Ermita de San Roque y San Sebastián

 

«...La [ermita] de S. ROQUE y S. SEBASTIAN abogados contra la peste, y patronos de esta ciudad, está situada frente al barrio de Sta. Elena, á la otra parte del rio Barchell. Su orijen se remonta á principios del siglo XV, con motivo de la asoladora peste que en 1414 invadió la Península; de cuya calamidad y otras se debe creer salió ileso Alcoy por intercesion de estos sus patronos que fueron votados por tal en el año 1600.

 

La proteccion de estos santos fue tambien esperimentada aquí en los años de calamidad de este reino: 1489 hasta 1495, 1532, 1557, 1558, 1559, 1564, 1577 y 1599.

 

En 1564 se proyectó fundar un convento en el sitio que hoy ocupa esta ermita, y al efecto se dió en posesion á los PP. del convento de S. Francisco en 24 de Octubre de 1566; y se refiere la tradicion que dichos Padres establecieron junto á la ermita un hospicio.

 

En la guerra de Sucesion quedó arruinada esta ermita; por lo que en 1715 se comenzó á reedificar, dándola mayor capacidad; y no se bendijo hasta mediados de Junio de 1731. Posteriormente se ha renovado á espensas de este vecindario.

 

La fiesta principal se celebra el 16 de Agosto, concurriendo lo mas escogido de estos habitantes...» (1)

 

«...Ermita desaparecida. Tuvo su origen en 1489 con motivo de una peste que asolaba la península por lo que los alcoyanos se invocaron a San Roque, ofreciéndole levantar una ermita como se vieran libres de tal azote que duró cinco años, hasta 1494.

 

Para los años 1547, 1548 y 1550, invade de nuevo la peste el Reino de Valencia y habiendo Dios tratado con benignidad a la Villa, cumplieron en 1559 el voto que habían hecho un siglo antes (2). Posteriormente fue destruida y reconstruida varias veces, por ejemplo, en 1731, derribada para la ampliación de un cuartel próximo y edificada en un solar situado enfrente...». (3)

 

Complementa lo anteriormente citado, la siguiente noticia: «...En el año 1489 todo el Reino de Valencia se vio castigado por el azote de la peste. Ante la proximidad de la epidemia, el pueblo levantó su voz clamorosa al cielo pidiendo protección al abogado de la peste, San Roque, haciendo voto público de que si se veían libres de ella, le levantarían una ermita.

 

La Villa de Alcoy, agradecida por no haber sufrido la peste, construyó en la iglesia del patrono San Jorge un altar dedicado a San Roque y San Sebastián, ambos protectores contra tal mal.

 

De 1547 a 1549, sucedió otra invasión de peste en este Reino, y habiendo experimentado Alcoy la protección de San Roque, cumplió en 1549 el voto que hizo muchos años antes de edificar una ermita al Glorioso San Roque, en las inmediaciones de la población. Hicieron esculpir las imágenes de San Roque, San Sebastián y San Mauricio, patrón de los tintoreros, las cuales fueron costeadas por Bernardo Pamis, tintorero saboyano, para colocarlas en dicha ermita, bendiciéndose el 15 de marzo de 1559.

 

Esta primera ermita fue destruida totalmente en la Guerra de Sucesión (1705-1714). Se encontraba situada en lo que hoy es el interior de la calle Onofre Jordá, en el Paseo Cervantes, y que luego se convirtió en la Plaça de Bous Vella.

 

Se procedió a construir una segunda ermita en otro emplazamiento más cercano a la población. Fue bendecida la primera piedra el 15 de marzo de 1715 por el Doctor Don Felipe Margarit, Cura Ecónomo de la Parroquia de Santa María. Fue terminada la obra merced al esfuerzo de los alcoyanos y solemnemente bendecida el 10 de agosto de 1731 por el Doctor Don Nicolás Colomer, Vicario de la Parroquia. Se inauguró con solemne Misa y sermón por el carmelita hijo de esta Villa Padre Marcelino Sempere.

 

Mejor y más capaz, situada a espaldas de lo que sería el Cuartel de Infantería, se ubicaba sobre un gran rellano frente a la cruz de término del Camino de Madrid.

 

El Cuartel de Infantería, construido en 1878, estaba necesitado de ampliación, y la ermita fue cedida al Ramo de Guerra para hacer posible su expansión. La ermita estuvo en funcionamiento hasta el 4 de enero de 1920 en que dijo la última Misa el Presbítero Don Casimiro Valero Vicedo, por hallarse enfermo el Vicario de la misma Don Juan Peiró Cabrera.

 

Ya se había pensado en una nueva ubicación y, en 1915, comenzaron las obras de la que hoy conocemos como Iglesia de San Roque y San Sebastián...». (4)

 

(1) José Martí Casanova, librero-editor. Guia del forastero en Alcoy. Alcoy, 1864.

(2) José Vilaplana Gisbert. Historia Religiosa de Alcoy. Alcoy, 1903.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

(4) Vicente Moncho, sacristán de San Roque, año 2012.

 

Autor desconocido, año 1916.

 

Última actualización: 13/02/2022

 

 

Imagen Aleatoria

key.jpg