Ermita de la Santa Cruz

 

Según refiere Montesinos: «...Esta mediana aseada Hermita está situada dentro de la Ciud. Punto elevado de una Montaña, q. forma alli su deliciosa planicie; la fundò por su devoción Dn. Diego Valverde, Capitan Retirado por los años de 1500. Dedicándola al Soberano Madero de la Sma. Cruz, Instrumento precioso de nuestra Adorable Redención; està al cargo y cuidado de la Insigne Iglesia Colegiata, cuyo Muy Iltre. Cabildo embia en el dia 3 de Mayo, propio de su Milagrosa Imbención por la Emperatriz Sta. Elena al Revdo. Clero con su Cruz y Preste a dha. Hermita en la que se celebra Misa Solemne Cantada y Sermon: hay Porrate general de innumeravles cosas; y general concurso de gentes de todas clases, y estado...». (1)

 

«...Otro santuario se edificó en esta Ciudad que tambien atraía la devocion del pueblo. Es el que existe consagrado á la Santísima Cruz, cuya antigüedad data del Reinado de Carlos IV, si bien en el de Fernando VII se embelleció convenientemente.

 

Erigida esta ermita en un cerro situado al NO. de la Ciudad, cuidaban de ella los frailes del Convento del Cármen, cuya Comunidad la tomó bajo su patronato.

 

El exterior del Santuario es de agradable aspecto: la puerta de entrada está exornada con pilastras sustentando un cornison que sostiene una hornacina, en la que existe la Cruz sobre nubes de ángeles talladas en piedra; remata la fachada que describimos una vistosa balaustrada de piedra con pilares y jarrones, y en el centro se eleva un sencillo campanario.

 

La capacidad de esta modesta ermita no es de grandes dimensiones; tiene tres capillas por banda, con altares adornados con retablos; venerándose en uno de ellos la imagen de Jesús Crucificado, que es de talla y ofrece algún mérito artístico.

 

El altar mayor está cerrado con una verja de hierro, y en él se venera un Lignum Crucis debidamente autenticado. Esta reliquia está guarda en un relicario que se adquirió en nuestros días, el cual descansa sobre una hermosa peana que donó la Comunidad de religiosos Carmelitas.

 

Además de estos pormenores, el Santuario que describimos tiene púlpito y un Coro construido a los pies del edificio. La Sacristía es muy capaz, y en uno de sus departamentos establecieron los frailes del Cármen una escuela para instruir á los niños del arrabal de Santa Cruz, que se extiende en las vertientes del cerro en cuya cúspide se halla el Santuario...». (2)

 

«...Como su nombre indica, la subida a la Ermita es la calle que conduce al santuario, emplazado en lo alto del barrio y la calle de la Ermita es la que se halla alrededor de la misma.

 

La antigüedad de estos lugares corre pareja con la de su Santuario, al que la historia local dedica las siguientes líneas: “...Poseedor de la cilla de Alicante el Rey Lobo de Murcia, a éste le fue arrebatada por el de Córdoba Aber Jumea o Aber Gumeda, príncipe ilustrado y prudente que mandó edificar una pequeña mezquita en lo alto de la aljama septentrional en la falda del monte del Castillo de Benacantil.

 

Conquistada la plaza por Alfonso X de Castilla, a petición de su esposa la Reina doña Violante, ordenó la purificación de dicha mezquita, acto que se llevó a cabo en 1258, en ocasión de hallarse ambos consortes en esta entonces villa.

 

Prosiguieron las obras de la Ermita, y ésta fue abierta al culto católico celebrándose la primera misa en 1271 en presencia de los Reyes don Alfonso y doña Violante, y del padre de esta don Jaime I de Aragón, el Conquistador, que vino desde Valencia con este objeto, lo cual no fue sino un pretexto inventado por el monarca de Castilla, para atraer a su suegro a una entrevista...”.

 

Durante los siglos XVII, XVIII y primera mitad del XIX, los frailes Carmelitas tuvieron instalada una escuela de primeras letras en este lugar, donde edificaron el actual santuario. Por 1927 fundaron aquí otra escuela, el Apostolado de la Oración y Acción Social; en ella recibieron instrucción completamente gratuita más de cien niños pobres del barrio...». (3)

 

«...La Guía de arquitectura de la provincia de Alicante, adelanta su construcción entre los años 1258 a 1271, por consagración de una mezquita, y atribuye el actual edificio al siglo XVIII; se sabe de restauraciones en 1830, 1915 y 1944. […] La ermita tiene a su espalda las murallas del castillo y ante sí la panorámica de la ciudad y la bahía. Edificio exento, construido de mampostería y cubierta sobre bóveda, rematada por una terraza con antepecho de balaustrada. Estucada en blanco no desentona con el entorno.

 

La fachada, orientada a mediodía, corresponde a un lateral de la nave. Portada, con vano dintelado, formado por dos pilastras con plinto y entablamento simple, labrados en piedra. Sobre ella, hornacina con una cruz de madera sobrepuesta; tiene a su derecha una pequeña galería con una arcada de tres huecos de medio punto. Corona la fachada una balaustrada de obra interrumpida por la espadaña en la vertical de la portada; tiene hueco en arco de medio punto y alojo de campana. Banco de obra corrido a los lados de la puerta. Revestimiento de yeso blanco y zócalo de amarillo. La planta de una sola nave, mide 16,30 por 5,79 metros, dividida en cuatro tramos por pilares cruciformes cuya faz adosa pilastras de capitel corintio, entablamento perimetral con cornisa y arcos fajones que apoyan la bóveda de medio punto rebajado. Entre los contrafuertes, se labran capillas de escasa profundidad, con arcos de medio punto; sobre ellas corre una estrecha galería a la que dan las ventanas de la parte superior y se hace externa en la fachada, en la arcada de ventanas dicha. A los pies tiene coro y a la izquierda la sacristía; en la cabecera el presbiterio se eleva un escalón y en su testero un amplio arco da vista al paso de El Descendimiento...». (4)

 

En el altar mayor se venera a un Lignum Crucis de autenticidad confirmada desde 1879 que junto, con la Santa Cruz, comenzó a sacarse en procesión. De gran devoción religiosa es la procesión del Jueves Santo, en la que los costaleros descienden el paso de la Santa Cruz por las estrechas y empinadas calles del barrio.

 

(1) Joseph Montesinos Pérez Martínez de Orumbella. Descripción Histórico Política y Geográfica del Ilustre Obispado de Orihuela. 1794-1798.

(2) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la Muy Ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante. Alicante, 1875.

(3) Gonzalo Vidal Tur. Pbro. Alicante: sus calles antiguas y modernas. Alicante, 1974

(4) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Viravens

 

Francisco Sánchez, 1970

 

Francisco Sánchez, 1973

 

Francisco Sánchez, 1973

 

manolo serrano, 04/10/2008

 

manolo serrano, 04/10/2008

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 18/02/2009

 

manolo serrano, 21/05/2019

 

manolo serrano, 21/05/2019

 

manolo serrano, 21/05/2019

 

manolo serrano, 21/05/2019

 

Felo, ca. 1960

 

Última actualización: 26/02/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c09842m.jpg