alicante, una ermita dedicada a Sta. Bárbara cuyos orígenes se desconocen. Solo se sabe que estaba edificada a principios del siglo XVI, según se deduce por algunos testamentos otorgados en 1505 ante el notario D. Alfonso Ferrándiz en los que se legaban algunas cantidades para los fondos de fábrica de la misma. Fue reedificada en el año 1738, comenzando las obras el día 12 de Noviembre. Puso la primera piedra el cura D. Cristóbal Ronda, colocando debajo un pedacito de costilla de San Crescencio y una carta de Sor María de Ágreda que escribió el Señor Cura con motivo de la reedificación. Así consta en acta que autorizó el notario D. Vicente Ureña en dicha fecha. Realizó las obras Gonzalo Tortosa, de Biar.

 

En la condición octava -entre las que se pusieron para la edificación del Convento, se ordenaba que se había de destruir esta ermita y aprovechar sus materiales para la edificación de aquél y el solar para el ensanche del mismo.

 

Estas disposiciones provocaron desavenencias entre el Clero y la Comunidad. Reunida la autoridad civil, el Clero y la Comunidad el día 10 de Mayo de 1799, se reformaron algunas de las condiciones impuestas. Reseñamos la condición tercera de este acuerdo la cualquedó como sigue: Que sea derruida inmediatamente la ermita de Sta. Bárbara, quedando la campana a favor del Convento y el lienzo con la imagen de la Santa a favor del Clero. (*)

 

(*) María Luisa Torró Corbí. Crónica de Castalla. Alicante, 1982.

 

 

Última actualización: 22/03/2014

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen Aleatoria

c00051.jpg