Ermita de la Virgen de las Nieves

 

«...La ermita de La Virgen de las Nieves, denominada también ermita de Nuestra Señora del Castillo por estar ubicada en el Castillo de la Atalaya, parece ser la más antigua de las ermitas villenenses, pues su antigüedad podría fijarse en torno al año 1345. (1)

 

Una de las referenciasque procede de La Relación de Villena, dice: ...este castillo no tiene armas, ni tiros, ni municiones; tiene dentro una yglesia de Nuestra Señora... (2)

 

Se ignora como llega la imagen de la Virgen de las Nieves al castillo; probablemente, como dice García Luján (3), sería introducida por alguno de los señores de Villena o alcaides del Castillo. Consta que en la Visita realizada por D. Bernardino García Campero, en 18 de Abril de 1684, ordenó hacer inventario de los bienes y alhajas de las ermitas de la Ciudad y su distrito y con el fin de que estuviesen debidamente cuidadas, nombró varios superintendentes siéndolo de Nuestra Señora de las Nieves: D. Ginés Dañón y D. Pedro Cervera. También García Luján dice que se ha llegado a afirmar que la Virgen de las Nieves fue la primera Patrona de Villena. No obstante, después de un estudio exhaustivo de las actas del Ayuntamiento, solamente había encontrado una de ellas en la que se la denomina como la Patrona más antigua de la ciudad... (3)

 

Soler (2) no pudo determinar con certeza dónde estuvo emplazada la ermita. La situaba en el ángulo nordeste del patio de armas en cuyo muro se conservan unas hornacinas o bien pudo estar ubicada en el muro Sur.

 

Con la reciente intervención en el Castillo de la Atalaya se puede ver la verdadera situación y las dimensiones de la ermita situada en la esquina Suroeste, determinándose que era una edificación cuadrada. Como parte del muro de la barbacana, se ha encontrado un arco de mampostería de medio punto de estilo románico.

 

En la época de don Juan Manuel la ermita tenía acceso por el Sur. Cuando los Pacheco realizan la reforma en el castillo, con la construcción de la muralla deciden que la ermita quede dentro del nuevo recinto del castillo con el fin de darle un mayor carácter privado, que dio como resultado cambiar la entrada hacia el Norte y el altar al Sur.

 

La existencia de esta ermita está documentada desde el siglo XIV hasta el siglo XIX, siendo numerosos los testimonios. En el siglo XV el obispo de Cartagena Diego de Comontes (1424-1462) habla de la ermita de Nuestra Señora del Castillo como dependiente del archivicariato de Villena.

 

En el siglo XVI, además de ser citada en la Relación de 1575 (2), existe una Provisión Real de 1581 en la que se pide información sobre cofradías existentes en la ciudad, entre la que se encuentra la radicada en la ermita.

 

En el siglo XVII se documentan reparaciones en ella, una en 1605 cuando se le dan tres pinos a Diego Bañón para la obra de Nuestra Señora del Castillo y otra en 1624 con otros diez que solicitó Pedro Zaplana para la obra del Castillo y ermita de Nuestra Señora de las Nieves.

 

No hay duda de que la Virgen de las Nieves fue la primera patrona de Villena y, durante el siglo XVIII, no sólo perdura la devoción a esta imagen sino que se intensifica, existiendo constancia de que en 1776 se hizo bajar en procesión a Nuestra Señora de las Nieves desde la ermita del Castillo hasta el convento de las Trinitarias.

 

Es a partir de mitad del siglo XVIII cuando Nuestra Señora de Las Virtudes empieza a ser venerada por los villenenses, simultaneándose los ingresos obtenidos de los festejos y la devoción hacia ambas, bien a la cofradía de Nuestra Señora de las Nieves o bien en obsequio de Nuestra Señora de las Virtudes, como el regalo de un vestido en 1757. Los datos que se tienen de los últimos festejos en honor a la Virgen de las Nieves son del año 1805, en el que todavía se celebraron las corridas de vacas del 24 al 27 de agosto.

 

La Virgen de las Nieves permaneció en el Castillo hasta el primer tercio del siglo XIX y luego se veneró en la iglesia de Santiago donde estuvo hasta 1936...». (4)

 

(1) Espadaña. Las ermitas de Villena. Villena, 2015.

(2) José María Soler García. La Relación de Villena de 1575. Alicante, 1974.

(3) Máximo García Luján. Historia del Santuario Nuestra Señora de las Virtudes. Villena, 1988.

(4) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

 

Generalitat Valenciana. Consellería de Cultura

 

Última actualización: 02/07/2020

 

Imagen Aleatoria

c04792m.jpg