Capilla del Santo Sepulcro y Panteón Guijarro

 

«...El pueblo de Villafranqueza está fundado en el centro de un valle que forman unas pequeñas colinas; y entre los edificios notables que allí existen, debemos citar el panteón que construyó D. José Guijarro y Espinosa. Señor de Noble linaje y ventajosa posición, que en el último tercio del siglo XVIII vivió en esta Villa [Alicante], en la preciosa quinta que mandó edificar en una heredad contigua al pueblo.

 

Dicho panteón, cuyas obras se principiaron en 1799, y se terminaron el 18 de Noviembre de 1803, enterrándose en él á los parientes en línea recta del fundador, se levanta en una pequeña eminencia que se encuentra á la derecha del camino de Villafranqueza á esta Ciudad [Alicante]. El edificio ofrece al caminante un aspecto muy poético, pues á traves de algunos cipreses que le rodean, se eleva la sencilla cúpula de una capilla que, bendecida el dia 18 de Noviembre del expresado año, quedó desde luego habilitada para el culto público...». (1)

 

«...El Panteón de los Guijarro se alza en un montículo entre el barrio de Virgen del Remedio y Villafranqueza. Se levantó a expensas del noble que fuera Regidor Real de Alicante D. José Guijarro de Espinosa entre 1799 y 1803 y fue proyectado por arquitecto A. Jover. En 1997 Màrius Bevià fue el encargado de su restauración.

 

Se trata de una pequeña capilla-panteón de estilo neoclásico no vinculada a ningún cementerio (una práctica que se prohibió por salubridad en 1805, poco después de su construcción). Debido a sus particularidades, es una construcción única en la provincia, por ser el único recinto funerario de carácter civil fuera de un cementerio. Inicialmente el panteón estuvo integrado en un edificio exento: una ermita circular, con un volumen rotundo cubierto por una cúpula semiesférica con teja curva. Tiene un cuerpo adosado en su parte trasera y una cripta de planta octogonal en semisótano. El acceso se encuentra en el lado Norte y frente a él existe un pequeño altar. En los restantes seis lados, se encuentran los nichos de enterramiento. Al otro nivel superior se accede por una escalera exenta de dos tramos y es donde se encuentra la capilla.

 

Antaño existió una tapia de mampostería enfoscada que sólo tenía acceso por una portada de dos cuerpos, y que rodeaba el patio a modo de camposanto en el que se enclavaba el panteón y al que le otorgaba recogimiento y privacidad. Esto, unido a una hilera de cipreses (también desaparecida hoy en día), generaba un ambiente romántico y necrológico del lugar.

 

El exterior presenta la parte inferior lisa, a excepción del pórtico de entrada, y el tambor está horadado por ocho ventanas enmarcadas por pilastras.

 

Cada año, en este lugar se produce un homenaje a los Mártires de la Libertad (la vía por la que se accede de hecho se llama Paseo de los Mártires de la Libertad). En este homenaje se rememora a los militares liderados por Pantaleón Bonet que se sublevaron contra Isabel II y que fueron fusilados allí mismo en el año 1844...». (2)

 

«...En la actualidad, por derribo de la casa adjunta, ha quedado un edificio exento que comprende la capilla, volumen cilíndrico de pequeñas proporciones, la cripta y un pequeño cuerpo posterior adosado. Obra de mampostería y cubierta con cúpula semiesférica con teja vidriada. La fachada, orientada al Este, previo un acceso de doble escalinata, que ampara la cripta, presenta la entrada, sobre la que destaca el escudo familiar y una cúpula semiesférica sobre tambor cilíndrico. Revestimiento de color crema y elementos decorativos resaltados en color granate oscuro. La planta, circular, mide 6,25 metros de diámetro. Cuatro pilastras con plinto y capiteles corintios sostienen el entablamento con amplia cornisa y la cúpula semiesférica sobre el tambor con ventanos que dan luz a la estancia. Las pilastras dividen el paramento circular en cuatro secciones, una es la entrada y las otras tres tienen sendos retablos de estilo clásico. El altar frontal tiene a la izquierda el acceso a la habitación contigua y a la derecha el balconcillo que servía a los dueños para estar presentes en los oficios...». (3)

 

(1) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la Muy Ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

(2) Santiago Varela. Alicante vivo

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Archivo Información

 

Manolo Serrano, 27/03/2009

 

Manolo Serrano, 27/03/2009

 

Manolo Serrano, 27/03/2009

 

Manolo Serrano, 27/03/2009

 

Manolo Serrano, 27/03/2009

 

Manolo Serrano, 15/11/2020

 

Manolo Serrano, 15/11/2020

 

Manolo Serrano, 15/11/2020

 

Manolo Serrano, 15/11/2020

 

Arjones. Archivo Información

 

Última actualización: 03/03/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c13111m.jpg