Ermita de Santa Ana

 

«...En una posesión de los señores de Bonanza (familia Rocafull), en el término oriolano, se levantó la ermita de Santa Ana, de la que Bellot (1) dice que ya existía en 1440, y en donde residían algunos ermitaños, a cuyo frente estaba fray Umberto. En 1449 el Consell les cedió una noria para regar el huerto de la ermita. Como vemos, no era inusual que estos establecimientos dispusieran de una pequeña parcela de tierra que les procuraba el sustento cotidiano….» (2)

 

«...Posteriormente, en 1455, después de varias vicisitudes, se estableció la Orden de PP. Franciscanos que se puso a la construcción de un convento. La obra encontró grandes dificultades, hasta que en 1464 tuvo vía libre por Bula de PíoII. El convento erigido siguió llamándose de Santa Ana por ser esta la invocación de la primitiva ermita.

 

En 1465, en este convento se fundó la Orden Tercera de la Penitencia que edificó para sí, en 1601, una capilla adosada al templo conventual. Dicha capilla tuvo por titular a San Antonio de Padua, hasta 1613, en que Bussi realizó una magnífica imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno que, tanto movió la devoción del pueblo, que lo tuvo por su Patrón y la capilla pasó a ser denominada con su nombre. Tan valiosa imagen desapareció en 1936, siendo sustituida posteriormente por una otra del artista Sánchez Lozano...». (3)

 

(1) Mosen Pedro Bellot. Anales de Orihuela. Siglos XIV – XVI. Murcia, 1954.

(2) José Hinojosa Montalvo. Ermitas, Conventos y Cofradías en tierras de Alicante durante la Edad Media. Alicante, 1990.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Última actualización: 19/06/2020

  

 

Imagen Aleatoria

c07014m.jpg