Ermita de la Virgen de las Nieves (Mariola-Cava de l'Habitació)

 

«...La construcción de esta ermita se remonta a fechas anteriores a 1695, puesto que el 13 de octubre de ese año, dentro del itinerario de su visita pastoral, el obispo que realizaba la visita: "...visitó la hermita sub título de nuestra Señora de las Nieves, situada y puesta en el dicho término de la referida villa de Agres en lo alto de la sierra de Mariola al lado de las neveras de Bernardo Puig, patrono que es de dicha hermita con el acto otorgado por Vicente Aznar a favor de aquel. La cual halló decente y con todos los hornamentos necesarios para decir y celebrar missa que se celebra en algunos días festivos entre año...". La visita celebrada en 1733 confirmó el buen estado en que se encontraba esta ermita: "...dicho Visitador General visitó la hermita de Nuestra Señora de las Nieves que está en lo alto de la sierra de Mariola, al lado de las neveras de D. Bernardo Puig, la qual encontró estar decente para celebrar el Santo Sacrificio de la Misa quando se ofrece...".

 

En 1765 se elabora la relación de propiedades de los vecinos a Agres a fin de controlar sus impuestos. Entre ellas figuran los diferentes "...pozos de custodiar nieve que posee D. José Puig...". En medio de esta relación se dice, "...otrosí, posee en lo alto de dicha sierra dos pozos con su casa de habitación y ermita...". Pero la familia Puig, que ya se había construido una casa más grande que la de Agres en plena ciudad de Ontinyent, parece que no cuidaba tanto los detalles y la ermita pareció abandonada, como se reconoce en la visita de 1784: "...oratorio de D. Joseph Puig, vecino de Onteniente, sito en Mariola y dista una hora. Por indecente se le puso entredicho desde el acto de la visita y después en uno de los mandatos se levantó...".Parece que los Puig hicieron caso de la llamada de atención, porque "...el 5 de noviembre de 1786 se hizo constar estar decente y con los ornamentos necesarios; levantamos el entredicho para que se celebre en él...".

 

Ese mismo año de 1786, en que reinaba en España Carlos III, el día 15 de octubre el letrado D. Christoval Alonso levantó acta notarial de la celebración de una misa en dicha ermita a instancia de la familia Puig: "...Constituidos en el alto del Monte de Mariola, término de dicha Villa, partida nombrada la casa de abitación y pozos de nieve ..., en donde existe un ermitorio intitulado de Nuestra Señora de las Nieves, junto a dicha casa de habitación, todo propio del dominio de Dn. Joseph Puig y Cubelles, vecino de esta Villa de Onteniente, de una parte el Rvdo. Dr. Dn. Joseph Pla Pbro., cura actual de la Iglesia Parroquial de esta dicha Villa; y de la otra Dña. Theresa Cubelles y Eiximeno, consorte del referido Dn. Joseph Puig.., compuesto y adornado con la decencia correspondiente para poderse celebrar en él el Sacrificio de la Misa, suplicaron los referidos con la urbanidad debida a Dn. Joseph Pla Pbro. les celebrase en el referido ermitorio el sacrificio de la Misa a honor y gloria de la Soberana Reyna, quien habiendo encontrado dicho ermitorio con toda decencia y con los avíos necesarios para la celebración del mencionado sacrificio...".

 

Es difícil encontrar otros testimonios escritos sobre la utilización de la ermita de la Virgen de las Nieves para la celebración de actos religiosos. En la relación de bienes de D. Vicente Puig hecha en 1825 se alude, junto a las cavas de su propiedad, a esta "...ermita, cuyo retablo fue quemado en las guerras del año 1813 por las tropas...".

 

Seguramente quedó más o menos abandonada a finales del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX aún podían reconocerse sus cuatro paredes junto a la casa de la habitación. Pero cuando en 1974 se iba a construir el refugio del Centro Excursionista, sólo se consideró como un solar, por lo que tuvieron que retirar las ruinas que aún quedaban de la ermita...». (1)

 

«...Esta ermita estaba situada en la llamada Cava de l'Habitació, frente al antiguo pozo de nieve llamado Cava Arquejada, en la Sierra de Mariola. Formaba parte de un conjunto de edificios, al parecer destinados a refugio de jornaleros y cuidadores de pozos de nieve.

 

La planta, rectangular, de pequeñas dimensiones, aparecía orientada de este a oeste y tenía su ingreso situado a levante. Este ingreso, adintelado, estaba construido con buena sillería y sobre el mismo se abría una pequeña ventana o tragaluz. De igual manera, las esquinas aparecían reforzadas mediante sillares que enmarcaban el resto de los cuatro muros de mampostería trabada con mortero. La cubierta debió ser abovedada y se recubría con tejas; en 1974 se conservaba el inicio de la referida bóveda. El interior presentaba un zócalo enlucido, en el que se adivinaban restos de una decoración pintada a modo de trepa, en tonos azules.

 

La construcción responde al estilo de las cavas de nieve y es posible que se levantara a mediados del siglo XVII, ya que la sillería empleada en la ermita es similar a la de la Cava Arquejada. En esta descripción hemos seguido a Segura Martí en el capítulo relativo a las cavas de nieve de Agres, publicado en Miscelánea Histórica de Agres...». (2)

 

(1) Rafael Reig Bodí. Cronista oficial de la Villa de Agres. Publicado en El portal de la Sierra de Mariola.

(2) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Ramón Candelas Orgilés

 

Última actualización: 06/02/2022

 

Imagen Aleatoria

c04893.jpg