Iglesia de San Luis Gonzaga (El Realengo)

 

«...El poblado de El Realengo se encuentra construido en el llano de El Saladar que se extiende entre la desembocadura de los ríos Segura y Vinalopó, cerca de las Pías Fundaciones del Cardenal Belluga y pertenece administrativamente a Crevillente.

 

Se trata de un poblado de colonización promovido por el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRIDA) fundado a final de los años 50 del pasado siglo, fue finalizado en 1961.

 

La denominada primera fase comprendía 115 viviendas para los colonos con sus dependencias agrícolas y 20 para los obreros que trabajan en la zona. También la iglesia con sacristía, casa rectoral y locales parroquiales. Igualmente el edificio de la Administración con las dependencias para correos, juzgado y la vivienda destinada al funcionario. Hubo escuela con tres aulas y las respectivas viviendas para maestros. Además cinco viviendas para comerciantes, panadería, abacería, cantina y talleres de los artesanos. Sin faltar la clínica sanitaria y la vivienda para el médico. El área social se componía de edificio con sala de cine, bar, posada y la vivienda del encargado. Por su parte la Casa de la Hermandad Sindical ofrecía igual programa.

 

La iglesia, bajo la advocación de San Luis Gonzaga consta de una sola nave cuya planta está dispuesta en orientación litúrgica canónica, esto es, el eje longitudinal se dispone en la dirección Este a poniente y la entrada principal queda en esta posición. El acceso está protegido por medio de un atrio y dos pequeños huecos con puertas de madera situados en los laterales por los que se accede al interior. La planta es rectangular con la proporción 1:2 en la relación del ancho y el largo, considerada desde la entrada y el inicio de la capilla principal. La nave única está articulada por medio de cinco tramos marcados por los pilares y las vigas colgadas construidas de hormigón armado. Si bien junto al lado Norte discurre un pasillo amplio a modo de nave secundaria, se encuentra separada de la principal por las columnas cilíndricas y su desarrollo lleva a las dependencias de la sacristía. De otra parte, en el muro de la fachada Sur hay un hueco de grandes dimensiones a través del cual se puede sacar el paso en las procesiones religiosas.

 

El presbiterio es de planta cuadrada y se encuentra delimitado por los muros de carga perimetrales. Su nivel de pavimento queda sobreelevado tres peldaños del que corresponde a la nave principal. El espacio interior en la totalidad de la nave queda cubierto mediante un plano inclinado cuya pendiente está dispuesta hacia el flanco Sur. El recinto en el interior se ilumina a través de siete huecos apaisados, que se cierran por las respectivas vidrieras rectangulares. Donde se representan temas abstractos y los componentes de vidrio están sujetos mediante estructura de hormigón, permiten de este modo la iluminación muy matizada de cromatismo diverso.

 

En la fachada principal sobre el muro flanqueado por las puertas de acceso se instaló el mural de la Anunciación que fue realizado por Manuel Baeza y Adrián Carrillo con materiales cerámicos, bien se trate de ladrillo rojo o teselas policromadas, sobre las que se añade la escultura casi de bulto redondo de la virgen.

 

A cada lado del acceso se encuentran dos elementos arquitectónicos de la mayor importancia litúrgica. En la esquina Norte queda la torre prismática del campanario, muy esbelta y opaca, con rasgadura que corresponde al paso de la luz a la escalera y en el remate la ventana para la campana. En la esquina Sur se encuentra el baptisterio formado por un cubo casi exento, con una ventana circular, se encuentra rematado por la pirámide de superficies cóncavas.

 

En lo referente a los acabados y elementos de imaginería, debemos destacar el tratamiento del altar mayor en la cabecera del presbiterio, su autor fue el escultor alicantino Adrián Carrillo. Para este espacio realizó una sencilla cruz de grandes brazos que preside el retablo. A un lado queda la imagen de la Virgen de la Rosa en actitud mística y para el lado contrario dispuso un motivo escultórico realizado en hierro y completamente abstracto. En su conjunto y relación con la arquitectura se consiguen resultados de enorme austeridad expresiva y formal...». (1)

 

(1) Santiago Varela Botella. Dos poblados de colonización en Alicante: San Isidro y El Realengo.

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

manolo serrano, 29/05/2009

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencià, 2003

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencià, 2003

 

Direcciò General de Patrimoni Cultural Valencià, 2003

 

Última actualización: 01/04/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c04352m.jpg