Capilla del Reformatorio de Adultos

 

«...El antiguo Reformatorio de Adultos, más conocido como Cárcel de Benalúa, actualmente, Palacio de Justicia, se encuentra ubicado en la manzana que delimitan las calles Santa María Mazzarello, Pardo Jimeno, Los Doscientos y la avenida de Aguilera.

 

Coincidiendo con el momento en que se demolieron las murallas y se planificó el necesitado crecimiento ordenado de Alicante, se planteó la necesidad urgente de crear una nueva cárcel y dejar de utilizar para tal efecto la conocida como Casa del Rey o Alfolí de la Sal (construido en 1591 y usado como prisión desde 1849) en la plaza de Gabriel Miró, ya que sus instalaciones no eran suficientes ni adecuadas por lo lúgubre e insalubre de las mismas.

 

Se decidió ubicar el nuevo centro penitenciario en el extremo Noroeste del barrio de Benalúa, en la zona que inicialmente aún no se construirían casas, dentro de una parcela donada por la Sociedad los Diez Amigos al Ayuntamiento de la ciudad.

 

El proyecto, inspirado en el Panopticón de Bentham, lo firmó el redactor del Ensanche de la ciudad: José González Altés, y la construcción de la nueva cárcel ocupó un dilatado período de tiempo. Figueras Pacheco, en su obra Geografía del Reino de Valencia nos da la siguiente cronología: “...A la vista de tantas quejas, se procedió a construir la cárcel provisional de Benalúa, de cuyas condiciones se podrá formar juicio por lo que tácticamente revelan los siguientes datos: el 2 de Octubre de 1899 se comenzaron las obras; el 27 de Noviembre quedaron concluidas. El 12 de Enero se trasladó a los presos a la nueva prisión y el 14 de Enero se inauguró con asistencia de las autoridades. El coste total de las obras fue de 21.000 pesetas...”.

 

Esta nueva cárcel se planeó con arreglo a la moderna legislación penitenciaria española del momento, siguiendo las características de las denominadas cárceles modelo (como las coetáneas de Barcelona y Valencia). Sobre una parcela de alrededor de una hectárea, de perímetro cuadrangular. Su esquema y construcción respondían a la idea de severidad de la justicia, con gruesos muros de mampostería, huecos con grandes enrejados y garitones en los muros.

 

El edificio tenía en la fachada norte los pabellones para dependencias administrativas y de funcionarios, y al sur se encontraban las dependencias de los reclusos en cuatro naves dispuestas radialmente de modo que se pudiera garantizar un perfecto control, y que tenían en su interior un pasillo central y celdas a ambos lados. Estos cuerpos estaban aislados del exterior por los correspondientes sistemas de seguridad a base de caminos de ronda y altos muros, y los espacios intermedios entre las diversas naves fueron previstos como paseos celulares donde poder vigilar a los reclusos cuando salían al patio.

 

Las construcciones se realizaron de fábrica de mampostería vista, con las llagas resaltadas por el mortero de agarre, las esquinas y los recercados de los huecos se resolvieron a base de sillería, y las cubiertas se crearon inclinadas a dos aguas.

 

La sobriedad de la construcción original, estéticamente se encuadra dentro del racionalismo constructivo decimonónico: jugando con las posibilidades de la piedra desnuda.

 

Desconocemos cuándo dejó de prestar sus funciones como cárcel, y si mientras funcionó simultáneamente con la conocida como Prisión de José Antonio, inaugurada en 1925 y ubicada en plena Carretera de Madrid junto al barrio de La Florida, y qué tipos de presos iban destinados a una u otra.

 

A finales de la década de 1980, el entonces Ministerio de la Vivienda resolvió cambiar el uso del reformatorio de adultos y ubicar en este edificio un Palacio de Justicia que acogiera funciones y diligencias que hasta el momento venían efectuándose de forma dispersa en el edificio de la Audiencia Provincial frente al Ayuntamiento y en un pequeño edificio junto a Tabacalera.

 

La transformación que sufrió la prisión, se dividió en varias fases: una primera a finales de los 80 que camufló la arquitectura penitenciaria con formas triviales de un posmodernismo provinciano y que adaptó todas las dependencias a su nuevo uso de Juzgados y Registro Civil.

 

Hubo una segunda fase de modernización de las instalaciones a finales de los 90 que acabó con los muros, incluyendo la reforma de la plaza de acceso desde la calle Pardo Gimeno, ubicando unas esculturas de acero en homenaje a Miguel Hernández, que llegó aquí en 1941 procedente del Penal de Ocaña (Toledo) y murió entre sus muros débil y enfermo de tuberculosis.

 

Según el expediente penitenciario de Miguel Hernández, la capilla del Reformatorio de Adultos de Alicante fue el lugar donde contrajo matrimonio religioso con Josefina Manresa el 4 de marzo de 1942, sólo 4 días antes de la muerte del poeta.

 

En la actualidad, el Palacio de Justicia, se encuentra en un destino incierto, inmerso en un macroproyecto que provocó la demolición del próximo Cuartel de San Fernando para ubicar en él la Ciudad de la Justicia de Alicante...». (1)

 

(1) Rubén Bodewig Belmonte. Barriodebenalúa.es

 

Año 1976. Autor desconocido

 

ca. 1980. Barriodebenalúa.es

 

ca. 1990. Carles Vela. Barriodebenalúa.es

 

Autor desconocido. Barriodebenalúa.es

 

Manolo Serrano, 04/12/2013

 

Manolo Serrano, 04/12/2013

 

Manolo Serrano, 04/12/2013

 

Manolo Serrano, 04/12/2013

 

Última actualización: 27/02/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c00827.jpg