Ermita de San Sebastián

 

Citada por Madoz: “...Hay cuatro ermitas de que es patrona la ciudad: una dentro de su casco con un solo altar, dedicada á San Sebastián; otra con la misma advocación, de bastante capacidad y con seis altares mas, situada á 800 pasos de la poblacion hácia el Sur...”. (1)

 

«...La primera vez que se la alude documentalmente es en 1516. Posteriormente, aparece en la Visita Pastoral a la Parroquia de Nª. Sª. de la Asunción de 1742, dando a entender que no estaba en muy buenas condiciones: “...D. Andrés Gil Bernat, Capellán del Ilmo. Señor Arzobispo de Valencia en virtud de dicha comisión verbal visitó la presente hermita de San Sebastián, que esta existía extramuros de dicha ciudad y que esta es Patrona, la que si al tiempo de la publicación de esta visita no estuviese compuesta con la decencia debida a satisfacción del Rector actual, mandamos a este no permita en manera alguna se celebre en ella, dándonos cuenta del que contraviniere a ello...”.

 

La ermita se debió recomponer y se da noticia de ella en las Visitas de 1783, 1818 y 1926; estando siempre abierta al culto. Según Garrigós Sirvent y otros (2), en 1766-1767 se produjo una reedificación, pudiendo deberse su estructura actual a la misma. La última reedificación es de 1953, llevada a cabo por el Ayuntamiento de Jijona en colaboración con los vecinos del barrio.

 

Su entorno es un pequeño parque junto a la carretera, de la que solo la separan dos rampas realizadas para salvar un alto desnivel. Se trata de un edificio exento que comprende templo, sacristía y casa del ermitaño. Su estructura es de muros y contrafuertes de mampostería y cubierta a dos aguas, excepto en la zona posterior que es a tres, rematada por teja curva. Fachada casi rectangular, orientada al Norte, elevándose en su centro por un frontón curvilíneo con depresión en los extremos, en los que se asientan sendos pináculos. Puerta dintelada y, sobre ella, pequeño retablo de la Virgen de Candelaria y encima otro de San Sebastián; ya en el frontón una ventana rectangular da luz a la nave. Se remata el edificio por una espadaña formada por dos pilares y arco dintelado.

 

Un amplio rótulo nos indica el titular de la ermita. Revestimiento blanco, con recercos de todo el perfil de la ermita, puerta y ventana en color tinto. Planta, de nave única rectangular, mide 15 por 20 metros; tiene contrafuertes internos y pilares a la faz que forman capillas; pilastras con basa y capitel toscano, que soportan el entablamento del que arrancan los arcos fajones que sostienen la bóveda de cañón. El acceso a las capillas es bajo arcos de medio punto sobre impostas y se cubren con bóveda de cañón. A la cabecera, el presbiterio se eleva un escalón y tiene ábside poligonal de cinco lados y un retablo formado por cuatro pilastras con pináculos y un absidiolo semicircular que aloja la imagen de San Sebastián. Sin duda, en el siglo XVIII se transformó el antiguo templo, probablemente medieval, en el actual que adopta las formas barrocas…». (3)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1847. Tomo IX.pág. 634.

(2) Bernardo Garrigós Sirvent y otros. El Barroco en Xixona. Inédito, 1987.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

manolo serrano, 01/06/2009

 

Última actualización: 25/04/2022

 

Imagen Aleatoria

c10163m.jpg