Capilla de Finca Lo de Die (La Condomina)

 

La Finca Lo de Die, está situada al margen de la actual avenida de Denia (N-332), frente al complejo Vistahermosa, pocos metros antes del barranco de Orgegia, en la partida de La Condomina.

 

Acerca de la Finca Lo de Die, resumimos el artículo publicado por Gerardo Muñoz sobre esta singular familia vinculada a la misma:

 

«...Los hermanos Pierre, André, Étienne y Jean Dye Jouvene llegaron a Alicante en la década de 1760. Eran naturales de Saint-André-d'Embrun, una pequeña población cercana a los Alpes y a la actual frontera con Italia, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Eran hijos de Gabriel Dye Lombard y Elisabeth Jouvene Vernin. Como los demás extranjeros, una vez afincados en Alicante, adaptaron sus nombres al castellano: Pedro, Esteban, Andrés y Juan; y sus apellidos se transformaron en Die Juvena

 

El primero en llegar a Alicante fue Pedro, en 1765, que se dedicó al comercio. Sus hermanos Andrés y Esteban vinieron en 1768 y, después, llegó Juan.

 

A mediados de 1775, Andrés y Esteban compraron a un comerciante todos sus géneros y constituyeron la compañía Die Hermanos. Desvinculado Andrés en 1787 de la compañía familiar, Esteban, que tenía 28 años contrajo matrimonio, en 1783, con Josefa Amérigo Ortiza. Entre 1785 y 1793, a propuesta del Ayuntamiento, Esteban desempeñó el cargo de receptor de bulas de la Santa Cruzada.

 

En 1793, como consecuencia de la denominada Guerra del Rosellón, Guerra de los Pirineos o Guerra de la Convención, entre España y Francia, diversas disposiciones dictadas por Carlos IV motivaron que algunos ciudadanos franceses fueran despojados de algunos derechos adquiridos. Finalizado el conflicto en 1795, en agosto de ese mismo año el Supremo Consejo del Reino declaró debidamente domiciliado en Alicante a Esteban Die, y el 20 de junio de 1796 el mariscal de campo Antonio Romeo, gobernador militar y político de Alicante, ordenó que se devolvieran sus bienes a Esteban y Pedro Die, que se hallaban en poder de los depositarios Baltasar Antón y Roque Sarrió.

 

Esteban se quedó en Alicante y sus negocios debieron de ser muy lucrativos, sobre todo en las primeras décadas del siglo XVIII (en 1801 se le concedió permiso para comerciar con las Indias). En el Padrón General de Bienes de la Ciudad de Alicante y su Término de 1806, que se conserva en el Archivo Municipal, Esteban Die aparece como propietario de una única casa, situada en la calle Mayor y por valor de 8.530 reales. Sin embargo, en el nuevo padrón de propietarios que el arquitecto municipal Antonio Jover confeccionó en 1814, Esteban Die figura como dueño de una casa en la calle Mayor (cuyo valor ahora era de 60.000 reales), pero también de otra casa en la calle San Francisco (por valor de 3.000 reales); de un almacén y un granero en la calle Teatinos (90.000 reales); de otro almacén en la calle de la Pelota (60.000); de una casa-horno en la calle Desamparados (10.000); de dos casas en la calle Empedrado (9.000); otra en la calle del Santo Cristo (6.000); de tres casas en la calle Diezmo (50.000); de otras tres (una principal y dos accesorias, conocidas como Palacio de Die) en la calle San Nicolás (70.000); de otra en la calle del Lobo (80.000); de otra en el Arrabal Roig (6.000); y de otras seis en la calle San Roque (9.000). En total, era propietario de 19 casas, dos almacenes, un granero y un horno, por valor de 453.000 reales.

 

Además, poseía una hacienda en la partida de Orgegia que compró el 11 de marzo de 1803, a la que fue agregando terrenos colindantes y que llamó Lo de Die.

 

Desde el año siguiente, esta finca fue visitada por la comitiva oficial durante la peregrina de la Santa Faz. Así nos lo cuenta el cronista Viravens (2):

 

...(?) la peregrina continúa saliendo (1876) procesionalmente de San Nicolás con asistencia de una comision del Ayuntamiento y otra de los Cabildos y siguen las Comisiones en carruajes hasta la casa de recreo de los Sres. Die. En el Oratorio de esta casa y desde el año 1804, se canta por los Sacerdotes asistentes á la Peregrina un responso por el eterno descanso de las almas de los finados de tan respetable familia, cuyo representante despues de este acto, obsequia á las comisiones oficiales con pastas y delicados vinos de las acreditadas bodegas de la propia hacienda, continuando inmediatamente la comitiva hasta las cercanías de Santa Verónica, donde vuelve á ordenarse la procesion para entrar en el templo, según las formalidades antiguas (?)...”.

 

Esta costumbre de descansar la comitiva oficial de la Peregrina en la hacienda de los Die continuaba un siglo después, tal como se lee en La Voz de Alicante, del 4 de mayo de 1905:

 

...Ha tenido lugar la tradicional romería al monasterio de la Santa Faz (?). Como de costumbre ha descansado brevemente la comitiva, siguiendo la antigua costumbre, en la hacienda de Die, siguiendo después al Monasterio donde se venera la preciosa Reliquia...”.

 

Y continuó esta tradición hasta poco antes de que la finca fuese adquirida por alguien ajeno a la familia Die, a principios de la década de 1970.

 

Esteban Die Jouvene fue regidor en 1804, y en 1813 era el único y principal socio de la compañía Die Hermanos. Murió en su casa de la calle San Nicolás el 13 de mayo de 1829 y fue enterrado con el hábito de los Capuchinos en la capilla del convento de Nuestra Señora del Carmen, por ser cofrade.

 

Tras la muerte del patriarca, el negocio familiar fue administrado por la razón social Herederos de Esteban Die, que en 1845 ocupaba el puesto duodécimo en la lista de rentas más altas de la ciudad, con 8.405 reales de contribución. Dos años después la sociedad volvió a llamarse Die Hermanos, y ocupaba el puesto trigésimo sexto entre los principales importadores de Alicante, con un volumen de 108.136 reales...». (1)

 

Al presente, sobre Dª. Concha Die Maculet, perteneciente a la 6ª generación de los Die, recae la tarea de preservar la memoria histórica de esta ilustre familia alicantina.

 

Actualmente, la actividad de la Finca Lo de Die está orientada a la restauración, siendo un lugar emblemático para la celebración de eventos sociales y empresariales.

 

El conjunto de edificaciones mantiene los elementos y estructuras en su estado original (viviendas, bodegas, secadero, pozo, etc.). En la primera planta de la vivienda principal se conserva la pequeña capilla u oratorio de estilo neoclásico y uso particular, con hermosa cerámica decorada con temas florales y angelicales.

 

(1) Gerardo Muñoz. Diario Información, 03/07/2016.

(2) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la muy ilustre y siempre fiel ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

 

Archivo Lo de Die

 

manolo serrano, 03/05/2012

 

manolo serrano, 03/05/2012

 

manolo serrano, 03/05/2012

 

manolo serrano, 03/05/2012

 

manolo serrano, 03/05/2012

 

Última actualización: 01/03/2022