(Benejama)_Iglesia de San Juan Bautista

 

«...Benejama (en valenciano, Beneixama) es un municipio situado en el interior de la provincia de Alicante, en la comarca del Alto Vinalopó, subcomarca del Valle de Biar.

 

No existe un estudio serio y riguroso sobre el origen del topónimo Beneixama/Benejama, aunque es claramente árabe. Joan Coromines y Carmen Barceló coinciden en que probablmente proceda de بني الشحمي banī aŝ-Ŝaḩmī oبن الشحمي ben aŝ-Ŝaḩmī, que significaría hijo(s) de las tierras fértiles. También se ha visto relación del topónimo con la familia de los Bani Yamaa. En documentos antiguos aparece también como Benixàmer y, posteriormente, Benijama.

 

La villa actual tiene sus orígenes en una antigua alquería andalusí perteneciente primero al término de Almizra (1258) y luego al de Biar. Fue integrada en la corona de Aragón por el rey Jaime I a través del pacto del 1245. En 1248 se menciona a Benejama en el Llibre del Repartiment indicando que sería poblada por Pere Ballester y cincuenta colonos cristianos. En 1276, el rey dio el lugar y la torre a Gil Martí d’Oblites por su lucha contra los musulmanes. En el siglo XV se vio muy afectada por las guerras con el Reino de Castilla. En 1448, el rey Alfonso el Magnánimo le otorgó el título de villa...». (1)

 

Refiriéndose a Benejama, Madoz nos hace la siguiente descripción de la primitiva ermita de San Juan Bautista, antecedente de la ermita de Nuestra Señora de la Aurora y del nuevo templo dedicado a San Juan Bautista: «...Tiene iglesia que fundada en 1774 en clase de vicaria aneja á la de Biar, fue erigida en parroquia en 1777, la cual se halla en la actualidad servida por un cura de provisión ordinaria y un vicario. Son sus anejos en este orden los pueblos de Campo y Cañada, en los que se establecieron dos vicarias en el año 1801. El templo que ha servido hasta hace pocos años de parroquia no era mas que una ermita dedicada á San Juan Bautista: pero el 9 de noviembre de 1841 se verificó la bendicion é inauguracion del nuevo templo, con la advocación que tenía la ermita, el cual por su capacidad, elegancia y solidez merece una particular mención. Tiene dos torres en su frontispicio, un atrio espacioso, prolongándose en tres cuerpos ó naves con un estenso crucero, dando cabida luego á un grande presbiterio, capilla de comunion, trasagrario, sacristía, rematando el edificio con una media naranja de hermosas proporciones. La ermita que antes sirviera de parroquia, tiene ahora por titular á Ntra. Sra. de la Aurora, de grande veneración en el pueblo, fuera del cual se encuentra un cementerio regular...». (2)

 

Complementa esta información Sanchis y Sivera: «...Benejama, Benijama, Benixama, Benixamen. Villa de 3.000 habitantes, perteneciente al arciprestazgo de Alcoy, con la categoría de curato de ascenso de segunda. La más antigua noticia documental que tenemos de esta población se remonta al año 1255, en cuya fecha puso D. Jaime la primera contribución que conocemos, a los moros de algunos pueblos de la diócesis, figurando Benixamen y Almizra con 500 sueldos, y en 9 de mayo de 1276, encontramos que se dió a este lugar, prope Almiseranun, a Gil Martín de Olites. El nombre indica su origen árabe. Las guerras por las rivalidades entre aragoneses y castellanos asolaron por completo las viviendas y alrededores, hasta el punto que en tiempo de Escolano solo quedaban las ruinas de dos lugares que se llamaron Benejama y Negret. Por su fidelidad al monarca de Aragón se le concedió, en 1448, el título de villa y el uso del actual escudo de armas, formado por un castillo con una llave cruzada sobre sus puertas, emblema de la resistencia a las tropas castellanas. De escaso vecindario por las emigraciones y luego por la guerra de Sucesión, constituyó municipio independiente en 1797, contando entonces con 357 vecinos.

 

Los habitantes, siempre que los tuvo, fueron cristianos viejos, y ya en 1341 se puso capilla y fuente bautismal en su castillo, por disposición del Obispo Gastón. Al fundarse la iglesia de Biar en 1574, se le dió por anejo Benejama, hasta que dos años después se erigió en parroquia independiente con las filiales Campo de Mirra y Cañada, y el caserío de Salze: también tuvo otro caserío llamado Torre Negrete, del que no quedan más vestigios que unos paredones abandonados y la hermosa finca denominada La Torre. La iglesia que servía de templo parroquial no era más que una ermita dedicada a San Juan Bautista, y en 1817 se puso la primera piedra del actual templo, que se inauguró en 9 de noviembre de 1841, siendo uno de los que más contribuyeron a la terminación, su hijo ilustre Emmo. Sr. D. Miguel Payá y Rico, Cardenal Arzobispo de Toledo, que murió en 24 de diciembre de 1891, de cuya parroquia fué ecónomo. Dicho templo es espacioso, de estilo compuesto, con dos torres simétricas en la fachada y esbelta cúpula central, tres naves, y crucero...». (3)

 

«...Los terrenos sobre los cuales se levanta la actual iglesia fueron cedidos por Pedro Miguel Ferriz, situados a cincuenta metros de la ermita, siendo el proyecto del templo obra del arquitecto y académico de San Carlos de Valencia, Salvador Escrig Garriga (Valencia 1765-1833), aunque no se conserva plano alguno de dicho proyecto.

 

Ocupa una manzana rectangular de grandes dimensiones. Al exterior ofrece un gran volumen exento, robusto y macizo, con una fuerte presencia en el espacio físico de la plaza y de toda la localidad.

 

La fachada, de mampostería y completamente lisa, contiene elementos clásicos, enmarcada por dos torres, y en la parte central una gran y destacada cúpula.

 

El edificio es de planta rectangular, la iglesia sin embargo tiene forma de cruz latina, con una gran nave central y un crucero, en el que observa la majestuosa cúpula que lo corona.

 

El interior es muy espacioso gracias a la gran altura de la la nave principal, de mucha esbeltez, cubierta con una bóveda de cañón, dividida en cuatro tramos.

 

Destacan el pórtico interior de los pies, los altares neoclásicos laterales, el altar mayor decimonónico y el azulete de la sacristía. El altar está coronado por la figura del Cordero junto con dos ángeles majestuosos y una imagen del patrón al que está dedicada la Iglesia, San Juan Bautista, con un cuadro de la decapitación del Bautista, justo encima del altar mayor. En los laterales del presbiterio, se han colocado dos grandes trípticos al óleo, del autor local, José Navarro Ferrero.

 

Tiene nueve capillas laterales dedicadas al culto de distintos santos. Dos altares laterales en el crucero dedicados al Sagrado Corazón de Jesús y la Virgen de Fátima. En la parte derecha del Presbiterio o Altar Mayor se sitúa la Sacristía, y en la izquierda, la Capilla de la Comunión...». (4)

 

(1) Wikipedia

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846. Tomo IV. Pág, 203.

(3) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(4) Ayuntamiento de Benejama.

 

Manolo Serrano, 30/06/2012

 

Manolo Serrano, 30/06/2012

 

Manolo Serrano, 30/06/2012

 

Manolo Serrano, 30/06/2012

 

Manolo Serrano, 30/06/2012

 

Cefire

 

Cefire

 

Última actualización: 10/03/2022