Ermita de San Jorge

 

«...En Elche existían varias ermitas en el casco urbano de villa. La más antigua de ellas parece que era la de San Jorge, edificada por el Consell en agradecimiento al citado santo y como conmemoración por la retirada del caudillo granadino Ridwan en el sitio que puso a Elche en 1331.

 

En 1435 llegó a la villa un ermitaño que solicitó al Consell que le construyera una vivienda junto a dicha iglesia, encargándose de su asistencia y mantenimiento. Para su edificación se dispusieron fondos de la iglesia, que en 1438 era dotada con su campana.

 

Esta ermita estaba situada en la calle de San Jorge y era sufragánea de la parroquia. Dado que San Jorge era el patrón de la villa, su festividad era solemnemente celebrada con asistencia de las autoridades municipales y del clero de Santa María y El Salvador...». (1)

 

«...Fue edificada con dinero del Concejo en 1370, en acción de gracias á dicho santo, por haber ganado la batalla que los vecinos de Elche dieron en 1331 contra Reduan, general del ejército del rey moro de Granada. Estaba situada en la calle San Jorge, era patrono el Concejo, y á la celebración de la fiesta del Santo, asistían los dos cleros, de Santa María y del Salvador, con el Justicia de la villa que llevaba el estandarte, y los jurados y algunos consejeros. Tenía sujetas á censo, luismo (2) y fadiga (3) y toda directa señoría, una buena porción de fincas, entre las que se contaban diez casas de la barriada de San Jorge….» (4)

 

Complementa esta noticia Candelas Orgilés:«...También estuvo dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles y a Nuestra Señora de la Aurora.

 

En 1580, ordena el Magnífico Consell que, en dicha ermita, se hiciera un retablo dedicado a Ntra. Sra. de los Ángeles, de este modo, la ermita empieza a conocerse con esta nueva advocación.

 

Para el año 1771 se encarga la Cofradía de Ntra. Sra. de la Aurora de la conservación y administración de la fundación por renuncia del Gremio de Albañiles y, un año más tarde, en 1772, dicha Cofradía, pidió situar la imagen de San Jorge en una de las capillas laterales y la imagen de Ntra. Sra. de la Aurora, que ocupaba dicha capilla, en el altar principal.

 

En 1836, el cura del Salvador, sin duda por la mala situación de la ermita, hizo que se retirara su campana y objetos de culto. En 1845, estando ya completamente derruida, se buscaba su venta y se dio permiso para su enajenación y en 1861 se comenzó a construir una casa en el solar de dicha ermita...». (5)

 

«...Según palabras de Salvador Perpiñán, esta ermita era de las más antiguas que se reconocen. Se situaba en la calle San Jorge, santo de gran importancia en la villa por ser patrono del Consell. La festividad del santo, se celebraba con gran solemnidad, asistiendo las autoridades municipales y el clero de Santa María y El Salvador. Se mantuvo en pie hasta 1861, aunque la fábrica original había sido reedificada en 1578, momento en que pasa a estar bajo advocación de Santa María de los Ángeles.

 

Alejandro Ramos Folqués apunta que en 1438 se adquirió una campana para la iglesia y en 1580, el Consell encargó la ejecución de un retablo para la capilla de Nuestra Señora de los Ángeles. La disposición general de un retablo dedicado a Santa María de los Ángeles durante los siglos XV y XVI, solía desarrollarse con una imagen en pintura o de bulto (talla en madera normalmente) de la Virgen con el Niño rodeados de ángeles situada en la calle central del retablo, con tablas con episodios de la vida de la Virgen como la Anunciación, la Visitación, la Adoración de los Magos y la Natividad dispuestas alrededor o coronando el conjunto. No obstante, Pedro Ibarra menciona un camarín en la capilla mayor dedicado a la Divina Aurora María Santísima.

 

El edificio del siglo XVI estaba constituido por nave única con tres capillas entre los contrafuertes a cada lado. En el lado del Evangelio, se situaba la primera capilla destinada al coro. La segunda estaba consagrada a las almas del purgatorio y en la tercera, la más cercana a los pies, se encontraba la puerta de entrada. En el lado de la Epístola, se encontraba la capilla de San Antonio de Padua, cubierta con una cúpula de media naranja. La segunda capilla estaba dedicada a San Jorge, que aparecía pintado en un antiguo lienzo. Es de suponer que originariamente, la capilla mayor estuviese dedicada a San Jorge, santo titular de la ermita antes del paso de advocación a Nuestra Señora de los Ángeles. La tercera capilla estaba dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles. Seguramente contuviese el retablo que había ocupado la capilla mayor hasta que se cambiara por el camarín con la imagen de la Divina Aurora, seguramente en época barroca. Según Pedro Ibarra, en la ermita se podían encontrar varias obras artísticas como una pintura sobre lienzo con las almas del purgatorio, un altar dorado con pintura sobre lienzo de San Antonio de Padua y la ya mencionada tela donde se representaba a San Jorge, antiguo titular de la ermita...».(6)

 

»...Se levantaba la ermita en la calle del Olmo o del Olvido, según la transcripción que se elija, después San Jorge y Ramón y Cajal, ahora Sant Jordi...». (7)

 

(1) José Hinojosa Montalvo. Ermitas, conventos y cofradías en tierras de Alicante durante la Edad Media.

(2) En derecho civil el laudemio o luismo, en Francia conocido como lods et ventes y en Inglaterra como entry fines, era un canon dinerario que percibía el señor del dominio directo cuando se enajenaban las tierras y posesiones superficiales dadas a censo perpetuo o enfiteusis. El señor o censualista tendría derecho a cobrar el laudemio por cada transmisión, sea por herencia o por venta, al nuevo titular del dominio útil.

(3) -Tanteo y retracto que las leyes de la Corona de Aragón reconocían a los poseedores del dominio directo en la enfiteusis, y a los señores en los feudos, cuando el enfiteuta o el vasallo enajenaban sus derechos.

-Cantidad que en algunos casos percibían el dueño directo o el señor por la renuncia de su derecho de prelación en su derecho de prelación en las enajenaciones de enfiteusis y su derecho de prelación en las enajenaciones de enfiteusis y feudos.

(4) Pedro Ibarra y Ruiz. Historia de Elche. Alicante 1895.

(5) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

(6) Memoria digital de Elche. Artículo de Rafael McEvoy que toma como fuentes los textos de Salvador Perpiñán, Antigüedades y Glorias de la Villa de Elche y Pedro Ibarra Ruiz, Historia de Elche.

(7) José Paya Alberola. Patronato Histórico Artístico Cultural D'Elig. Nuestra Tradiciones. Tomo VIII

 

Última actualización: 30/05/2020

 

Imagen Aleatoria

c01595.jpg