Convento de Carmelitas

 

Nos dice Bendicho, en 1640, cuando escribe sobre las fundaciones de conventos de religiosos y religiosas: “La cuarta religión [en establecerse en Alicante] es la de Ntra. Sra. del Carmen, que fundaron casa en el mismo puesto que hoy están, a 21 de diciembre de 1586... La imagen de la Virgen que los Padres tienen en aquesta Iglesia es hermosísima y muy milagrosa. Trájola de Jerez de la Frontera el religioso Gonzalo Mariño de Rivera, que después de vivir muchos años en este Convento volvió a Andalucia, dejando la imagen en esta Iglesia... En el año pasado de 1638 se labró la capilla para la Virgen, tod de piedra blanca, de muy buena echura y traza.” (1)

 

Según Madoz, refiriéndose a la Ciudad de Alicante: “Antes de la esclaustracion habia seis conv. de frailes, á saber: el de Sto. Domingo, San Agustin, San Francisco, San Juan de Dios, Cármen Calzado, y el de Capuchinos: los del Cármen y San Francisco fueron destinados para cuarteles; el de Capuchinos por Real órden de 1836 para establecimientos de beneficencia; Sto. Domingo sirve de habitacion á varias familias: el de San Agustin fue demolido, y en su área se formó una plaza; y el de San Juan de Dios tambien fue derruido, y se trató de levantar en su arco un teatro por cuenta de la beneficencia pública”. (2)

 

«Vencidos por el Concejo de esta Ciudad algunos inconvenientes que se opusieron para establecer en Alicante la religión Carmelitana, en 21 de Diciembre de 1586 vinieron a nuestra patria aquellos religiosos, habitando un edificio que habia en el mismo punto donde hoy existe este Convento, situado entonces en un barranco que formaban las faldas del Benacantil y el cerro de la Ereta en dirección NO.

 

Posesionados los religiosos de aquella modesta casa, no contaron con otros medios para subsistir que los auxilios de la caridad pública y la protección que les dispensaba el Concejo, el cual, declarándose protector de la Comunidad, la socorrió con limosnas de harina.

 

Los Carmelitas eligieron por Patrono de su Convento al Patriarca San José, y cuatro años después de su instalación en Alicante, dotaron la pobre iglesia con reliquias de los Santos Cosme y Damián, San Andrés, Santa Lucía y otras que aún se conservan allí guardadas en un cuadro que se expone à la pública veneración el día 16 de Julio, fiesta de la Virgen titular del templo.

 

Al comenzar el siglo XVI tomo el hábito de Carmelita en este Convento Gonzalo Mariño de Rivera, caballero de noble estirpe y natural de Jerez de la Frontera […] trajo consigo una imagen de la Virgen del Carmen, que entregó a la Comunidad […] Los frailes que por el indicado medio obtuvieron la imagen antes referida, fundaron aquí la Cofradía del Cármen, en la cual fueron inscritos muchos vecinos de Alicante y de su entonces dilatado término Municipal […]

 

Los donativos que los Carmelitas recibían en metálico, tanto de Alicante como de los pueblos circunvecinos à donde enviaban hermanos mendigantes para colectarlos, permitieron a la Comunidad en el siglo XVII, ensanchar los angustiosos límites de su iglesia y convento.

 

En 1615, siendo Prior el P. Pedro Sanz, se fabricaron algunas celdas que en 1690 aumentó nuestro paisano Fr. José Martorell, Prelado de esta Comunidad.

 

Las obras fueron continuadas en los años sucesivos, construyéndose al fin el edificio que aun existe, el cual es muy capaz, pues tiene en su planta baja un claustro, piezas muy despejadas para cocina, despensa y refectorio, y en los dos pisos, que constituyen la parte alta del Convento, anchurosas celdas bastantes en número para aposentar á los 25 ó 26 frailes que vivieron en él.

 

Sobre la puerta que dá entrada á este edificio, abierta en el centro de la fachada principal, y situada en una plazuela, se puso el escudo del Cármen labrado en piedra de San Julian.

 

El templo Carmelita, que se construyó junto al Convento, observa la forma de cruz latina, y aun cuando el exterior nada ofrece de notable, el interior del mismo, fabricado de mampostería, es de regular aspecto.

 

Cuatro arcos torales sostienen la cúpula que corona el edificio, el cual tiene tres capillas por banda, dos altares en el crucero y un buen Presbiterio levantado sobre una plataforma marmórea cerrada con verjas de hierro, á la que se sube por una escalinata construida en el frente.

 

La capilla en que está la Virgen que tragera de Sevilla Gonzalo Mariño de Rivera, es obra notable construida en 1636, siendo Prior FR. José Ponte; las paredes de esta sección, que cierra igualmente otra verja de hierro, están revestidas de piedra jaspe hasta la altura de dos metros, desde donde arranca una cornisa sostenida por figuras de querubines: esta cornisa se corre por los lados laterales de la capilla hasta unirse al camarín en que está la Virgen, exornando el altar de este un retablo de madera con columnas y cuadros que representan imágenes de la orden Carmelitana.

 

El altar mayor de esta bonita iglesia, que fue construido como hoy está en el segundo tercio del siglo XVIII, consta de un Sagrario sobre el que hay una capilla con la imagen de San José, titular del templo, hermoseando el todo un grandioso retablo, obra de mucho arte, pues las estatuas y columnas con guirnaldas de hojarasca que lo embellecen son trabajos de gran coste, y dignos de la generosa piedad de los Sres. Marqueses de Beniel que debieron costearlo como Patronos que eran, así lo testimonian dos escudos de armas que aùn están puestos en las paredes colaterales del Presbiterio.

 

La Comunidad del CARMEN adornó el coro de su iglesia con doce cuadros de gran mérito que representaban à los Apóstoles, construyendo además un órgano de regulares condiciones que aún se conserva junto al citado coro.

 

El templo tiene à la parte derecha del crucero una capilla bastante grande, en la cual se venera una imagen de Jesús Crucificado. Esta sección, que fué construida por una hermandad de la Escuela de Cristo que à principios del siglo XVII creó en esta Ciudad el P. Dr. Antonio Buades, sacerdote de mucha ciencia y virtud, se comunica con la iglesia por dos pequeñas puertas, utilizándose desde el tiempo de los frailes para capilla de la Comunión.

 

Levantado el edificio, cuyos particulares acabamos de indicar, con las limosnas que la piedad hacía à los religiosos, estos adquirieron también otros fondos concediendo à las familias acomodadas de Alicante el derecho de establecer sus sepulturas en la Iglesia del CÀRMEN; recurso que igualmente utilizaron las Comunidades de Ntra. Señora de Gracia, San Agustín y Santo Domingo. [...]

 

Los Carmelitas continuaron habitando este Convento, abandonándolo en 1836 en que se llevó á efecto la exclaustración […] el Convento fue destinado por el Gobierno á cuartel de Artilleria, cuya fuerza militar lo ocupa en la actualidad. […]

 

La iglesia à que nos hemos referido se mantiene en la actualidad en bastante buen estado, si bien el exterior del edificio reclama algunas reparaciones [...]» (3)

 

«El convento estaba situado en los terrenos que hoy ocupa la Plaza del Carmen. El templo se entregó en 1915 a los PP. Jesuitas. Demolido por los revolucionarios en 1936, hoy ha desaparecido totalmente y, aunque se intentó reconstruir en 1966, los planes urbanísticos lo impidieron.» (4)

 

(1) Vicente Bendicho. Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante. Alicante, 1640. (Alicante, 1960)

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones del Ultramar. Madrid, 1845.

(3) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la Muy Ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

(4) Gonzalo Vidal Tur. Pbro. Alicante:: sus calles antiguas y modernas. Alicante, 1974

 

Última actualización: 23/01/2018

 

Imagen Aleatoria

c07532m.jpg