Ermita de San Roque

 

Nos refiere Bendicho: «...En el año 1559, padeció esta Ciudad [Alicante] y las de Orihuela y Murcia, una notable calamidad de Peste y males contagiosos, en tanto grado, que pensaban quedar despobladas. En Alicante, hubo notable cuidado con los enfermos y muchas prevenciones, para que el mal no cundiese, haciéndose grandes diligencias de gastos, guardas y limosnas, muchos sacrificios y oraciones y notorias penitencias; de ello se hallan memorias en el Archivo de esta Ciudad, de resoluciones acertadas y con valor ejecutadas. Fue señalado por Hospital y Piscina, para que los enfermos estuviesen como era justo, el Convento de Nuestra Señora de los Angeles, donde acudió la ciudad con medicinas, sustento y regalo, si bien no se halla los muertos pero de los gastos grande, que limosnas y oraciones son los medios; los lugares circunvecinos, acudieron con regalos de huevos y de gallinas y de lo que tenían, que en casos semejantes todos acuden al necesitado y menesteroso. Fabricóse la ermita y oratorio de San Roque, que entonces se votó; y pareciendo a los Ser. Jurados, que si a esta fábrica no se daba calor durante la necesidad, sería posible se olvidase el voto, con efecto se procuró y se acabó durante el contagio, que conocida cosa es en las cosas humanas, los efectos del atader padecen poca ejecución; y así les pagó Dios el buen ánimo a los vecinos de esta Ciudad, con alzar la mano del castigo con brevedad…». (1)

 

«...Esta ermita fué construida en el siglo XVI, y consagrada al insigne Santo á quien invocaron nuestros antepasados en dias de tribulacion. Levantado en las faldas del cerro de la Ereta, el edificio constaba de tres arcos de cantería en cada uno de sus lados; la techumbre era abovedada; y en una plataforma pavimentada de losetas de Manises se construyó el altar mayor, el cual tenia un retablo de madera con pinturas de algun mérito presentando interesantes pasajes de San Roque, cuya imagen de talla venerábase en un nicho formado en el centro. El exterior de la ermita, con la sencillez de su campanario, la modesta forma de su arquitectura y los parrales y pasionarias que hermoseaban sus alrededores, ofrecía un aspecto poético: sobre la puerta de entrada habia una hornacina con una estatua de granito representando al Santo Titular, y al O. un pequeño jardin que producia rosas de Borneo, jazmines y otras flores […] El año 1867, amenazando ruina la bóveda de dicho edificio, el Ayuntamiento proyectó su reparacion; pero como no se llevó á efecto en 1869 se dispuso que se demoliera, quedando solo los seis arcos de cantería fabricados en el siglo XVI […] Las obras del nuevo Santuario se inauguraron en la tarde del dia 25 de julio de 1875...». (2)

 

«...La ermita de San Roque es un edificio de reducidas dimensiones. De planta basilical con el eje longitudinal orientado en sentido Oeste-Este. La primitiva ermita datada en 1559 presentaría una planta de nave central con tres capillas laterales a cada lado, sin manifestar externamente los contrafuertes, con arcos de medio punto y una puerta bajo el campanario enfrentada al ábside orientado al Este. Según Viravens (2), en el año 1869 amenazando ruina su bóveda, el Ayuntamiento dispuso su demolición, quedando en pie seis arcos de cantería. El proyecto se le encargó al arquitecto Guardiola Picó que levantó la nueva edificación.

 

Guardiola Picó mantuvo la planta anterior y desmontó parcialmente los arcos fajones, los sobreelevó y les dotó de una sección de arco rebajado, al igual que las falsas bóvedas existentes que ocultan la cara inferior de la cubierta. Las capillas laterales están cubiertas por pequeñas bóvedas de cañón, manifestando al exterior unos falsos contrafuertes. Guardiola Picó pretendía con ello dotar al edificio de un lenguaje neomedieval. El altar mayor se localiza acusadamente al SE, de planta semicircular con diámetro menor que la latitud de la nave. En la fachada oeste, donde debía estar la puerta de la ermita de 1559, Guardiola Picó construyó una torre campanario de planta casi cuadrangular con una puerta abocinada, hoy cegada. Al adosar a la ermita de San Roque el antiguConvento de las Siervas de Jesús y de La Caridad, Guardiola Picó tuvo que abrir la actual puerta, (a mediodía), perdiendo la intención canónica de colocar el ábside de los templos mirando a Jerusalén y su acceso a poniente.

 

La torre campanario está construida con sillería y verdugadas regulares de ladrillo macizo, técnica constructiva escasa en la arquitectura de la ciudad. Esta técnica también aparece en la escalera superior de acceso al Campanario de San Nicolás. Se remata esta estructura sobre la cornisa superior con una cubierta piramidal de madera protegida por láminas metálicas que presenta semejanza formal a las dos torres campanario de Villena del siglo XVI…». (3)

 

«...Se trata de un edificio adosado por la izquierda al antiguo convento de las Siervas de Jesús. La obra es de mampostería, capillas entre los contrafuertes y cubierta de bóveda rematada por teja árabe; orienta su eje de Este a Oeste.

 

La fachada, situada en el costado derecho de la nave, orientada al sur, se divide en dos pisos: el inferior con la entrada a la que se accede por siete escalones, orientada al sur, y portada de vano en arco escarzano realizados con piedra sillar; en el piso superior los contrafuertes, que se hacen externos, la dividen en tres tramos con ventanas alargadas y arco de medio punto, en cada uno de ellos. A la izquierda de la entrada de eleva el campanario que es el emblema de la parte alta de la ciudad; es de planta cuadrada, huecos en arco de medio punto y cubierta piramidal. El revestimiento es de color rojo, con fajones claros y de piedra, además de la portada, los contrafuertes y campanario.

 

Planta de nave única con capillas entre los contrafuertes; mide 18,39 por 8 metros. La nave se divide en tres tramos de capillas, con acceso mediante arcos de medio punto y cubiertas con cortas bóvedas de cañón; hasta la altura de los arcos, la piedra sillar está al descubierto, por encima, se cubre de yeso. Sobre las capillas, en lo alto del muro, se abren sendas ventanas dobles con huecos alargados de medio punto. En una de las capillas tiene hornacina con la imagen del titular San Roque.. Los contrafuertes adosan pilastras terminadas con capiteles jónicos, en lo que se apoyan los arcos fajones, de medio punto rebajado, que sostienen la bóveda. Los tramos de la bóveda son de arista, con un adorno de palmetas en su cruce. El presbiterio, elevado dos escalones, es enmarcado por un arco diafragma cuya altura es menor que la de la nave, tiene forma de ábside poligonal y bóveda poliédrica que arranca de una imposta. En su centro destaca la imagen del Cristo Gitano y, a cada lado, dos grupos de ventanas al estilo de la nave pero más esbeltas...». (4)

 

(1) Vicente Bendicho. Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante. Alicante, 1640. (Alicante, 1960)

(2) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la muy ilustre y siempre fiel ciudad de Alicante. Alicante, 1876

(3) Ayuntamiento de Alicante. Catálogo de Bienes y espacios protegidos.

(4) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Viravens

 

Viravens

 

Autor desconocido, ca.1970

 

manolo serrano, 04/10/2008

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

Última actualización: 23/02/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c09951m.jpg