Ermita de San Roque

 

«Ermita derribada en 1936, estuvo ubicada en las inmediaciones de la Puerta de Alicante, donde hoy se encuentra la plaza de San Roque.

 

En 1636 se están haciendo las obras de la Ermita del "beneyt Sant Roch", imponiendo al vecindario ciertas sisas y prestaciones personales y de caballerías para dichas obras. “Monòver. El consell de la vila proposa que es destine part de l'import de la sisa a l'ermita de Sant Roc perque s'acaba de construir”. (1)

 

Como consecuencia de ciertas calamidades (sequías, langosta) se ve la villa obligada a vender la Ermita de San Roque al vecino Pere Pau Berenguer; pero en 1638 como el Bisbe de Oriola “no ve bien que una ermita esté en manos de un particular, se le pide a Pere Pau que devuelva a la villa la propiedad de la Ermita, mediante el pago de la cantidad que el dio mas el valor de las obras realizadas en ella por este vecino”.

 

Los primeros datos que se tienen son de una supuesta Visita Pastoral de 1595 dentro de pontificado de José Esteve (1594 a 1603). En 1637 el Código de Leyes de Monóvar ya indicaba que el “tercio”, en ausencia del acusador de multas, se le pasase a San Roque.

 

La siguiente Visita que nombra la ermita es de 1659, sede vacante, y la realiza el presbiterio Pedro Carrasco, canónigo doctoral de la Santa Iglesia de Orihuela, Oficial Visitador y Vicario General. La encontró con toda decencia y adornada. En 1675, se hizo una hornada de yeso para la ermita de San Roque.

 

De 1751 a 1755, que duraron las obras del edificio de la iglesia, todos los oficios litúrgicos del pueblo se celebraron en San Roque. La próxima Visita la realiza el obispo Simón López García, en 1815, y advierte que, a menos que se cierre la puerta que va de la casa del ermitaño, no se celebre el Santo Sacrificio de la Misa.

 

Montesinos (2) dice de ella que era donosa, curiosa y aseada, aunque no muy grande... Está en una de las principales calles de la villa, por cuyo motivo la frecuentan mucho los devotos del santo... En la misma hay un curioso altar consagrado a San Antonio Abad, con lucida cofradía... y otro al glorioso señor san Blas obispo y mártir, a quien profesan tierna devoción.

 

Madoz, también la nombra (3): “...Hay también 3 ermitas en el pueblo, que son la de San Roque, Sta. Bárbara y San José en el hospital”.

 

Según el dibujo de Enrique Vidal Pina y una maqueta del Diccionario de Monóvar, se trataba de un edificio exento, en forma de prisma pentagonal, con puerta dintelada, óculo redondo en el frontón triangular y espadaña sobre el vértice. La casa del ermitaño se hallaba en la parte posterior derecha.» (4)

 

(1) Manual de Consells 1620-1660. AMM.

(2) Joseph Montesinos Pérez Martínez de Orumbella. Descripción Histórico Política y Geográfica del Ilustre Obispado de Orihuela. 1794-1798.

(3) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1848.

(4) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Imagen extraída de la obra, Las ermitas de la provincia de Alicante.

 

Última actualización: 23/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c10411m.jpg