Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

 

«...BIAR: Villa con ayuntamiento de la provincia de Alicante…, situada en las raices meridionales de un monte, desde donde se estiende hacia el Oeste el valle de su nombre con libre ventilación y clima sano, siéndo las enfermedades mas comunes las inflamatorias. Tiene 735 casas de 50 palmos de altura comunmente, buena fábrica y regular distribución interior; forman varias calles, dos de ellas bastante cómodas por su dirección trasversal, las demas irregulares y algo pendientes, pero limpias y empedradas, y dos plazas cuadradas de alguna capacidad, con una fuente en el centro de cada una de ellas: en la mayor está la casa del ayuntamiento de buena perspectiva y arquitectural, en cuyo piso bajo se encuentran las cárceles. Tiene ademas un hospital y casa de beneficencia para alivio y socorro de los pobres; un pósito, cuyos fondos en especie ascienden á 800 fanegas de trigo; una escuela de instrucción primaria á la que concurren 130 alumnos, y cuyo maestro se halla dotado con 2,000 reales que se pagan de fondos públicos; una iglesia parroquial (la Asunción) de fundación muy antigua y servida por un cura de provisión ordinaria, un vicario y ocho beneficiados, siendo el curato de término, y un convento de menores capuchinos que fué de la orden de San Francisco de Asis, fundado en 1716 á espensas de los vecinos del pueblo, bajo la advocación de San Miguel Arcángel, el cual tenia al tiempo de la supresión 16 sacerdotes y 8 legos, y en la actualidad se ha destinado á los piadosos objetos de enseñanza, hospital y casa de beneficencia, viéndose también un cementerio bastante inferior en las afueras de la población. Los vecinos se surten de dos fuentes que dejamos mencionadas, las cuales no son suficientes, y por este motivo se están construyendo seis mas dentro del casco del pueblo, y de una acequia que lo circunda por Norte y Este, siendo las aguas de aquellas abundantes y saludables.

 

El término confina por Norte, Bañeras y Benejama; Este, Onil y Castalla; Sur, Sax y Oeste, Villena, Campo y Cañada, estendiéndose sobre 5/4 de hora de Norte á Sur y 3/4 de Este á Oeste. En su radio se encuentran siete caseríos denominados Argueña, Benasayt, Cabesols, Fontalbres, Fontanelles y Sanchet, y cuatro ermitas situadas la primera al Oeste de la villa distante 1/8 de hora bajo la advocación de Santa Lucia, la segunda (Nuestra Señora del Rosario) á igual distancia al Sur; la tercera (Los Santos de la Piedra); al Norte, y la cuarta (Nuestra Señora de Gracia) al Este y á 1/4 distante como la anterior, en la cual hay consecutivamente un clérigo dotado de los fondos que producen las rentas de una capellania. También so hallan muchos montes en toda su estensión, siendo los principales el Reconco, Cabezo gordo, Pena-tallada y Cuevas de la Yedra, cuya eminencia es bastante regular, los cuales se hallan aislados, escepto los dos primeros que forman la cordillerade Marsitas, poblados de pinos y matas bajas, y en la cumbre de aquel en cuyas faldas se estiende la villa se eleva un antiguo castillo, obra de los moros, ostentando dos murallas, una interior y otra esterior, coronadas ambas de almenas, y sobre un ángulo de la segunda está cimentada la torre que constituye la principal parte de esta fortaleza, cuyo estado actual es muy ruinoso, y se aprovecha para cementerio...». (1).

 

«...Biar es una villa de 3.448 habitantes, del arciprestazgo de Jijona, que tiene la categoría de curato de ascenso de primera. Se ha pretendido que los romanos la llamaron Apiarum, o lugar de abejas y miel, por obtenerse allí mucha en otros tiempos, de donde dicen le vino el nombre de Biar: también se ha supuesto que es la Mellaria de Tolomeo. En tiempo de la dominación mahometana era un poblado muy importante, con un castillo formidable, del que todavía se conservan tres cercas y una torre, última posesión de la diócesis que conquistó D. Jaime en primeros de febrero de 1245, de cuya toma nos da el mismo rey interesantes y curiosas noticias en su Crónica, en la que dice, además, que Biar es lo millor castell daquella frontera. Con fecha 6 de mayo de 1287 perdonó el rey a sus habitantes, a causa de una revuelta, y les permitió su permanencia en el castillo y villa, con la condición de que en el término de un año aumentasen 150 pobladores más, de los que 40 debían morar y fijar su domicilio en los alrededores del castillo. El 12 de mayo se incorporó a la Corona, de la que se separó en Iº de diciembre de 1389, volviendo luego a ella y gozando el privilegio de villa real con voto en Cortes. Sus habitantes tuvieron fama de belicosos, y en las guerras contra Castilla merecieron de los reyes de Aragón elogios y privilegios: uno de D. Pedro, en 11 de diciembre de 1301, enfranqueciéndoles para siempre del derecho del morabati (2), y otro en 11 de enero de 1337, dándoles franquicia de monedaje. Hay en la población buenas casas con timbres nobiliarios. En otro tiempo tenía mucha importancia la industria de loza, cuyos fabricantes procedían de Manises. Se conservan en el archivo ejemplares de cerámica. En el municipal se guardan armas, flechas y notables documentos.

 

La cristiandad de Biar se remonta a los tiempos de la Conquista, y aunque de la primitiva iglesia no queda vestigio alguno, la actual, edificada, sin duda, sobre la anterior, es muy interesante, pues su portada, terminada en 1519, señala muy marcadamente la influencia del arte italiano, si bien la fábrica del templo es ojival, con tres naves, altas y despejadas, y hermosa bóveda de crucería. A principios del pasado siglo se restauró lastimosamente. A fines del XVI se construyó la capilla de la Comunión, con todos los alardes del churriguerismo, y en 1702 se terminó la torre de las campanas, que tiene 40 metros de altura, en cuya época se hizo el retablo mayor, y la custodia del viril, que es una excelente obra de arte. Está dedicada á la Asunción de Nuestra Señora, y en ella hay fundados trece beneficios y cuatro capellanías, hoy incongruos por la desamortización. Se conservan dos tablas del siglo XV, representando a San Pedro y San Pablo, y una Sagrada Familia del siglo XVI, de marcado sabor italiano. El cura de Biar asistía a los sínodos diocesanos desde el siglo XIV...». (3)

 

«...La iglesia fue construida en el siglo XV y la finalización de la portada está datada en 1519. La iglesia de Biar es uno de los monumentos más notables del sur valenciano. Ello se debe, sobre todo, a la portada del lado del evangelio, la primera obra renacentista en la zona que cabe relacionar con las obras de Murcia y Villena. Esta portada presenta una interesante estructura arquitectónica de contrafuertes, arquivoltas, hornacinas y relieves con personajes bíblicos y mitológicos, en un programa iconográfico medieval que convive con una ornamentación italianizante de láureas, putti, candelabros, veneras, camafeos y vasos. En el centro del tímpano semicircular se sitúa la Virgen Asunta, flanqueada por ángeles músicos; sobre ellos, otros dos ángeles sostienen una cartela con la azucena emblemática de la pureza de María.

 

El conjunto está coronado por una balaustrada que se repuso hace unos años. Destaca la precocidad y riqueza escultórica de la obra y su carácter híbrido gótico y renacentista. Se la ha relacionado con la puerta de las Cadenas de la catedral murciana y con el ámbito florentino de finales del siglo XV, cuyas influencias llegaron a esta zona con F. Florentino, quien trabajó para el Cabildo murciano a partir de 1519. Por desgracia, sufre una crónica e imparable degradación debido a la mala calidad de la piedra que se disgrega. La portada vino a rematar la iglesia gótica pre-existente, de una sola nave, con dobles capillas entre contrafuertes y con cabecera poligonal de cinco lados (aunque originalmente, según R. Navarro, debió ser cuadrada).

 

La nave tiene tres tramos de distinto ancho cubiertos con bóveda de crucería con distinto dibujo en nervios y claves. El presbiterio está también cubierto por una bóveda de crucería de ocho nervios que se cruzan en una única clave; conserva la decoración barroca del siglo XVIII y alberga un retablo de madera posterior a 1939. La iluminación es escasa, ya que sólo hay un óculo a los pies y dos en el altar mayor. Los emblemas heráldicos son numerosos: escudos cuatribarrados y figuras en las claves de las bóvedas. En la década de 1960 se devolvió al interior el estilo gótico. De entonces son las columnas estucadas y la invención de algunas partes del templo. Las naves laterales todavía conservan el recubrimiento barroco.

 

La capilla de la Comunión tiene una fuerte presencia urbana al exterior, fue erigida por J. Reig (1616-1686) y el interior, a pesar de sus pequeñas dimensiones, es una de las más bellas piezas del barroco valenciano, sirviendo de modelo a la de Onil. La planta es de cruz griega de brazos cortos, cubierta por una cúpula octogonal sobre pechinas. Cuenta con dos buenos frescos manieristas y una abigarrada decoración de yeso con acantos y angelotes que cubre paredes, bóvedas, pechinas y cúpula, enlazando la obra con modelos centroeuropeos. En el exterior del templo destaca la preciosa y esbelta torre, de cuatro cuerpos y remate, bien compuesta y bien moldurada, con una contenida decoración geométrica...». (4)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846. Tomo IV. Pág, 309.

2) El morabatí era un impuesto sobre la moneda que se aplicó a la Corona de Aragón durante la Edad Media y la Edad Moderna. Fue creado por Jaime I el 14 de abril de 1266 con el fin de garantizar la estabilidad del sistema monetario, así como para financiar las campañas contra los musulmanes sublevados en el Reino de Murcia. Su nombre proviene del coste del tributo, siete sueldos reales de Valencia, equivalentes a un maravedí, cada siete años sobre cada fuego u hogar que dispusiera de bienes valorados en al menos quince maravedíes. Se aplicó en el Reino de Valencia y Reino de Mallorca. Fue suprimido por Carlos III de España en 1764. (vikipedia)

(3) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(4Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

 

Vista aérea de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Generalitat Valenciana. Consellería de Cultura

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

manolo serrano, 22/07/2011

 

Última actualización: 17/03/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c10411m.jpg