Convento e Iglesia de San Antonio de Padua

 

«En cumplimiento de un acuerdo de la Corporación Municipal de la entonces villa de Denia, los jurados o autoridades recurrieron mediante escrito oficial a las autoridades de la Provincia Franciscana de Valencia para que fundaran convento en esta villa. Era el 31 de mayo de 1587.

 

Para reforzar la petición de la Villa, consiguiose la mediación de D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, marqués de Denia y duque de Lerma quien, el 25 de agosto de ese mismo año, escribía al P. Cristóbal Montero, a la sazón Ministro Provincial, para que “sin dilación vayan luego algunos frailes a tomar posesión de la Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados y que comience a haber Convento que la Villa irá haciendo lo que pudiere”.

 

Tras pedir las licencias oportunas a San Juan de Ribera, Patriarca de Valencia, el P. Provincial delegó en la persona de Fray Jaime Sanchis para que presentándose en la villa tomara posesión del sitio señalado para convento. Esto ocurría el año 1588 y el P. Jaime tomaba posesión en presencia del Gobernador de la plaza, D. Rodrigo de Borja, de los jurados y del rector de la iglesia parroquial. De inmediato se dio comienzo a la construcción del inmueble, a expensas de la Ciudad. El convento se dedicó a San Antonio de Padua.

 

Según tradición, la iglesia del convento de los franciscanos ocupa el mismo lugar donde estaba ubicada la antiquísima catedral de los godos, al menos lo confirma el nombre de la abadía, con que era conocido este lugar; al igual que las varias ruinas y sepulturas, entre ellas las de un obispo, que en el mismo lugar se encontraron y de que nos hablan los cronistas Marco A. Palau y D. Roque Chabás.

 

El convento conservó el patronazgo de la Virgen de los Desamparados hasta 1598. El primer guardián-superior de este convento fue el mismo P. Jaime Sanchis. El Excmo Sr. Marqués obtuvo un Breve del papa Clemente VIII para poseer él y sus descendientes el patronazgo de este convento, tomando a su entera cuenta la edificación de la iglesia y de parte del convento y le asignó grandes limosnas.

 

Estaba situado extramuros, en el Arrabal. Sufrió mucho durante la guerra de Sucesión y finalmente fue destruido en noviembre de 1708. Pero muy pronto fueron reedificados convento e iglesia en la forma que hoy se encuentran, siendo la iglesia abierta de nuevo al culto el 24 de junio de 1774.

 

Después de la exclaustración de 1835, la iglesia de este convento continuó abierta al culto, pues, a 4 de septiembre de 1835, la autoridad eclesiástica tomó posesión de la misma y, el 29 de septiembre de 1837, la declaró ayuda de parroquia; pero el edificio del convento fue destinado a Escuelas públicas.» (1)

 

Roque Chabas, refiriéndose a la iglesia del Convento de San Antonio dice: «Ningun vestigio queda de la antigua iglesia y convento, arruinados ambos por completo en las guerras de sucesion. Solo podemos decir que en el mismo sitio se edificaron, la iglesia y convento actuales. Antiguamente la ermita de nuestra Señora de los Desamparados no estaba, como ahora, incluida en la iglesia de dicho templo, sino fuera de él, aunque muy inmediata al mismo. Su fundacion, se hizo á últimos del siglo XVI, sin que sufriera alteracion digna de mencionarse, hasta las guerras indicadas.» (2)

 

Refiriéndose al primitivo convento de franciscanos, nos refiereMadoz: “... y dos conventos, uno de los estinguidos de Recoletos de San Francisco, estramuros, entre la ciudad y el arrabal […] Fundóse este á últimos del siglo XV, por el 5º marqués de Denia, D. Francisco Gomez de Sandoval y Rojas, primer duque de Lerma, conde de Ampurias, y últimamente cardenal de Roma, quien dotó de rentas para su sustento”. (3)

 

Sanchis y Sivera refiere: “Cuenta con una iglesia dedicada a San Antonio, que es ayuda de segunda, la cual perteneció al convento de franciscanos recoletos, que a petición de la ciudad se establecieron en 1588: dicha iglesia y la mayor parte del convento lo construyó el marques de Denia, que obtuvo de Clemente VIII el Patronato. La primitiva iglesia y convento quedaron arruinados en la guerra de Sucesión, reedificándose luego en el mismo sitio”. (5)

 

«La construcción del convento se inició en 1587, finalizándose en 1600. El tercer sitio de las tropas borbónicas, en noviembre de 1708, con su bombardeo y asalto a la ciudad, destruyó el convento de franciscanos, situado fuera del recinto amurallado.» (4)

 

Finalizada la guerra de Sucesión, se inició la reconstrucción, que finalizó alrededor de 1747 y, según Madoz: El referido conv. de Recoletos, servido en otro tiempo con la residencia de 24 religiosos, constaba únicamente de 8 con sus correspondientes legos al verificarse su supresion: sus celdas estan hoy alquiladas, y se celebran todavia en él los oficios divinos […] edificio de mucho gusto y solidez: tiene un órgano regular, y en su espacioso patio, en cuyo centro hay una cisterna, llama la atencion la vida de San Francisco, pintada al fresco en los lunetos de la bóveda del claustro y esplicada en décimas; siendo en particular muy notable por diversos respetos entre estas pinturas, el cuadro que representa á dicho santo con una espada ensangrentada en la mano, y en el acto de acabar de degollar en su cama á un ob., porque, según esplican los versos, trató de estinguir la órden Franciscana”. (3)

 

«Durante la guerra de la Independencia y, también durante la contienda de 1936-1939, el convento y la iglesia sufrieron nuevas agresiones y, la iglesia que ahora vemos es una reconstrucción a partir de las ruinas de la anterior. Solo permanece en pie la envoltura del claustro herreriano. La planta del templo, de cruz latina, nave de cuatro tramos con capillas casi cerradas y cabecera recta, se ajusta al modelo extendido por la orden. La falta de una cúpula, sustituida por un casquete esférico, le resta centralidad a este espacio que se vuelve direccional. El interior, bien iluminado, y con una galería corrida de forja, tiene las molduras y arcos fajones pintados en un tono gris intenso que contrasta con el albero de las superficies, de modo que los elementos arquitectónicos adquieren protagonismo.

 

La iglesia, de una sola nave, tiene planta de cruz latina y ocho capillas laterales. Estas se cubren con bóvedas vaídas mientras que la nave lo hace con bóveda de cañón. El crucero está centrado por una bóveda vaída, asemejando por medio de motivos pictóricos una cúpula rebajada.

 

La portada de orden dórico sostiene mediante cuatro pilastras un entablamento, sobre éste un rebanco y una hornacina que contiene una imagen moderna de San Antonio de Padua.» (4)

 

En la parte posterior, desde el carrer Temple de Sant Telm, se sitúa el acceso a las instalaciones parroquiales.

 

(1) Fray Vicente Martínez Colomer. Historia de la Provincia Franciscana de Valencia.

(2) Roque Chabas. Historia de la Ciudad de Denia. Denia, 1876.

(3) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1847.

(4) Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

(5) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

 

 

 

Denia.com

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 06/10/2010

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Manolo Serrano, 03/03/2014

 

Denia.com

 

Denia.com

 

Denia.com

 

   

Denia.com                                                                                                         Denia.com

 

   

Denia.com                                                                                                         Denia.com

 

Detalle de la Capilla del Bautismo. Denia.com

 

Última actualización: 10/05/2017

 

Imagen Aleatoria

c01821.jpg