Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

 

«...BENILLOBA: Villa con ayuntamiento en la provincia de Alicante…, situada á la derecha del río Alcoy, sobre una colina con libre ventilación y clima sano, aunque á las veces se padecen reumas y pulmonías. Tiene 308 casas de mediana fábrica distribuidas en calles irregulares, pero bien empedradas y limpias, y en tres pequeñas plazas de figura triangular; casa de ayuntamiento; escuela de primeras letras frecuentada por 50 niños, cuyo maestro percibe 1,500 reales de sueldo anual; una parroquia dedicada á la Natividad de Nuestra Señora, con un cura de provisión del diocesano en concurso general; un cementerio fuera del pueblo en parage que no perjudica á la salud pública, y dos fuentes á corta distancia de la villa, cuyas buenas y abundantes aguas aprovechan los vecinos para beber, utilizando para la limpieza y otros objetos mecánicos las de algunos pozos que hay en muchas casas. Confina el término con los de Gorga, Penaguila y Concentaina, de cuyos límites dista 1/8 de legua poco mas ó menos. Dentro de esta circunferencia hay nueve casas de campo, denominadas la Condomina, Barrachína, la Foya, les Carrasques, la Venta, el Canotar y las tres restantes dels Pelats...». (1)

 

«...En el arreglo de las parroquias del Beato Juan de Ribera, hecho en 1574, vemos que esta villa, perteneciente al arciprestazgo de Cocentaina, contenía 130 casas habitadas por cristianos nuevos, y que desmembrada de Penáguila había sido erigida en parroquia independiente en 1535, con la advocación de la Virgen María y San Jerónimo, dándole por anejos a Benasau y Benifalim. Hoy cuenta 1325 habitantes, con la categoría de curato de ascenso de segunda, y su iglesia está dedicada a la Natividad de Nuestra Señora, teniendo por patrono a San Joaquín, en cuyo honor se celebran fiestas, lo mismo que a la Virgen de los Dolores y Santa Ana, el domingo tercero de agosto y dos días siguientes.

 

En 25 de mayo de 1316 obtuvo la alquería de Benilloba, entonces arruinada, Bernardo de Crudelles, señor que era de Castalla y Penáguila, y en un documento fechado en 20 de enero de 1418 se menciona dicha alquería como perteneciente a Carlos Baumont, cuyos predecesores la habían recibido del Rey. En el siglo XVII pertenecía a los Urreas, condes de Aranda, y modernamente fué su señor el conde de Revillagigedo, que compró el lugar en 19 de diciembre de 1757. Todavía se conserva el palacio señorial en la plaza del castillo. Créese que existió un caserío en lo que se llama Micha mola, del que no quedan vestigios. Para su templo parroquial, que data probablemente de la segunda mitad del siglo XVIII, hizo el escultor José Esteve, en 1793, un San Joaquín, agrupado con un niño ángel, a sus pies, con un libro; otro niño sosteniendo unas nubes sobre las que está la niña Nuestra Señora mirando al Espíritu Santo, como embelesada: éste se halla rodeado de resplandor de rayos y doce serafines; además tiene otro niño ángel con un ramo de azucenas. La iglesia, que es claustral, de orden compuesto, se terminó de lucir y pintar en 1816, y la capilla de la Comunión se construyó desde 1814 al 1819...». (2)

 

«...Pese a las disposiciones que abolían los señoríos, los condes de Revillagigedo mantuvieron su posición hasta el año 1955, año en el que vendieron y transfirieron los derechos señoriales subsistentes a un particular. Sigue pues vigente el señorío de Benilloba, como caso excepcional en la Comunidad Valenciana...». (3)

 

«...El pueblo de Benilloba está presidido por la iglesia, neoclásica, de gran tamaño. La planta es de cruz latina con nave de tres tramos y capillas laterales, con el típico corredor sobre las cornisas de los paños laterales. El crucero está cubierto con una falsa cúpula que no se refleja al exterior. El presbiterio es profundo y el techo se adorna con florones y frescos que representan cuatro heroínas bíblicas y a San Juan de Ribera. La capilla de la Comunión, independiente, está situada al otro lado de la torre: consta de una nave con bóveda de cañón, con lunetos en los extremos. El edificio tiene diversas casas adosadas y, frente a la sencilla fachada principal (portada con molduras y plafón de azulejos) hay una bonita plaza de planta poligonal. En un lado se alza la potente torre prismática de sillería, de cuatro cuerpos cúbicos, bien proporcionada, sin más coronación que el último cuerpo, igual a los inferiores, que alberga las campanas...». (4)

 

(1) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1846. Tomo IV. Pág. 218.

(2) José Sanchis y Sivera. Nomenclátor Geográfico-Eclesiástico de los pueblos de la Diócesis de Valencia. Valencia 1922.

(3) Ayuntamiento de Benillloba

(4) Guía de arquitectura de la provincia de Alicante.

 

manolo serrano, 08/09/2010

 

manolo serrano, 08/09/2010

 

manolo serrano, 08/09/2010

 

manolo serrano, 08/09/2010

 

manolo serrano, 08/09/2010

 

Última actualización: 14/03/2022

 

 

Imagen Aleatoria

c10143m.jpg