Capilla del Hospital Militar del Rey

 

«...Sabido es que el que en el siglo XIV fundó D. Bernardo Gemir en el sitio donde en nuestros dias se han edificado las casas que forman la calle de Montengon, era insuficiente para contener á la multitud de enfermos que ingresaban en él […] movió al Concejo de Alicante á construir un edificio más capaz en punto cómodo y ventilado. En 4 de Mayo de 1685 acordó la Municipalidad que se vendiese el terreno del antiguo hospital de San Juan Bautista, que en esta época se denominaba ya de San Juan de Dios, porque desde 1633 se establecieron en él los frailes de esta Orden, para destinar su producto á la nueva obra que se proyectó en un trozo de tierra campa, propia de la viuda y herederos de Baltasar Just, situado frente á una fábrica de salitre que habia en el camino del Convento de Padres Capuchinos, próximo á las últimas casas del arrabal de San Antón, que llegaban hasta la plaza denominada hoy de Santa Teresa. Formados los planos del edificio de que hablamos, las obras se encargaron á Pedro Juan Violat; y cuando estaban bastante adelantadas, el Concejo proyectó construir una iglesia en el nuevo hospital, por ser útil al mismo y necesaria para la Comunidad de San Juan de Dios que habia de habitarlo […] Se comisionó al Dean de la Colegial de San Nicolás, para que pusiera la primera piedra de la nueva iglesia, cuyo acto se verificó en Marzo de 1690 […] En los años 1696 y 1697 se dio gran impulso á las citadas obras, las cuales se suspendieron porque los frailes del hospital de San Juan de Dios manifestaron que no estaban conformes en trasladarse al nuevo edificio, en atención á la distancia que lo separaba de la Ciudad […] La afluencia de tropas á esta población en los primeros años del siglo XVIII […] hizo que el Estado alquilase por 145 libras ánuas el nuevo hospital para los soldados enfermos, por lo que se hicieron en él algunas obras, que se prosiguieron en distintos años del mismo siglo hasta concluirlo. El nuevo hospital, asi establecido para la curacion de militares, fue titulado de San Fernando y después de San Bernardino de Sena, cuya imagen al óleo se colocó en el altar de su iglesia.

 

El edificio, cuya breve historia hemos hecho, aparece aislado en su perímetro; y aunque su exterior no llama la atención por su decorado artístico, revela sin embargo las grandiosas proporciones que reune. En la fachada principal, que mira al S., está la puerta de ingreso, que luce una sencilla portada de piedra, y sobre su cornisamiento se pusieron los escudos de las Armas Reales pintados en losetas de Manises. Estos escudos permanecieron allí hasta el 29 de Setiembre de 1868, en que fueron destruidos por el movimiento político que ocurrió en esta fecha […] El interior del hospital de San Fernando consta de planta baja y dos pisos […] y la iglesia que era una Capilla muy reducida que se ha agrandado en nuestros dias […] La iglesia es de forma rectangular, y estuvo exclusivamente al servicio del establecimiento hasta el 20 de Marzo de 1879, en que fue reglamentariamente elevada á parroquia de la Plaza, por haber sido nombrado Cura castrense de la misma el Capellán del hospital militar Dr. D. José Montoro Ferrando, quien hizo a sus expensas una pila bautismal de marmol rojo, que se colocó en dicha iglesia el 1º de Julio del último citado año, desde cuya fecha se administra allí el Sacramento del Bautismo. En esta parroquia se celebran anualmente una funcion religiosa en honor de San Fernando, los Oficios de Semana Santa y una grandiosa fiesta con motivo del cumplimiento Pascual...». (1)

 

«...Durante la primera mitad del siglo XVIII, el Ayuntamiento construyó un granero o Pósito municipal, muy cerca del osario que recogía los restos de las sepulturas eclesiásticas, hoy Panteón de Quijano. Aquel edificio dio origen a la construcción de casitas de solo planta baja por sus alrededores, formando con el tiempo una calleja.

 

El edificio, las casas y la insignificante calle, sobrevivieron todo el siglo XVIII y más de la mitad del XIX. Desde entonces hasta hoy, todo ha cambiado por completo, y el edificio destinado a Pósito municipal, se convirtió en Hospital Militar; luego en cuartel de la Guardia Civil, las pequeñas casas se han transformado en fincas de dos y tres pisos y la calleja del Granero o del Pósito hoy es una urbanizada calle.

 

Como hemos dicho este edificio o Pósito, fue construido en el siglo XVIII a expensas del Municipio, destinado a granero público. No obstante en 1804, durante la Fiebre Amarilla, sirvió de Hospital provisional, y al desaparecer esta plaga de nuestra ciudad, volvió a su primitivo destino.

 

En 1817 se incautó de él el Real Patrimonio, como indemnización de cierto débito que el Ayuntamiento tenía con el Estado, lo que confirmó el Gobierno por Real Decreto de 17 de mayo de 1865.

 

Este edificio es bastante espacioso y bien ventilado y de buenas condiciones para Hospital a que estuvo destinado hasta octubre de 1931. En estos últimos años recibió aún muchas mejoras más, tales como la adquisición de nuevos terrenos lindantes con el mismo edificio, por poniente, que el Ayuntamiento le dio por otros propiedad del Estado; los del derruido Cuartel en la Plaza del Carmen.

 

Hoy, con las obras que se han efectuado, ha mejorado mucho más. La entrada principal la tiene por la calle de San Vicente. (2)

 

De las estancias dedicadas a usos religiosos no se conserva resto alguno y, actualmente el edificio esta ocupado por la 321ª Comandancia de la Guardia Civil.

 

(1) Rafael Viravens y Pastor. Crónica de la Muy ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante. Alicante, 1876.

(2) Gonzalo Vidal Tur. Pbro. Alicante: sus calles antiguas y modernas. Alicante, 1974.

 

Viravens

 

Alicante vivo

 

manolo serrano, 10/08/2010

 

manolo serrano, 10/08/2010

 

Última actualización: 27/02/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c10143m.jpg