Ermita de San Antonio de Padua

 

El 30 de Noviembre de 1743, a expensas de algunos vecinos, dieron principio las obras de una ermita dedicada a San Antonio de Padua, situada en la Placita de su nombre, en los solares donde estuvo edificado el Hospital viejo y casa de la familia Bernat.

 

En esta casa había un Oratorio privado en el que celebró misa el Arzobispo de la diócesis, Santo Tomás de Villanueva, cuando estuvo en Castalla realizando la visita pastoral. Don Joaquín Bernat y Doménech hizo donación de esta casa y los solares vecinos, en escritura de 26 de febrero de 1745 ante el notario Vicente Ureña, para que continuasen la edificación. Terminaron las obras en 1751 y el día 9 de Octubre fue bendecida la Ermita por D. Miguel Llopis, según licencia verbal que para ello dio el Prelado Don Andrés Mayoral.

 

A finales del siglo pasado estaba derruida y su solar fue vendido por el Ayuntamiento a un particular. (*)

 

De esta ermita quedan unos restos ruinosos, visibles en una de las esquinas. El lugar ocupado por la ermita y parte de sus muros conforman actualmente un garaje.

 

(*) María Luisa Torró Corbí. Crónica de Castalla. Alicante, 1982.

 

 

Manolo Serrano, 30/03/2009

 

Manolo Serrano, 15/04/2014

 

Manolo Serrano, 15/04/2014

 

Última actualización: 06/05/2017

 

 

Imagen Aleatoria

c08823m.jpg