Ermita de San Juan y Cementerio Vell

 

En el libro de Visitas Pastorales de 1791, es nombrada como ermita de los Santos Juanes (Llibre de Visites de Josef Castell). (1)

 

Tanto la ermita como el cementerio son citados por Madoz: «...y la de San Juan al Oeste y muy cerca de la población sirve de antesala feretral, pues se halla pegada á la misma el cementerio, que es pequeño é indecente, porque sus paredes derruidas dan entrada á las zorras y otros animales inmundos que se comen los miembros de los cadáveres insepultos: su situación tan próxima á la villa perjudica á la salud pública, principalmente á los moradores del arrabal del convento y, los cuales se encuentran muy incomodados por los miasmas pútridas que llegan hasta ellos en el estío cuando reinan los vientos del Oeste y se presenta el dia caluroso, debiera pues trasladarse á otro sitio mas saludable...». (2)

 

«...Ermita situada en las afueras de la villa, junto al antiguo cementerio del pueblo. Construida a finales del siglo XV o, más probablemente, ya en el siglo XVI.

 

Se trata de un edificio, situado junto al Cementerio, levantado con obra de mampostería en muros y contrafuertes y cubierta a dos vertientes de teja curva. Consta de una nave de planta rectangular con cubierta a dos aguas y arco central de piedra tosca muy abierto, casi de medio punto. En conjunto esta ermita sigue el esquema constructivo de las ermitas llamadas, de conquista, y a pesar de encuadrarse dentro del mismo esquema, presenta algunas diferencias.

 

La fachada, orientada a levante, tiene la puerta de acceso, que se supone sería originariamente con arco de medio punto, transformado en dintel dovelado cuando pasó a ser la capilla funeraria del cementerio instalado en 1817, así como la apertura de dos ventanas y el recubrimiento de la parte inferior de la fachada con sillares de piedra tosca. Puerta con plancha de cinc claveteada. Un óculo redondo descentrado adorna el frontón y da luz a la ermita.

 

La planta de una sola nave rectangular, mide unos 13 metros. Interior con dos arcos diafragmas, que dividen el espacio en tres tramos -de unos 4,25 metros- separados por arcos; el primero es de medio punto, pero parece que cubre otro más apuntado, el segundo claramente apuntado aunque muy abierto. La cubierta es sobre vigas de madera. La longitudinal, central, se apoya sobre ménsulas de piedra y las transversales sobre ella y los muros laterales. No existe banco de obra adosado. Cabecera recta sin retablo. Cabe destacar unos paneles sepulcrales de cerámica con leyendas y alegorías, probablemente de Manises, de mediados del siglo pasado...». (3)

 

En noviembre de 2010 y en nuestra última visita a primeros de julio de 2014, la ermita se encontraba en fase de restauración, quedando al descubierto diversas fosas de enterramientos.

 

(1) Monumenta archivorum Valentina, VI. Facultad de teología “San Vicente Ferrer”.

(2) Pascual Madoz. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Madrid, 1847. Tomo IX. Págs. 477 y 478.

(3) Ramón Candelas Orgilés. Las ermitas de la provincia de Alicante. Alicante, 2004.

 

Cementerio antiguo, entre 1920 y 1936. Otto Wunderlich

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 02/11/2010

 

Manolo Serrano, 05/07/2014

 

Manolo Serrano, 05/07/2014

 

Manolo Serrano, 05/07/2014

 

Manolo Serrano, 05/07/2014

 

Manolo Serrano, 05/07/2014

 

Última actualización: 23/04/2022

 

Imagen Aleatoria

c12181m.jpg